5 preguntas tramposas en las entrevistas de trabajo

401

En las entrevistas de trabajo muchas veces pueden incluirse preguntas raras, que poco tienen que ver con las aptitudes laborales de quien aspira a un puesto. Así evalúan la capacidad para reaccionar ante situaciones inesperadas. Pero hecha la ley, hecha la trampa. Y aquí van 5 ejemplos clave para que nada te sorprenda, ni siquiera lo inesperado. ¿Qué hacer cuando preguntan por la maternidad?  

 “¿Qué puede decirme de usted?” es una pregunta que suele hacerse al principio y puede llevar trampa. Los primeros segundos son a veces determinantes para que quien entrevista se haga una opinión de la verdadera motivación del aspirante por el puesto.

Es importante resultar convincente y preciso. Si la respuesta se hace muy larga puede resultar aburrido. Es importante demostrar en ese momento los valores, la experiencia, la motivación, las capacidades de organización y de adaptación. Todo el tiempo es necesario demostrar coincidencias con las expectativas del empleador.

Es importante resultar convincente y preciso. Si la respuesta se hace muy larga puede resultar aburrido. Es importante demostrar en ese momento los valores, la experiencia, la motivación, las capacidades de organización y de adaptación.  Cinco preguntas con trampa

  1. ¿Cómo trabaja bajo presión? Lo conveniente es mostrarse como buen profesional: explica que el estrés no supone ningún problema y que éste forma parte de cualquier trabajo, e ilustra tus propósitos con vivencias personales. Explica cuáles son tus trucos para relajarte y evacuar tensiones. Añade incluso que la presión es un medio muy útil para potenciar la eficacia.
  2. ¿Dónde se ve usted en un plazo de cinco años? Demuestra que tienes un proyecto profesional contundente, que deseas progresar y que puedes proyectarte en un futuro a medio plazo. La ambición, si es razonable, siempre se valora. Demuestra asimismo que conoces la realidad del mundo laboral (rotación, formación a lo largo de tu vida profesional) y que eres capaz de adaptarte a un entorno cambiante.
  3. ¿Prefiere trabajar solo o en equipo? Todo depende del puesto, pero de manera general la soledad no es plato de gusto para ningún empleador, ya que actualmente el trabajo colaborativo es nuestro pan de cada día. Tu entrevistador quiere saber cuáles son tus capacidades de adaptación como líder o como miembro de un equipo. Coméntale tus buenas experiencias en este campo, incluso fuera del contexto laboral (actividades deportivas, culturales, asociativas, etc.).
  4. ¿Cómo organiza su tiempo? Enumera ejemplos concretos, demuestra que eres una persona organizada y que no te dejas apabullar por el trabajo, y añade cómo te organizas para poder llevar a cabo todas tus tareas en el plazo previsto. Y por qué no ilustrar tus ejemplos contando una jornada habitual…
  5. ¿Qué conclusiones saca usted de nuestra entrevista? No hagas comentarios demasiado halagadores… Modera tu vocabulario. Contesta simplemente que la entrevista te ha parecido interesante y explica por qué lo piensas. Insiste sobre la profesionalidad y la calidad del diálogo, y concluye diciendo que la entrevista ha servido para motivarte en tu voluntad de formar parte de la empresa.

Especial para mujeres
La pregunta, formulada de manera más o menos sutil o camuflada, sobre las previsiones de cara a una posible maternidad es frecuente cuando se trata de mujeres jóvenes. Los especialistas en recursos humanos recomiendan explicar que no está dentro de tus proyectos a corto plazo, ya que es lo que el empleador quiere escuchar.

Una vez que tengas el puesto, las cosas pueden cambiar ya que habrás demostrado tus capacidades organizativas. Si ya tienes hijos, y si se reitera la pregunta sobre la gran disponibilidad que requiere el puesto para el que postulas, puedes contestar que eres une persona bien organizada y que hasta el momento siempre has conseguido conciliar tu vida laboral con la familiar.

Puntos débiles
Es necesario conocer cuáles son los puntos débiles del propio currículum: mucho tiempo en el mismo puesto, ausencia de promoción, despido, cambio frecuente de empleo… Contestar estas preguntas demuestra dominio sobre la situación.

Una clave puede ser elaborar una respuesta que presente el lado positivo de las cosas, poniendo de realce las experiencias, por ejemplo: “Es cierto que permanecí en el mismo puesto durante cinco años, pero mis responsabilidades fueron ampliándose de manera constante”. Jamás se debe hablar mal de alguien, mentir, acusar a otros o quejarse.

También te pueden interesar…

 

 

 

 

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

 

 

 

 

Artículo anteriorVoluntare, la red internacional de voluntariado corporativo
Artículo siguienteCada vez menos argentinos eligen vivir en España