Muere Margarita Salas, referente de la ciencia española

Margarita Salas, una de las mayores científicas españolas del siglo XX, ha muerto en Madrid los 80 años.

235

La bioquímica Margarita Salas, una de las científicas españolas más importantes del siglo XX, ha fallecido a los 80 años.  El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) daba la triste la noticia.

Salas fue pionera en el desarrollo de la biología molecular, y sus investigaciones en relación al virus fago Phi29, aportaron importantes conclusiones sobre el funcionamiento del ADN y cómo la información en este se transforma en proteínas que activan dicho virus. De esta manera, desarrolló una técnica, empleada en áreas como la oncología o la arqueología, que permite ampliar el ADN de forma rápida y fiable.

Margarita Salas ha reivindicado en numerosas ocasiones la relevancia de la investigación científica.

Margarita Salas ha reivindicado en numerosas ocasiones la relevancia de la investigación científica. «Lo importante es hacer investigación básica de calidad, y de esta pueden salir resultados aplicables que no son previsibles a primera vista. Sin embargo, salen y pueden ser rentables», afirmó Salas al recibir el Premio Inventor Europeo 2019. También reivindicó el papel de la mujer en la ciencia, sirviendo ella misma de ejemplo.

Diversas personalidades e instituciones del mundo de la ciencia han mostrado su tristeza ante la noticia. Entre ellos, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en funciones, Pedro Duque, que ha acudido a Twitter para reconocer la labor de la bioquímica.

Una vida dedicada a la ciencia

Margarita Salas, nacida el 30 de noviembre de 1938, se doctoró en Bioquímica por la Universidad Complutense de Madrid en 1963. Trabajó durante tres años con Severo Ochoa, Premio Nobel de Bioquímica, en la Universidad de Nueva York (NYU).

La científica aisló dicha enzima y demostró que esta funcionaba en las células humanas, lo que supuso el inicio de aplicaciones innovadoras para las pruebas de ADN.

Cuando regresó a España en 1967, fundó en el CSIC el primer grupo de investigación en genética molecular de España. Fue aquí donde, según explica la propia institución, descubrió que el virus Phi29 tenía una enzima, la Phi29 ADN polimerasa, que ensamblaba moléculas de ADN a mucha más velocidad y con mayor precisión.

La científica aisló dicha enzima y demostró que esta funcionaba en las células humanas, lo que supuso el inicio de aplicaciones innovadoras para las pruebas de ADN. La técnica de Salas permitía a los oncólogos ampliar pequeñas poblaciones de células que podrían dar lugar a tumores.

A lo largo de su carrera, la bioquímica ha recibido múltiples premios tanto nacionales como internacionales, entre los que destacan la Medalla Mendel, el Premio Rey Jaime I, el Premio Nacional ‘Ramón y Cajal’, el Premio L’Oreal UNESCO y la Medalla Echegaray. Además, fue elegida por tres veces una de las Top 100 Mujeres Líderes en España, pasando a ser honoraria.