Contra la crisis, talento

111

En el evento también se abordaron temas como la Compensación de los empleados. Juan Pablo Pascual, director de Soluciones de RRHH de Indra y Teresa Pallarés, Gerente Senior, destacaron cómo la compensación es un excelente medio de comunicación de cara a los empleados, sobre todo en entornos donde los incrementos salariales son limitados y es necesario pensar en otras fórmulas retributivas.

En un mundo globalizado como el actual en el que ha habido un cambio de valores motivado por la búsqueda de la sociedad del bienestar y la escasez de talento, los profesionales valoran más otros activos laborales como una mayor transparencia en el trabajo, un mejor clima laboral, así como conciliar la vida personal y la laboral. Así, estos nuevos paradigmas exigen nuevos beneficios para los trabajadores como seguros médicos y de fallecimiento, planes de jubilación, dispositivos informáticos, gastos de restaurantes, gasolina o guarderías, etc.

Asimismo, estos profesionales plantearon la necesidad de automatizar los procesos de compensación ante la presente crisis, estableciendo políticas de compensación, herramientas que las gestionen y permitiendo a los jefes de equipo gestionar la compensación de sus colaboradores.

Por su parte, Luisa Orlando, Directora corporativa de RR.HH, y Organización del Grupo SM se encargó de hablar sobre el proyecto de RR.HH de la empresa denominado “Persona SM”, cuyo leif motive es “ser más, saber más, somos más”, que se basa en los valores de formación, conciliación y desarrollo. Asimismo, Orlando se encargó de compartir su experiencia en la gestión del talento dentro de su organización apoyada en las soluciones de Cezanne, que al ser una herramienta flexible que se adapta a los requerimientos de la compañía les ayuda a gestionar el talento de sus empleados.

Otra de las empresas colaboradoras en el evento fue Deloitte, cuyos representantes Enrique de la Villa, Socio de Human Capital y José Luis Gugel, Senior Manager de la compañía hicieron un repaso sobre la transformación de la función de recursos humanos como base para la gestión del talento. Ambos profesionales destacaron cómo la crisis afectará también a las personas, por lo que no gestionar bien a los profesionales entraña un riesgo. De hecho, las necesidades en materia de recursos humanos se espera que crezca un 57% en los próximos cuatro años.

V User Conference Cezanne
Cómo gestionar el talento sin miedo

Otro de los profesionales destacados del encuentro fue Pilar Jericó, Socia Directora de Walker & Newman, que en 2007 obtuvo la Medalla al Mérito Militar por su trabajo en el desarrollo del liderazgo de oficiales del Estado Mayor y cursos de ascenso a Generales y que es autora del best-seller “No Miedo”. El pasado mes de mayo publicó su nuevo libro "La nueva gestión del talento: construyendo compromiso".

En su intervención, Jericó destacó cómo el talento es la capacidad que permite alcanzar resultados superiores tanto a nivel de empresa y equipo como a nivel individual. Para optimizar el talento, es importante que la empresa construya día a día el compromiso de sus empleados además de ofrecerles una retribución acorde a lo estipulado.

Jericó comentó cómo hay tres fuerzas que afectan al ritmo diario de las empresas y que son la tecnología, la presión competitiva y los cambios sociales. En cuanto a la tecnología, Jericó señaló cómo es un elemento que humaniza a los trabajadores y amplifica su talento, ya que les permite desarrollar actividades más intelectuales que antes no podían hacer al emplear su tiempo en tareas y procesos que ahora están automatizados. Pilar Jericó aseguró que la tecnología contribuye a aumentar la transparencia en las organizaciones ya que permite tanto a managers como a empleados disponer de la misma información en tiempo real.

Según Jericó, además del compromiso, existe otra emoción que frena el desarrollo del talento y es el miedo, como puede ser el miedo al rechazo, al fracaso, a la pérdida de poder o al cambio. Ante el miedo, algunas respuestas típicas pueden ser la huida, la agresividad o la inmovilidad. Por ello, es importante afrontar el talento desde el “no miedo”, lo que se consigue a través de las siguientes claves:

* Visión y comunicación para buscar la motivación de los empleados.
* Aprendizaje y pasión. Para dar seguridad al empleado es imprescindible que disfrute con su tarea o actividad.
* Crear equipo desde el liderazgo ya que lo que más miedo genera es la sensación de soledad.
* Refuerzo del poder personal. La predisposición de cada empleado condiciona el resultado final.
* Compromiso personal. Tener claro qué legado se quiere dejar en la empresa.

Artículo anteriorBelasco de Baquedano: un proyecto ambicioso
Artículo siguiente«Contamos con usted»