Aventurarse a vivir la vida, ¿Vale la pena?

618

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Hace unos días hablaba con una amiga que estaba dando un cambio radical a su vida al marcharse a Dubai para probar suerte en un nuevo trabajo, un nuevo país y en definitiva, una nueva vida.

Hace poco más de un año, yo hacía lo propio dejando toda mi vida atrás junto a la calidez y seguridad de mi familia, para desplazarme a un nuevo continente donde ni siquiera había estado alguna vez.

Quedarse toda la vida pensando qué hubiera pasado de habernos atrevido a hacer eso que tanto anhelábamos, es solo el comienzo de una frustración que se reflejará en nuestras satisfacciones personales tarde o temprano.Parece contradictorio cuando decimos que hay que "luchar por lo que se quiere" y a la vez tenemos miedo a la aventura que se propongan para conseguirlos. Cuando estamos descubriendo el camino que queremos dar a nuestras vidas, se hace complicado mantenerlo sin tener que sacrificar nada para conseguirlo.

Los sacrificios parecen ser parte de la aventura de "vivir la vida"… o quizás de "atreverse a vivir la vida" con todas las responsabilidades, errores y aciertos que el intento conlleven, pero a fin de cuentas construir un sendero que se parezca a lo que deseamos para nosotros mismos.

Hay personas para las que sería imposible atreverse a renunciar a la seguridad de lo conocido por ir tras un sueño sin saber qué le espera del otro lado del mundo; sin embargo, el solo hecho de atreverse a intentarlo es una ganancia personal que no tiene comparación con nada.

Quedarse toda la vida pensando qué hubiera pasado de habernos atrevido a hacer eso que tanto anhelábamos, es solo el comienzo de una frustración que se reflejará en nuestras satisfacciones personales tarde o temprano.

Aventurarnos a buscar lo que queremos para nosotros mismos es la mejor inversión de nuestras vidas, porque aunque perdamos -si así fuera-, siempre sentiremos la inmensa satisfacción de haberlo intentado, y más aún el orgullo personal por haber tenido la valentía de enfrentar el miedo y vencerlo.

*Nairoby Guzman es MBA en Biotecnología

Otros artículos de esta columnista…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

Artículo anteriorLas mujeres rurales comienzan una nueva etapa
Artículo siguienteEnvejecimiento activo y solidaridad intergeneracional