5 mujeres entre las 500 personas más ricas del mundo

483

Mientras el 50% de la nueva riqueza generada desde comienzos de siglo ha ido a parar a los bolsillos del 1% privilegiado, la mitad más pobre del mundo apenas ha mejorado. Sólo les ha llegado el 1% del incremento total y, desde 2010, han perdido más de un billón de dólares -un 41%-.Y entre las 500 personas más ricas del mundo, sólo hay 55 mujeres.

Cada año, a poco de inaugurarse en Davos el Foro Económico Mundial, Intermon Oxfam publica su informe sobre la riqueza y la desigualdad en el planeta. Estadísticas como las ofrecidas por el FMI reflejan claramente como las mujeres obtienen un beneficio muchísimo menor del crecimiento económico que los hombres.

Algo indica, el hecho que de las 500 personas de mayor patrimonio económico, 445 sean hombres. Algo indica, el hecho que de las 500 personas de mayor patrimonio económico, 445 sean hombres. A esto se suma la diferencia salarial entre un género y otro, una realidad que afecta especialmente a las mujeres de sociedades más desiguales. En estas zonas, ellas copan los empleos peor remunerados y de mayor precariedad. En países donde la economía ha crecido más en los últimos años, como China o Rusia, la reducción de la desigualdad de género avanza lentamente. Además, en 155 países sigue habiendo al menos una ley que impide la igualdad de oportunidades económicas a las mujeres. Aún hay cien países que impiden a las mujeres acceder a determinados puestos de trabajo por su género.

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam, dijo que el incremento de la concentración de patrimonio es peligroso y necesita ser revertido. "Queremos llevar un mensaje de la población de los países más pobres al foro de los líderes empresariales y políticos del mundo. El mensaje es que el incremento de la desigualdad es peligroso", afirmó Byanyima al diario "The Guardian"."Estamos viendo una concentración de riqueza captando poder y dejando a la gente sin voz y sus intereses descuidados", agregó.

La directora ejecutiva se preguntó si la gente realmente quiere vivir en un mundo en el que el 1% de la población puede tener más riqueza que el resto de la población.

"El alcance de la desigualdad global es sencillamente asombroso" y "la brecha entre los más ricos y el resto (del mundo) se está ampliando muy rápidamente", subrayó Byanyima.

El informe de Intermón Oxfam incide en que “la mayoría de los trabajadores peor remunerados del mundo son mujeres” y que estas desempeñan “los empleos más precarios”. La industria textil de los países en desarrollo se aprovecha de esta debilidad de las mujeres trabajadoras que aceptan peores condiciones laborales para disparar la rentabilidad de su negocio. Aunque este es un caso llevado al extremo, la brecha salarial y la diferencia de condiciones es un problema transversal en todo el mundo, incluidos los países más avanzados.

Menor remuneración por el mismo trabajo, peores condiciones laborales y, además, trabajo invisibilizado y del que no se obtiene beneficio económico. Las mujeres dedican al trabajo no remunerado hasta 2,5 veces más tiempo que los hombres. A pesar de los aparentes avances en la conciliación, la carga de trabajo de cuidados por parte de las mujeres sigue sin reducirse, pese al evidente aumento de su participación en el mercado laboral.

“La mayoría de los trabajadores peor remunerados del mundo son mujeres y estas desempeñan los empleos más precarios”. Así pues, y tal como recomiendan numerosas expertas, es imprescindible que se hagan intervenciones contundentes para garantizar el acceso a la educación y al mercado de trabajo –en igualdad de condiciones- de las mujeres.

La ONG responsable del informe insta a fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres, así como a poner coto a la capacidad de influencia de los grupos de presión. Asimismo, propone modificar el sistema mundial de investigación y desarrollo y de fijación de precios de medicamentos para garantizar el acceso de todas las personas a estos productos.

El informe “Una economía al servicio del 1 por ciento” recoge las crecientes diferencias entre una minoría privilegiada y la mayoría de la población del planeta. La desigualdad extrema ha alcanzado cotas “insoportables”, advierte la organización, que llama a actuar sobre estas diferencias “para combatir con éxito la pobreza”.

Oxfam ya predijo que el 1% de la población mundial llegaría a acumular el mismo dinero que el 99% restante, pero pensaba que esta proporción aún tardaría en llegar un año más. En 2015, 62 fortunas poseían la misma riqueza que 3.600 millones, cuando en 2010 eran 388 personas.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?    

 

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anteriorUNAF solicita el impulso de la mediación familiar
Artículo siguienteVisión a largo plazo y comunicación, baluartes de la empresa familiar