Ángela Becerra, premio Planeta-Casamérica

180

La escritora colombiana Ángela Becerra, columnista de ADN, se ha alzado con el Premio Planeta-Casamérica con Ella que lo tuvo todo, una historia sobre "soledades acompañadas". La tercera edición del certamen iberoamericano de narrativa, celebrado en México D.F., ha dejado como finalista al autor mexicano Pedro Ángel Palou, que construye en El dinero del diablo un thriller policíaco basado en las intrigas vaticanas creadas alrededor del papa Pío XII.

"Las emociones no tienen sexo y si se ha querido encasillar a las mujeres en la novela rosa es por motivos culturales…"Durante la entrega del premio, que ha contado con la presencia del vicepresidente del Grupo Planeta, José Creuheras, la ganadora del premio, dotado con 200.000 dólares (150.000 euros), ha definido su novela como "entraña pura".

Novela de soledades
Ella, la protagonista de su cuarta obra narrativa, es una escritora que se traslada a vivir a Florencia tras un grave accidente para recuperar su identidad y su escritura perdida a través de la restauración de libros antiguos.

"Ésta es una historia de soledades que se acercan y se alejan como en una danza y que sólo buscan encontrarse…"Becerra, que vivió durante dos meses en la ciudad italiana y asistió a un curso como el que realiza su álter ego en la ficción, ha confesado que "fue un parto difícil". "Ésta es una historia de soledades que se acercan y se alejan como en una danza y que sólo buscan encontrarse", ha explicado la madre de los superventas De los amores negados y Lo que le falta al tiempo.

Becerra también ha querido destacar el nacimiento de la novela, allá en 2004, cuando estando ella en un bar florentino reconoció "a un mujer que cada día acudía a tomar un cocktail en absoluta soledad y con expresión de ardua soledad".

"La novela me poseyó durante los dos meses que pasé en Italia. Los personajes me pedían que no estuviera con nadie más que no ellos", ha recordado la creadora del "idealismo mágico", en el que se exaltan los sentimientos.

Sin embargo, la escritora ha querido desmarcarse de la etiqueta de "autora romántica": "Las emociones no tienen sexo y si se ha querido encasillar a las mujeres en la novela rosa es por motivos culturales".

Intrigas vaticanas
Palou, que inició su carrera literaria en la literatura más experimental de la Generación del Crack, se ha alzado como finalista del premio iberoamericano con mayor monto, en su caso 50.000 dólares (37.000 euros), con un "thriller histórico-político", del que el miembro del jurado, Juan Eslava Galán, ha querido destacar su "fantástica documentación, aunque innecesaria por el poder de la historia".

El protagonista, un detective jesuita que llega al Vaticano para resolver unos misteriosos asesinatos, se enfrentará a una revelación histórica sobre el cardenal Pacelli, convertido en papa Pío XII en 1939 y hasta 1958. "No sólo he querido evidenciar el papel silencioso de Pacelli durante la Segunda Guerra Mundial, sino que pongo sobre la mesa los concordatos de la Santa Sede con los gobiernos de Mussolini y Hitler, así como su participación intelectual en la muerte de Pío XI", ha expresado el autor mexicano.

"No se trata de un libro anticlerical", ha mencionado Palou, "lo que pasa es que en América Latina, un país profundamente católico, nos hemos empezado a dar cuenta del enorme poder que tienen las órdenes, como los Legionarios de Cristo, en nuestro continente".

El jurado -compuesto por los escritores Federico Andahazi, Juan Eslava Galán y Paco Ignacio Taibo II, así como los representantes de las entidades organizadoras, la directora general de Casa de América, Imma Turbau, y el director editorial de Planeta México, Gabriel Sandoval– eligió ambas novelas de entre las diez finalistas que destacaron de las 493 presentadas al concurso. Las obras serán publicadas simultáneamente en 22 países.

También te pueden interesar…
Artículo anteriorDe poeta a poeta: Antonio Gamoneda
Artículo siguienteUn punto para el sector eléctrico