Acción contra el Hambre: mujeres y brecha digital

Detectar y atender la brecha digital es urgente. Las mujeres, son las más excluidas tecnológicamente.

569
Detectar y atender la brecha digital es urgente. Las mujeres, son las más excluidas tecnológicamente. Acción contra el Hambre brecha digital
Participantes del programa Vives Emplea de Toledo, promovido por Acción Contra el Hambre para la inserción sociolaboral.

Si no se trabaja para evitarlo, se agravarán las desigualdades educativa y profesional. Para ello, Acción contra el Hambre está distribuyendo tablets y tarjetas de datos a las personas usuarias de sus programas para evitar su exclusión sociolaboral.

La mujer, más excluida tecnológicamente

Las mujeres no solo tienen menos acceso a internet u ordenadores. Lo alarmantes es que quienes sí tienen el dispositivo, no cuentan con espacios ni tiempos para participar en programas de inclusión sociolaboral. El déficit responde a que están asumiendo, en mayor medida, la carga de cuidados de menores y mayores durante esta crisis sanitaria. Lorena Hernández, responsable de los programas de empleo en Acción contra el Hambre añade más datos. “En muchos casos trabajamos con familias que conviven con otras familias. O que viven viviendas pequeñas, donde muchas mujeres no tienen intimidad para hablar, o la tranquilidad necesaria, o simplemente un poco de tiempo para ellas”.  

“Mujeres que habían decidido volver a formarse, se han visto privadas de esta posibilidad por no disponer de dispositivos electrónicos o por tener que dedicar todo el tiempo a los cuidados de la familia”.

El equipo técnico de Acción contra el Hambre constató que “mujeres que habían decidido volver a formarse, se han visto privadas de esta posibilidad. Una razón es no disponer de dispositivos electrónicos, otra, tener que dedicar todo el tiempo a los cuidados de la familia”. Si esta situación se alarga, “las mujeres estarán todavía más expuestas a la exclusión”. 

Una encuesta esclarecedora

La encuesta de habilidades digitales y accesibilidad a internet, realizada por Acción contra el Hambre dentro de programas de empleo y empredimiento, es taxativa. Uno de cada diez no tiene acceso a internet y que casi 4 de cada 10 no se sienten cómodos utilizando las nuevas

Hernández, afirma que disponer de un dispositivo electrónico es determinante para el futuro laboral. “Para una persona que se encuentra en vulnerabilidad, tener conexión a internet es una puerta de contacto con el mundo. No solo con el laboral, también con el educativo, con las relaciones sociales, etc. Si no lo tienes, simplemente, quedas fuera”, explica.

El estado de alarma hizo que Acción contra el Hambre adaptase rápidamente su intervención para seguir trabajando con las personas en situación de vulnerabilidad en remoto. “Nos encontramos de lleno con la brecha digital, pues observamos que afectaba a muchas familias. No disponían de equipos informáticos o dispositivos electrónicos, o bien carecían de internet o de las competencias digitales necesarias para participar en nuestros programas”, añade Hernández.

Encuesta de habilidades y acceso a internet

La encuesta de habilidades digitales y accesibilidad a internet mostró que 1 de cada 10 no tienen acceso a internet, 2 de cada 10 tienen un mal acceso y casi 4 de cada 10 personas se sientes incómodos o indiferentes al usar las nuevas tecnologías. “Son datos que muestran cómo la brecha digital existe, golpea a la población más vulnerable y ahonda en la desigualdad laboral que ya padecen”, declara Hernández.

En este sentido, para que no se produzca esa desconexión digital y no se agrande la exclusión social que ya viven, Acción contra el Hambre ha entregado tarjetas de datos a familias que están en riesgo de exclusión y ofrece formaciones para que adquieran competencias digitales y mejoren su empleabilidad a través de la página www.vivesemplea.org 

Desconexión digital y exclusión social

La educación y el empleo son una tabla de seguridad para que las personas no caigan en la pobreza o para salir de ella. El no poder conectarse a internet o no disponer de un dispositivo adecuado implica, especialmente en estos meses, que los niños y niñas más desfavorecidos no puedan continuar con el curso escolar, limitando su derecho a la educación y, por tanto, dejándoles en una situación de desventaja muy importante. En el corto plazo, esto provoca una pérdida de aprendizaje, y en el medio plazo, un desfase curricular respecto al resto de niños y niñas cuyas familias sí tienen los recursos necesarios para seguir el ritmo. “En el futuro, limitará sus posibilidades de mejorar la situación económica de origen y, por tanto, la igualdad de oportunidades” alerta Hernández.

Sobre Acción contra el Hambre

Acción contra el Hambre es una organización humanitaria internacional que lucha contra las causas y los efectos del hambre. Salva la vida de niños y niñas desnutridos. Garantiza a las familias acceso a agua segura, alimentos, formación y cuidados básicos de salud. Trabaja también para liberar a niños, mujeres y hombres de la amenaza del hambre. En España trabaja contra el desempleo y por la inclusión sociolaboral de personas con dificultades de acceso al mercado de trabajo.

 Más información