Telefónica: menos mujeres en altos cargos

122

Son un total de 124.000 y representan el 49 % de la plantilla. Sin embargo no llegan al 17% las que dirigen, porcentaje que se redujo en un 3%. Aunque han subido un 4,8% en mandos intermedios y el crecimiento general de mujeres es de 0,7 puntos porcentuales más que el año anterior, el descenso en cargos directivos no puede verse como una buena noticia.

El compromiso con las políticas que favorezcan la ausencia de prejuicios y la no discriminación hacia los grupos desfavorecidos, incluye un comité ad hoc y posiblemente también entreguen a los directivos de un mapa de la diversidad.Telefónica que participa del Charter de la Diversidad, ha declarado en su informe de RSC que fomentar la diversidad –se supone que aquí entran las mujeres- es prioritario. El compromiso con las políticas que favorezcan la ausencia de prejuicios y la no discriminación hacia los grupos desfavorecidos, incluye un comité ad hoc y posiblemente también entreguen a los directivos de un mapa de la diversidad.

El director de Reputación, Identidad Corporativa y Medio Ambiente de Telefónica, Alberto Andreu, añadió, no obstante, que la compañía no tiene entre sus previsiones establecer ningún tipo de cuota para favorecer a ningún colectivo.

Clientes satisfechos
Motivo de satisfacción en España, es que sea la operadora con un menor porcentaje de reclamaciones en telefonía fija, acceso a internet y paquetes de voz y datos en 2008 y quizás tenga que ver la puesta en marcha hace un año del CSI (centro de seguimiento de la insatisfacción) que resolvió unas 142.000 incidencias.

El índice de clima laboral, creció un 4,8% pero se reduce en los mandos intermedios, donde el crecimiento es tan solo del 2,9%.En cuanto a este porcentaje medido por el contrario, se redujo un 1% entre los directivos de la compañía. Ahora el reto es que los empleados pasen de estar satisfechos a estar comprometidos.

También te pueden interesar…

 

Artículo anteriorDiálogos en la Villa: La risoterapia
Artículo siguiente¡Unas verdaderas heroínas!