Ana Céspedes (IAVI) de España a EEUU: «Estamos muy cerca de la vacuna contra el Covid»»

450

Con solvencia y muchos datos, la hoy Directora General Mundial de Operaciones de IAVI (Iniciativa Internacional para la Vacuna contra el Sida) habla del futuro de la pandemia y de lo que queda por venir.

Conocí a Ana Céspedes cuando Mujeresycia era un proyecto con mucho potencial. Trabajaba como directora de comunicación en Merck bajo el liderazgo de Laura González Molero, que apoyaron a este medio antes de que estuviera online. Esta albaceteña que dejó España hace 12 años, está crecida, sólida y con el mismo entusiasmo que le conocí. Apasionada por lo que hace, vitalista siempre, es quizás su capacidad para ver más allá de lo que la realidad muestra y de atravesarlo todo con la lente de la innovación, lo que la ha llevado al lugar que ocupa hoy.

Desde IAVI, céspedes pelea porque los países más pobres no queden a la cola y puedan acceder vacunas y medicamentos.

IAVI nació hace 23 años para luchar contra el SIDA, pero también contra el ébola y ahora, contra el COVID-19. Con 5 sedes y 4 laboratorios de investigación, cuenta con un presupuesto de 100 millones de dólares.

¿Cuál es la situación actual en tu sector?

Estamos viviendo un momento único en el área de salud pública. Organizaciones públicas y privadas a nivel mundial y organismos reguladores han aunado esfuerzos por un objetivo común, COVID-19. En apenas 10 meses, hemos conseguido poner en marcha 260 proyectos de investigación en vacunas, de los cuales 56 ya están en fase clínica y 11 en fase 3. Son logros que nunca se habían conseguido. A mi juicio, las claves han sido: prioridad, financiación y colaboración. Mi preocupación es que la salud pública deje de ser una prioridad y se dejen de destinar los recursos necesarios, una vez que superemos esta gran crisis (¡que la superaremos!).

¿Y cuáles son hoy las mayores dificultades o ejes de trabajo?

Tenemos grandes problemas de salud como las resistencias microbianas, enfermedades infecciosas como la tuberculosis y pandemias que no queremos reconocer como la obesidad y la salud mental. Y como sector, es importante que concienciemos a la sociedad de su importancia. Y de la necesidad de seguir destinando recursos.

¿Cuánto falta para contar con la ansiada vacuna?

Estamos muy cerca. Pfizer finalizó el pasado 18 de noviembre su estudio en fase 3, confirmando una eficacia del 95%. Moderna y AstraZeneca han anunciado resultados preliminares de eficacia del 94.5% y 70.4%, respectivamente. En base a estos datos, es altamente previsible que se autorice el uso de estas vacunas en condiciones de emergencia, o de manera condicional, en las próximas semanas.

Existe un cierto consenso científico de que es muy probable que el COVID se quede con nosotros, de manera similar a la gripe

Sin embargo, es importante mostrar precaución. Las vacunas para COVID-19 han estado en estudio durante tan solo unos meses y, por tanto, no se conoce todavía el perfil completo de eficacia y seguridad. Entre otros elementos, se desconoce la duración de la protección. Así como la seguridad a largo plazo.

¿Una vacuna es suficiente?

No, necesitamos más de una vacuna, puesto que son necesarias del orden de 17.000 millones de dosis para abastecer las necesidades mundiales. Se trata de un volumen que ninguna compañía puede abastecer de manera inmediata. Pfizer ha anunciado que puede tener disponibles 1.300 millones en 2021; Moderna 500-1.000 en 2021; y AstraZeneca, hasta 3.000 millones de dosis en 2021.

Estáis trabajando en una vacuna de segunda generación: ¿qué significa esto?

Como comentaba, son necesarias varias vacunas para abastecer a la población mundial. Además, idealmente, sería preferible una vacuna que solamente requiriese de una dosis para desarrollar inmunidad, que fuese vía oral, protegiese a largo plazo y cuyas condiciones de distribución (por ejemplo, temperatura de conservación) permitieran accesibilidad a nivel mundial. Este es el tipo de proyecto en el que estamos trabajando en IAVI, en colaboración con la farmacéutica americana Merck Sharp and Dohme (MSD). El desarrollo de este tipo de proyectos requiere de tiempos más largos.

Más allá de la vacuna, ¿cuánto tiempo nos queda conviviendo con este virus? ¿Se asemejará a la gripe? O al Sida,… ¿Tendremos que convivir con el coronavirus?

Hay características muy importantes del virus, así como de nuestra respuesta inmunitaria al mismo, que todavía no se conocen. Existe un cierto consenso científico de que es muy probable que se quede con nosotros, de manera similar a la gripe. A diferencia de esta, se trata de un virus con un nivel de mutación relativamente bajo y frente al cual las vacunas parecen poder demostrar una eficacia alta. La eficacia de las vacunas para la gripe varia anualmente, pero se sitúa entre el 20%-60%. En el caso del SIDA y después de casi tres décadas, todavía no existe una vacuna.

A nivel personal, ¿cuáles son tus funciones? ¿A qué te dedicas exactamente?

Dirijo las operaciones mundiales de IAVI. Esto incluye tanto nuestras operaciones regionales en las sedes que IAVI tiene en África, India y Europa, además de Estados Unidos. Y también el área corporativa de la organización a nivel mundial, que incluye seis departamentos: Finanzas y Tecnología; Legal y Desarrollo de Negocio; Acceso; Comunicación; Relaciones Externas; y Recursos Humanos.

Desarrollas tus funciones en EEUU en gran medida, ¿hay una diferencia de género en el ámbito científico entre EEUU y España?

El número de mujeres en puestos de liderazgo en la industria farmacéutica y de biotecnología sigue siendo bastante bajo. La primera mujer CEO mundial de una gran compañía farmacéutica fue Emma Walmsley en 2015. Algunos estudios estiman que tan solo un 7-9% de los puestos de primer nivel en compañías biotecnológicas los ocupan mujeres. Queda bastante por recorrer también en EEUU.

¿Cuáles son hoy tus mayores desafíos?

En mi posición actual tengo un “triple reto”. En primer lugar, seguir acelerando nuestros programas en el área de COVID-19, tanto la vacuna, como los anticuerpos monoclonales. En ambos programas tenemos acuerdos internacionales con otras organizaciones y compañías con las que estamos trabajando de manera conjunta.

Algunos estudios estiman que tan solo un 7-9% de los puestos de primer nivel en compañías biotecnológicas los ocupan mujeres.

En segundo lugar, seguir avanzando el resto de los programas que ya teníamos en marcha. Estoy especialmente interesada por el área de tuberculosis. Cada año mueren 1,5 millones de personas (3 personas cada minuto). Y no existe una vacuna eficaz. Y finalmente, y para mí el más importante, seguir manteniendo la motivación de nuestros equipos, que están sometidos a mucha presión.

Más sobre Ana Céspedes 

Ana Céspedes (Barrax, Albacete, 1973), dirige y supervisa las estrategias a nivel mundial de IAVI. Ha trabajado durante más de dos décadas en el sector salud, tanto en España, como a nivel mundial. Vive desde 2012 en EEUU, coordinando para IAVI, a los principales líderes mundiales del sector. Tras haber pasado una vida en el sector, desde Nueva York -aunque su espacio es Europa, Asia y África- impulsa a 200 personas. Estrategias, finanzas, aspectos legales, desarrollo de negocio, relaciones con instituciones, comunicación y recursos humanos son sus ejes a nivel global. Es miembro de la Junta Directiva del Healthcare Chapter de IESE y del Consejo Científico del Instituto Propatiens. Doctora en Farmacia; Máster en Gestión de Instituciones Sanitarias; Grado Ejecutivo en Dirección General por IESE también se graduó en Innovación Empresarial por el MIT.

Artículo anteriorKriptonitas y antídotos de la dirección saludable
Artículo siguienteElena Martín, primera decana mujer del Colegio de Abogados de Tarragona
Periodista y Empresaria, es fundadora y CEO de Mujeres&Cía y de Las Top 100 Mujeres Líderes en España. Su última iniciativa es engageMEN, una plataforma para comprometer a los hombres en el cambio de la sociedad. Diversidad y talento en las empresas, liderazgo, lobby femenino y poder, emprendimiento y networking son algunos de los temas que imparte en conferencias y talleres. Es autora de Seis mujeres, seis voces, otra mirada sobre la mujer y el poder.