Anticoncepción: la mejor opción para reducir la mortalidad materna

335

Recientemente se llevó a cabo en Londres la Cumbre Internacional sobre Planificación Familiar en la que se discutió sobre el acceso a los métodos anticonceptivos y la relación de los embarazos no deseados con la muerte materna. La OMS calcula que las muertes maternas se podrían reducir en una tercera parte si todas las mujeres que desean evitar embarazos futuros tuvieran acceso a una anticoncepción eficaz.

La Cumbre Internacional – convocada por la Fundación Bill & Melinda Gates y el Departamento de Desarrollo Internacional del gobierno del Reino Unido- logró reunir recursos suficientes como para que en los próximos 8 años 120 millones más de mujeres accedan a métodos anticonceptivos en países en desarrollo. Morirán en los próximos años 200 mil menos mujeres por causas vinculadas al embarazo, parto y puerperio (habitualmente conocidas como muertes maternas).

La Cumbre destacó la importancia del acceso a los anticonceptivos como un derecho y una prioridad de salud y desarrollo transformacional: en muchos países más del 30% de las mujeres que quieren utilizar la anticoncepción no pueden conseguirla.Dicha cumbre se inició con la advertencia de importantes organizaciones no gubernamentales sobre la importancia de que la planificación familiar contemplara los derechos humanos de las mujeres y no fuera coercitiva (ver Planificar en libertad si, cohercionar no) terminó con un balance más que exitoso.

La Cumbre destacó la importancia del acceso a los anticonceptivos como un derecho y una prioridad de salud y desarrollo transformacional, pero además fueron recaudados 4300 millones de dólares entre las 150 personas presentes –líderes y lideresas de países desarrollados y en desarrollo- de tal forma de garantizar que, para el año 2020, 120 millones más de mujeres de los países en desarrollo tengan acceso a anticoncepción. Se prevé que esta inversión logre disminuir la muerte de 200.000 mujeres al año por causas vinculadas al embarazo, parto y puerperio, que se produzcan 50 millones menos de abortos, que haya 110 millones menos de embarazos desatendidos, y casi 3 millones menos de niños mueran en su primer año de vida.

La Cumbre fue convocada por la Fundación Bill & Melinda Gates, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Departamento de Desarrollo Internacional del gobierno del Reino Unido con el objetivo de visibilizar la necesidad de que las mujeres accedan a métodos de planificación familiar y obtener recursos para ampliar la oferta actual. Esta meta fue lograda e incluso superada. El acceso a métodos anticonceptivos está probado que es una de las inversiones con el coste más eficaz que puede realizar un país con miras al desarrollo: por cada dólar invertido en servicios de planificación familiar se obtiene un ahorro de 6 dólares en salud, vivienda, agua y otros servicios públicos, además de colaborar en la formación superior y a conseguir oportunidades mejores para las niñas, ayudando a terminar con el ciclo de pobreza para ellas y sus familias.

Comenzó el 11 de julio, en coincidencia con el Día Internacional de la Población. Babatunde Osotimehin, director Ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) presente durante la cumbre señaló: “La salud reproductiva es un elemento indispensable de la ecuación del desarrollo sostenible. Las mujeres y las jóvenes que gozan de buena salud y tienen la capacidad y los medios para tomar sus propias decisiones sobre el número de hijos que desean tener, y cuándo tenerlos, están en mejores condiciones de contribuir al desarrollo de sus sociedades” . Melinda Gates, vice-presidenta de la Bill & Melinda Gates Foundation, agregó: “Cuando viajo y hablo con mujeres de todo el mundo, me cuentan que el acceso a los anticonceptivos a menudo supone la diferencia entre la vida y la muerte. Hoy se trata de escuchar sus voces, se trata de cumplir sus aspiraciones y de proporcionarlas el poder para crear una vida mejor para ellas y sus familias”.

La Organización Mundial de la Salud también sumó su compromiso a los acuerdos logrados, señalando que acelerará su evaluación de los anticonceptivos de calidad ya existentes o nuevos, a fin de aumentar la oferta e instó a las naciones a aumentar el número de personal médico calificado para atender los derechos sexuales y reproductivos; a ofrecer anticoncepción de alta duración, como DIU’s, ligaduras de trompas y vasectomías; a incluir la planificación como un componente fundamental de los servicios de salud sexual y reproductiva y eliminar las restricciones sociales para que las y los adolescentes accedan a la anticoncepción.

Se calcula que en los países en desarrollo hay 222 millones de mujeres y niñas que no quieren quedarse embarazadas pero carecen de acceso a los anticonceptivos y a la información sobre educación sexual y que en muchos países más del 30% de las mujeres que quieren utilizar la anticoncepción no pueden conseguirla. La OMS calcula que las muertes maternas se podrían reducir en una tercera parte si todas las mujeres que desean evitar embarazos futuros tuvieran acceso a una anticoncepción eficaz.

El marco en el que estas lideresas y líderes de todo el mundo se unen para apoyar económicamente la entrega de anticoncepción y planificación de los nacimientos es el esfuerzo global para lograr el cumplimiento de los Objetivos del Milenio 4 y 5: reducir la mortalidad de niñas y niños y mejorar la salud materna. Con este fin fue aprobada en el año 2010 son la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño (Global Strategy for Women’s and Children’s Health) y un año después fue creada Every Woman, every child, una alianza global encabezada por el Secretario General Ban Ki-moon con el objetivo de intensificar la acción mundial para mejorar la salud de las mujeres y los niños de todo el mundo.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL