Better to Belong de Accenture: ¿Por qué las mujeres no sienten «pertenencia»?

Para desarrollar el talento femenino y que las mujeres puedan avanzar en su carrera profesional tomando sus propias decisiones, es necesario brindarles experiencias laborales más equitativas.

31

La brecha de género y de talento debe ser un tema de agenda para quienes ocupan los más altos cargos en las empresas, pues, es la única manera de que los números comiencen a revertirse.

Las mujeres necesitan mayores oportunidades y experiencias equitativas en sus ámbitos laborales que les garanticen continuar con sus carreras y desarrollar su talento para alcanzar todo lo que se propongan.

La investigación Better to Belong realizada por Accenture, demuestra que sus vivencias en el trabajo difieren de las de los hombres y da algunas claves para lograr un nivel de pertenencia deseado para las mujeres, que las empodere, y con ellas las organizaciones se tornen más diversas y crezcan.



Las mujeres necesitan mayores oportunidades y experiencias equitativas en sus ámbitos laborales que les garanticen continuar con sus carreras y desarrollar su talento para alcanzar todo lo que se propongan.

La muestra incluyó entrevistas a 33 trabajadores en mayo de 2020 y encuestas a 6998 trabajadores y 3520 clientes entre septiembre y noviembre de 2020. Todas las personas procedían de múltiples organizaciones globales que operan en siete industrias diferentes: banca, seguros, salud, gobierno, comercio minorista, telecomunicaciones y servicios públicos, y tienen su sede en 14 países dentro de cuatro regiones: América del Norte, Europa y África, Asia Pacífico y América Latina.

El estudio se centró en cómo mejorar sus experiencias ayudó a satisfacer sus necesidades en seis dimensiones clave: financiera, emocional y mental, relacional, física, útil y empleable.

De las mujeres encuestadas, el 38% afirmó que siente que no pertenece, el 29% dice que siente menos apoyo de sus empleadores en los momentos tradicionales que importan y el 20% no está satisfecha con su trabajo.

“Es importante pensar en cómo creamos un entorno inclusivo y equitativo que permita que las mujeres sean valoradas, escuchadas, vistas y crean que pueden tener una voz. La creación de un entorno de confianza garantizará que las mujeres puedan prosperar y ejecutar al máximo de su capacidad”, explicó al respecto Naomi Begum-Inglis, directora general y Accent on Gender Lead en Accenture Reino Unido.

“Es importante pensar en cómo creamos un entorno inclusivo y equitativo que permita que las mujeres sean valoradas, escuchadas, vistas y crean que pueden tener una voz», explicó Naomi Begum-Inglis, directora general y Accent on Gender Lead en Accenture Reino Unido.

Empoderamiento

Uno de las conclusiones que destaca la compañía en su estudio apunta que se debe hacer foco en el empoderamiento femenino. Es decir, maximizar aquello que impulsa el potencial de las mujeres. De esta manera, sentirán realmente una pertenencia a la organización.

Para lograrlo, es preciso que los líderes implementen acciones concretas, como el acompañamiento para que tomen decisiones sobre su propio trabajo y oportunidades de capacitación y desarrollo que apoyen sus metas profesionales. También, el informe explica que las mujeres quieren sentirse cómodas hablando, respetadas por sus compañeros y gerentes, además de lo importante que es para ellas sentirse apoyadas para avanzar y crecer.

De no considerar estos factores, los empleadores corren el riesgo de perder los mejores talentos porque las mujeres no se consideran valoradas y, por ende, no pueden darse cuenta de su potencial en el trabajo.

El impacto de la pandemia

La crisis desatada por la COVID-19 también afectó más a las mujeres que a los hombres si de empleo se trata. La conciliación se hizo cada vez más difícil para ellas. Desde el inicio de la pandemia han ido asumiendo más responsabilidades en el hogar, y enfrentando desafíos laborales a los que tuvieron que adaptarse producto del contexto.

Ya lo ha señalado a nivel local la Asociación Yo No Renuncio del Club de Malasmadres en su encuesta «El coste de la conciliación», donde se revela que las mujeres siguen asumiendo todo el coste de los cuidados y donde uno de los datos más relevantes del informe indica que el 57% de las mujeres españolas ha sufrido una pérdida salarial al convertirse en madre, tras verse obligadas a reducir la jornada, solicitar una excedencia o dejar el empleo.

La situación se agrava cuando se considera también el coste emocional y personal reflejado en la doble jornada, laboral y doméstica, con un 64% de mujeres que declaró que llega cansada todos los días a su trabajo.

La pandemia agudizó esas desigualdades. A su vez, produjo un aumento vertiginoso del desempleo. El de hoy es un tiempo que requiere más que nunca asegurar experiencias equitativas para las mujeres y ese es un tema que debe ser prioritario en la agenda del CEO. Según señala Accenture, solo creando organizaciones inclusivas donde puedan prosperar y agregar valor como profesionales las mujeres se logran avances reales y la brecha de talento se puede achicar.

Fuentes: RapplerAccenture

Artículo anteriorMujeres y “operativo confianza”: ¿déficit personal o deuda colectiva?
Artículo siguienteTop 100 Ana López Navajas encabeza el proyecto Women’s Legacy por una educación sin sesgos
Perfil Oficial de Mujeres y Cia