Vitamina D y osteoporosis

118
Sabemos que la vitamina D es buena para nuestros huesos, y esto se debe a que facilitar la absorción del calcio y el fósforo, además de favorecer la mineralización para que el músculo se fortalezca. Es por esto que un déficit de vitamina D puede producir enfermedades blandas en los huesos, tales como raquitismo, osteomalacia y osteoporosis, enfermedades caracterizadas por una menor resistencia ósea.

La Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT) asegura que el déficit de vitamina D multiplica por siete el riesgo de sufrir osteoporosis y otras lesiones óseas importantes, por lo que recomiendan realizar ejercicio al aire libre o una dieta diaria con carne y pescado a fin de evitar esta carencia.

El déficit de vitamina D multiplica por siete el riesgo de sufrir osteoporosis y otras lesiones óseas importantes, por lo que es recomendable realizar ejercicio al aire libre y una dieta diaria con carne
y pescado a fin de evitar
esta carencia. 
De hecho, la mejora de los niveles de vitamina D contribuye a una reducción de hasta un 20 por ciento las posibilidades que tienen las personas mayores de 65 años de sufrir fracturas osteoporóticas y, en el caso de la cadera, la muñeca, el antebrazo y la columna, hasta un 37 por ciento.

Por ello, y para evitar niveles bajos de esta vitamina, recomiendan una exposición diaria de al menos 10-15 minutos al aire libre aunque esté nublado, algo mayor en personas de piel oscura, de edades avanzadas u obesas. De hecho, cuando la piel adquiere un mínimo color rosado equivale a un incremento de los niveles de vitamina D comparable a la ingesta de 10.000 a 25.000 unidades de ésta.

Igualmente, también recomiendan una dieta equilibrada con carne y pescado diariamente y huevo varias veces a la semana; leche y sus derivados, sobre todo leche enriquecida con vitamina D; vegetales como col o repollo; y hacer ejercicio, ya que "son los tres pilares en los que se basa la prevención de la osteoporosis".

Además, los expertos recomiendan evitar la ingesta excesiva de alcohol, fumar o tomar medicamentos que interfieran con el metabolismo óseo.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ciencia y salud en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

Artículo anterior`Cómo optimizar la presencia en Internet: 10 puntos fundamentales´
Artículo siguienteMontse Grau, nueva decana