Vuelve septiembre, no vuelvas sol@

103

Si nos preguntaran qué nos sugiere o qué nos recuerda el mes de Septiembre muchos dirían que la vuelta al cole o al trabajo después del descanso estival; muy pocos que nos evoca una bonita canción de Mecano y algunos, que es el mes en que se dieron cuenta de que estaban solos…

Deseamos que llegue el verano y desconectar del trabajo, ansiamos disfrutar de la gente que queremos porque nos agobia el hecho que las obligaciones diarias, los proyectos de desarrollo personal y las ambiciones profesionales nos alejan de nuestros seres queridos, de nuestros proyectos de pareja y de familia. ¿Pero qué pasa cuando por fin llegan las ansiadas vacaciones?

Después de todo el año, queremos planes, y en esos planes no tienen cabida nuestros mayores, nuestros padres o abuelos… y les ingresamos en centros donde sobrellevar la vejez y sus consecuencias, en verano se les hace mas doloroso.Efectos colaterales
Pasa que en el verano aumentan un 15% las solicitudes en las residencias y sólo un 5% de los ancianos internados salen de vacaciones con sus familias. Pasa es que las solicitudes a los diferentes campamentos de verano -aventura extrema, idiomas, alimentación equilibrada, contendido religioso- aumentan de forma exponencial. Y pasa que cada año cuando más rupturas de pareja se producen es después de verano.

Después del stress y el cansancio de todo el año, queremos planes, viajes y actividades que nos hagan romper con la rutina pero en esos planes no tienen cabida nuestros mayores, nuestros padres o abuelos…sus cuidadores se van de vacaciones y les ingresamos en centros de los que no pueden salir por su incapacidad y permanecen días e incluso semanas sin ver a nadie, ya no tienen la cercanía de los vecinos, ni las visitas de los familiares, ni la asistencia de los cuidadores, con lo cual sobrellevar la vejez y sus consecuencias, en verano se les hace mas doloroso. ¡Luego dicen que en verano aumentan las depresiones de los ancianos!

Los Ayuntamientos y los Municipios incrementan cada año el número de plazas de los campamentos de verano subvencionados ante la fuerte demanda con el objetivo plausible de ayudar a los padres a conciliar vida laboral y familiar. Pero me pregunto si a veces no lo utilizamos de excusa para dejar a nuestros hijos en buenas manos sin remordimientos de conciencia, y así recuperar algo de libertad.

Ya hemos colocado a los abuelos y a los niños ¡¡¡Perfecto!!! Disponemos ahora de todo el tiempo para dedicarnos a nuestra pareja para fortalecer y consolidar la relación….y sin embargo, las estadísticas siguen señalando Septiembre como el mes fatídico para las separaciones. ¿Es por el carácter de inicio de una nueva etapa o es que nos estamos volviendo tan egoístas que ya no aguantamos la convivencia ni con nuestra pareja? Empiezas a compartir más horas y te das cuenta de que la persona con la que te has casado y con la que has pasado tantos años de tu vida, es una perfecta desconocida. No hay comunicación porque no hay nada de que hablar, poco en común y si queda algo no hay interés por compartirlo… la relación se ha agotado por abandono.

Son rupturas por alejamiento, por no encontrar nada que compense seguir juntos y como el curso escolar supone el inicio y el cierre de muchas cosas ¿por qué no cerrar también una relación de pareja y empezar una nueva vida?

Los seres humanos somos sociales por naturaleza, necesitamos de los demás para hacernos a nosotros mismos. Y no sólo para cubrir nuestras necesidades de afecto y desarrollo personal sino también para afianzar nuestra autoestima.¿Una vida sin ellos?
La propuesta es atractiva pero surge un nuevo interrogante ¿Tiene sentido una nueva vida alejada de nuestros padres, de nuestros hijos, sin pareja?

Los seres humanos somos sociales por naturaleza, necesitamos de los demás para hacernos a nosotros mismos. Y no sólo para cubrir nuestras necesidades de afecto y desarrollo personal sino también para afianzar nuestra autoestima que día a día revalidamos en la relación con quienes nos rodean. Sin embargo, nos aislamos y distanciamos justificándonos con planteamientos como “no me entienden”, “sólo me quieren por el interés”…

Todavía estamos a tiempo
Debemos hacerlo cuando todavía estamos a tiempo: acercarnos a nuestros amigos, a nuestros hijos, a nuestras parejas y sobre todo a nuestros mayores… aprender de sus historias, escuchar sus experiencias, no dejar pasar días y semanas sin llamarlos, sin hablarles, sin visitarlos aunque sólo sea para ofrecer una sonrisa…

Ya dijo un famoso poeta que “La sonrisa no cuesta nada, enriquece a quien la recibe y no empobrece a quien la da, apenas dura unos momentos y sin embargo puede ser eterno el efecto que produce…Nadie es tan feliz que no la necesite ni tan pobre que no la pueda dar”.

Cada año que pasa hacemos examen de conciencia y mientras unos aprovechan Septiembre para apuntarse a un gimnasio o iniciar una dieta de adelgazamiento, otros deciden separarse porque es época de cambio. Espero que muchos apuntalemos los cimientos de nuestras relaciones porque también son los cimientos de una vida feliz.

Para concluir, les dejo el último párrafo del poema de Robert Frost “El camino no elegido”:

Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo;
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia…….

Creo que Frost tenía razón. La diferencia no está en los triunfos profesionales ni en los éxitos personales, ni en el poder otorgado… la diferencia está en las personas.

Otros artículos de esta columnista…

¿Ya has visitado Género, Igualdad, Debates en nuestra ZONA SOCIEDAD?

Artículo anteriorMerkel y Sarkozy proponen regular las primas
Artículo siguienteMujeres: están en más empresas, pero disminuyen en los Consejos