¿Cómo empezar el nuevo curso con energía?

376

La vuelta al trabajo o los estudios tras unas vacaciones prolongadas como las estivales puede producir problemas de adaptación y salud. Fatiga, cansancio, falta de apetito, somnolencia o insomnio son algunos de los síntomas físicos que manifiestan estos días muchos españoles.  Además, estos suelen ir acompañados por síntomas psíquicos como la falta de interés, irritabilidad, nerviosismo, inquietud, tristeza, ideas de ruina o indiferencia. Es lo que se conoce como el síndrome postvacacional (SPV). Los Laboratorios Quinton proponen la utilización de Agua de Mar para devolver al sistema celular su equilibrio y vitalidad

Durante estos días, tanto los trabajadores que regresan de sus vacaciones, como los estudiantes que inician el curso académico, han de combatir estos síntomas regenerando sus células y devolviendo a estas su vitalidad. Por otro lado, al síndrome postvacacional (SPV), hay que sumarle otros que se manifiestan frecuentemente con la llegada del otoño. Y es que, la reducción de las horas de luz puede provocar apatía, cansancio, somnolencia, debilidad generalizada, irritabilidad y en general una reducción de las defensas del organismo, lo que nos hace más propensos a infecciones.

El Agua de Mar contiene los minerales necesarios para el buen funcionamiento de las células. Gracias a la biodisponibilidad iónica de sus elementos, consigue reponer cualquier carencia de minerales.  El Agua de Mar permite la regeneración celular
Estudios en universidades públicas y privadas nacionales e internacionales han constatado las propiedades y ventajas que el Agua de Mar tiene para el organismo, ya sea ingerida o aplicada. El Agua de Mar contiene los minerales necesarios para el buen funcionamiento de las células. Gracias a la biodisponibilidad iónica de sus elementos, consigue reponer cualquier carencia de minerales. Por ello, tras el verano, estación en la que el organismo ha sufrido momentos de deshidratación y desgaste, y de cara a afrontar un nuevo “curso” debemos reequilibrar el tejido celular para hacer frente al síndrome postvacacional y el cambio de estación.

Cada célula se alimenta de un líquido extracelular que aporta los nutrientes vitales hasta la membrana de la célula. Si el líquido extracelular está alterado se rompe el ciclo de la nutrición celular, dañando a la célula, y deshidratando el organismo.  El Agua de Mar hace que las células “beban” y restauran su morfología. Por ello, para comenzar el nuevo curso es muy recomendable realizar un tratamiento basado en Agua de Mar que permita restaurar internamente las células y por tanto los órganos.

Según indica el D. Marco Francisco Payá Torres, Director Médico de los Laboratorios Quinton “el Agua de Mar no puede ser utilizada para el consumo vía oral tal y como la encontramos en nuestras playas, es necesario tratarla. Nosotros la recogemos en determinados lugares donde la riqueza mineral y pureza del océano es la adecuada y tras eso llevamos a cabo un proceso de esterilización en frío y envasado para que no pierda ninguna de sus propiedades” y añade “su utilización es muy recomendable para toda la población en determinadas épocas del año, como el inicio del otoño, cuando el organismo se prepara para periodos más fríos, propicios en carencias nutricionales, catarros, resfriados, gripe y bajada de defensas”.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ciencia y salud en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC? 

 

Artículo anteriorEmprender en Euskadi
Artículo siguienteAsegurar resultados en tiempos de incertidumbre