Red WISE reflexiona sobre tendencias y el rol de la mujer en la post pandemia

Fue el tercer encuentro moderado por Mercedes Wullich, directora de nuestro medio y del ranking Top100 Líderes España y coordinado por Fernanda Rodríguez, directora de Red WISE. 

126
Red Wise

La vuelta a casa, mayor conciencia sobre la importancia de la salud y el bienestar, la digitalización de los servicios y la penalización «generacional» o de la edad fueron algunas de las tendencias presentadas por la consultora Belén Romero -Awaplanet- y que se debatieron.

El 3º desayuno convocado por Red WISE ha reunido a destacadas referentes de empresas de sectores diversos: Ingeniería e infraestructura, Energía, Software, Moda, Farmacéutica,  Comunicación, Tecnología.

el objetivo ha sido generar networking y compartir experiencias y buenas prácticas en materia de diversidad de género y liderazgo femenino.

Este evento, desarrollado en modalidad virtual, es el tercero del año. Mercedes Wullich, directora de nuestro medio y del ranking Top100 Mujeres Líderes en España y Fernanda Rodríguez, directora de Red WISE, lideraron el encuentro.

El eje convocante ha girado sobre dos preguntas:

  • ¿Cuál es la nueva normalidad que nos dejó el 2020?
  • ¿Qué nueva tendencia se convertirá en hábito y cuál es su impacto en diversidad y política de género?
Mujeres que impulsan mujeres

Además de las convocantes, quienes se han sumado a la convocatoria planteada por Red WISE son mujeres que tienen a su cargo espacios de decisión que resultan fundamentales a la hora de implementar herramientas y procesos tendientes a lograr igualdad efectiva.

Ellas han sido:

Tendencias para debatir

La socióloga y consultora Belén Romero tuvo a su cargo la apertura del debate, a través de la exposición de cuatro macro tendencias sociales y nuevos hábitos relacionados con la postpandemia.

Se trata de nuevos hábitos de consumo y de trabajo, que invitan a reflexionar acerca del rol de la mujer:

1.Vuelta a casa:

Hoy, la sociedad no solamente compra y recibe en su casa, sino que también trabaja allí. Para la mujer, esta tendencia implica una vuelta a mayores responsabilidades dentro de su espectro.

2.Mayor conciencia de la salud y el bienestar:

La sostenibilidad se está convirtiendo en una prioridad en las compañías, debido a que es una demanda de los consumidores y de la sociedad en general. Es importante reflexionar acerca de quién está liderando los procesos que involucran a la sostenibilidad. Curiosamente, encontramos que son las mujeres quienes, en la mayoría de las empresas, están a cargo de la reputación social corporativa y de las acciones de sostenibilidad en general, no solamente medioambiental. Existe un debate acerca de si la mayor  empatía o capacidad de sensibilización de la mujer hace que juegue un rol importante en este impulso.

3.Digitalización de servicios:

Todos los servicios, desde los bancos, la seguridad social, la sanidad, las empresas se están digitalizando. Parece que las mujeres siempre se van quedando un poco atrás en la formación para ser parte de eso, más que nada por el bajo acceso a carreras tecnológicas.

4. + 50:

Actualmente, según las estadísticas, es el sector etario más castigado por el desempleo. Esta franja está buscando nuevas formas de trabajar, a través de montar una empresa o dar servicios independientes. La pregunta aquí es: ¿está teniendo la mujer la capacidad de relaciones, de utilización de contactos, que permite desarrollar esta modalidad de trabajo?. Sabemos que desde el working masculino resulta sencillo hacer contactos, pero no está claro si en este sector +50 se está penalizando o no el rol de la mujer.

Hoy, la sociedad no solamente compra y recibe en su casa, sino que también trabaja allí. Para la mujer, esta tendencia implica una vuelta a mayores responsabilidades dentro de su espectro.

Reflexiones y conclusiones para avanzar

El intercambio de perspectivas y buenas prácticas fue entusiasta y sumamente fértil. Compartimos aquí algunos fragmentos que resultan valiosos a la hora de que las organizaciones hagan foco para pensar políticas que se encaminen a la igualdad:

Belén Romero: Yo creo que las mujeres nos hemos dedicado a trabajar toda la vida para nuestras empresas y los hombres para ellos mismos. Así, ellos llegan a los 50 años con un capital de personal branding, formación y de contactos que quizás no hemos avanzado tanto. Coincido con Carmen en esto de que tenemos que trabajar la mente de las mujeres para que no seamos nuestro propio enemigo.

Alba Herrero:  Las mujeres suelen decir «mi trabajo hablará por sí solo»; «Ya vendrán a buscarme». ¡No! O llamas tú a al puerta y exiges cosas, o la promoción del trabajo y el aumento de sueldo no llegarán a tu caza con una lechuza, como en Harry Potter. Es importante que la mujer entienda esto, sobre todo cuando va adquiriendo seniority. (…) En los próximos años, el 90% de los trabajos tendrán relación con la tecnología. Si la mujer no se ha subido a ese carro, las que existen ahora van a pasar de ser necesarias a ser indispensables, imprescindibles. Las generaciones más jóvenes no nos están nutriendo de perfiles tecnológicos suficientes. Así, los 50 pasarán a ser los nuevos 30.

Carolina Ubis: En Engie llevamos muchísimo tiempo en temas de igualdad y posicionamiento de la mujer, no tanto porque no haya planes, sino porque que no hay mujeres en Ingeniería y es muy difícil partir de esa base. Me interesa muchísimo cuando escucho las prácticas de otras empresas, porque pueden ayudarnos a potenciar a las mujeres desde otros ámbitos. Hay que hacerlo desde la universidad, la escuela, para impulsar  el estudio de carreras STEM.

Luisa García: Respecto a la tendencia «Todo desde casa«, quiero señalar que creo que supone un riesgo altísimo en cuanto a la visibilidad de la mujer y en cuanto a volver a ponerla en el ámbito doméstico. Si se vuelve a desequilibrar la situación entre quien está fuera de casa y quién está más tiempo dentro, es imposible no prestar más atención al ámbito de los cuidados. Esto impacta mucho sobre la visibilidad, y sobre esto que mencionaba Alba acerca de la promoción. En nuestro país, el network y la política corporativa son muy presencialistas.

Sonia Mazoteras Moreno: Creo que todas hemos ganado conciencia acerca de las cosas positivas que el teletrabajo puede traernos, y sabemos qué riesgos podemos correr en el futuro. Debemos trabajar para que lo negativo no ocurra.

 

Mar Oña: Debemos insistir en que el trabajo flexible, la deslocalización, debe organizarse por proyectos, por tareas, y por consecución de objetivos. Esto puede ser muy positivo como reto personal. Debemos surfear esta ola.

 

 

Teresa Manjon: Hay que aprovechar la oportunidad de las nuevas tecnologías, y unir flexibilidad con corresponsabilidad. Esto, además, no es una cuestión solo de mujeres, sino de hombres y mujeres de todas las generaciones. Debemos romper etiquetas y prejuicios que nos impiden avanzar hacia la igualdad.

 

Red WISEFernanda Rodríguez: Destacaría como desafío dos temas: No hablamos de conciliación, sino de flexibilidad y hablamos de responsabilidad respecto de los puestos. Si consiguiéramos cambiar ese chip, todo esto habrá valido para algo.

 

 

Carmen García: Llevo teletrabajando desde que entré en 1998 a IBM. Era una medida de flexibilidad general. Me llama la atención la cantidad de debates que hay. Pienso que se deben elaborar buenos planes por objetivos y tener la suficiente confianza en los equipos.

 

Estefanía Beloqui: Creo que se ha avanzado en temas de teletrabajo, y que la evolución en una modalidad híbrida puede ser positiva por la flexibilidad que otorga a mujeres y a hombres. El riesgo para las mujeres no tiene que ver con el teletrabajo en sí, sino con sesgos o vicios que tenemos todos y todas. Hay por delante un trabajo de concienciación y mentoring que es muy importante.

Mercedes Wullich: Está clarísimo que el contagio de STEM sigue siendo una de las prioridades más importantes por muchas razones, entre ellas las oportunidades que hay para las mujeres. El tema de +50 merecería un debate intergeneracional con las más jóvenes, para ver cómo lo ven ellas desde la distancia. Por último, que haya referentes en todos estos sectores es muy motivador para generar debates.

El próximo desayuno de Red WISE se realizará el día 25 de junio.

La Red WISE nació el 8 de marzo de 2018 para destacar casos de éxito, enriquecer experiencias y visibilizar iniciativas corporativas de diversidad de género y liderazgo femenino. Impulsa la colaboración y los encuentros, inspirando el camino para lograr los mejores resultados.

Para conocer más, pincha aquí 

Artículo anteriorIgualdad de género en Europa: los progresos son demasiado lentos
Artículo siguiente¡Inscríbete! Talentia 360 Mujeres en Fuerzas de Seguridad y en Empresas
Perfil Oficial de Mujeres y Cia