Myrtha Casanova: “Todavía no se asume que el mundo es diverso”

500

Myrta Casanova cree que el siglo XXI es femenino pero afirma que “las cuotas no sirven para nada". Nació en La Habana pero su vida ha sido un puente entre dos culturas: la empresarial anglosajona y la latina. Se define como idealista e innovadora pero afirma que necesita una sólida base científica para proyectar, proponer y defender ideas y sistemas.

Por Mercedes Wullich, Directora de Mujeres&Cía

“Soy apasionada por aquello en lo que creo” afirma la Presidenta de la Fundación para la diversidad, que en tren de ser diversa lo es desde la elección de sus estudios: Filología inglesa y francesa por la Universidad de la Habana, luego Ingeniería Industrial en la Escuela de Ingeniería Industrial de Madrid además de un Curso de Alta Dirección de Empresas por el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa. “Tengo la necesidad de hacer alguna contribución, aunque sea pequeñísima, a favor de la sostenibilidad social, económica y de gobernabilidad del entorno para avanzar hacia sistemas humanamente beneficiosos para las personas, económicamente eficientes y políticamente respetuosos con las personas para las que el estado se ha comprometido a gestionar un entorno de bienestar sostenible” –afirma a Mujeres & Cía. además de confesar que hoy su prioridad absoluta son sus hijos y nietos “a quienes doy toda la calidad de amor y cuidado que tengo”.

“Tengo la necesidad de hacer alguna contribución, aunque sea pequeñísima, a favor de la sostenibilidad social, económica …"

-¿Cómo resumirías tus andanzas de una vida?
Toda mi vida personal y profesional ha estado rodeada de diversidad. La ventaja es que la he sabido detectar y reconocer como causa y efecto de las circunstancias. He vivido en Nueva York, luego en Madrid y hace 38 años en Barcelona. Soy una europea que ha trabajado en América del Sur y en toda Europa, y que vivo en un pueblo precioso al norte de Barcelona: San Andrés de Llavaneras.

-¿Cuándo se define este camino?
En los años 80 tuve el privilegio de participar en un panel en el que las grandes corporaciones norteamericanas se cuestionaban sus políticas de segmentación de minorías como forma de crear entornos de igualdad. Y descubrieron que la realidad es que las personas son diversas en más de una forma (rasgos demográficos como género, raza, edad, discapacidad, orientación sexual, estructura familiar) y en perfiles culturales (religión, idiomas, nivel de estudios, habilidades personales, origen social….) Surgió la gestión de la diversidad como estrategia corporativa. Al tratar de implantar esta política en sus filiales en Europa, empecé a ayudarles en el proceso. En 1996 constituimos el Instituto para la Gestión de la Diversidad que hoy tiene miembros por invitación en 20 países de Europa. Y este año, junto con la Fundación ALARES, se ha creado la Fundación para la Diversidad con objeto de promover y divulgar el Charter de la Diversidad.

-¿Cuáles crees que son los logros y asignaturas pendientes del sector en el que te desarrollas?
-El mayor logro es ver como hoy en Europa un 63% del mundo corporativo tiene o empieza a tener la gestión de la inclusión de la diversidad como estrategia y cultura corporativa ya que cuando empecé a hablar de diversidad en Europa en los años 80 en nivel de sensibilización era del 20% en los países nórdicos y el 1 por mil en los mediterráneos. La asignatura pendiente es fomentar una amplia escuela de investigadores y pensadores que diseñen estrategias que se puedan implementar en empresas e instituciones programas y políticas de inclusión de la diversidad y medir sus resultados tanto sociales como económicos.

"Toda mi vida personal y profesional ha estado rodeada de diversidad. La ventaja es que la he sabido detectar y reconocer como causa y efecto de las circunstancias."

-¿Dónde pones hoy el esfuerzo?
En la investigación, que es la base de la ciencia, y luego en su implementación. Participamos en muchos proyectos de la Comisión de la Unión Europea que tiene un altísimo compromiso con la creación de un entorno incluyente en una Europa que es altamente diversa. Existe un imperativo para que las empresas en Europa desarrollen innovación y eficacia, para lo cual la contribución eficaz de las personas es un factor crítico. Y esto se logra valorando las aportaciones de personas con perfiles, culturas y puntos de vista diversos y que en conjunto desarrollan una gran potencia de innovación y competencia.

-Las fronteras tienden a desaparecer pero persisten las diferencias culturales ¿Cuál es el desafío?
-La diversidad es la naturaleza del entorno. Pero todavía no se ha asumido que el mundo es diverso y que la gestión de la diversidad es necesaria. Tenemos que tender puentes y vías de comunicación para que las diferencias aporten un valor añadido y las propias enriquezcan a los demás. Hay que entender las prioridades de las demás personas o culturas y buscar los intereses comunes dejando atrás los tópicos y los estereotipos. No hay que cambiar a las personas, sólo asumir que la diversidad no es un factor asilado, sino determinante.

-¿De qué manera influye esto en las empresas y cuáles las consecuencias si no gestionan la diversidad del mercado?
La gestión de la diversidad es un imperativo social, económico y legal y se ha convertido en una estrategia corporativa fundamental para las organizaciones. Los clientes y proveedores de las empresas en este contexto global son diversos. Las empresas que no gestionen la diversidad no serán eficaces y no generarán innovación por lo tanto, verán reducidos sus beneficios.

"La gestión de la diversidad es un imperativo social, económico y legal y se ha convertido en una estrategia corporativa fundamental para las organizaciones."

-¿Cómo se mide la diversidad?
-Hay que determinar los indicadores mediante los que se van a medir los resultados de las acciones y programas de integración e inclusión de equipos diversos para la consecución de objetivos operativos y empresariales bien definidos. Por una parte está la evidencia de que la aplicación de estrategias que potencian la diversidad tiene sólidas bases de resultados. Por otra parte esta la evidencia del imperativo social y demográfico que conforma la población de todos los países desarrollados.

-¿Cuál es el papel de las mujeres en este contexto “diverso”?
-En el 1968 tuve la fortuna
de poder ser co-fundadora en España de la empresa Stanhome. Empresa de marketing directo que en aquel momento contribuyó, junto con otras del sector como Avon y Tupperware, a cambiar el mapa de la mujer en España. Tuve la satisfacción de ayudar a miles de mujeres a ayudarse a si mismas a evolucionar hacia nuevos roles y capacidades de participación tanto en la vida social como en la profesional. Aunque la mujer es sin duda uno de los principales motores de desarrollo del mundo actual, y se puede afirmar que el siglo XXI es femenino, las políticas de inclusión de la diversidad y anti-discriminación no son exclusivamente de género. Porque tanto mujeres como hombres tienen diferentes razas, edades, nacionalidades de origen, discapacidad, orientación sexual, religión, estructura familiar, habilidades personales y profesionales que les hacen seres únicos y diversos. Todos tienen intereses comunes que son los que hay que detectar, aflorar e integrar en beneficio tanto de las personas como de las entidades en las que colaboran y trabajan.

-¿Qué piensas de las cuotas? ¿Tiene la Sociedad mejor manera de equilibrar las diferencias?
-Las cuotas no sirven para nada. Lo que importa es la eficacia de las personas y son las personas con bienestar personal y social son las que más contribuyen en una organización. De nada sirve tener un treinta por ciento de personas con un perfil determinado si la calidad del profesional no es la esperada y el resultado no es el que se busca.

"Las cuotas no sirven para nada. Lo que importa es la eficacia de las personas y son las personas con bienestar personal y social son las que más contribuyen en una organización."

-¿Cuáles han sido el momento más difícil y el mejor desde que estás en esta posición?
-Lo más difícil ha sido predicar una evidencia y tener que esperar 20 años a que se convirtiese en realidad para los agentes sociales. El mejor recuerdo ha sido la reciente presentación del Charter de la Diversidad. La respuesta que ha tenido pone en evidencia la actitud tan favorable y convencida del mundo empresarial y asociativo de España hacia la realidad de la necesidad de respetar y valorar la diversidad de las personas como fuente de bienestar social y desarrollo económico.

-¿Cuál es el desafío, aquello que sueñas lograr o imaginas como escenario?
-Conciliar mi vida personal con la otra, que dedico de forma voluntaria al estudio y divulgación de la inclusión de la diversidad como imperativo social, profesional y legal. Fomentar grupos de expertos y directivos que compartan esta pasión y me cojan el relevo. Porque creo que con ello contribuyo a un futuro sostenible para mis nietos y para el entorno en general.

Ping pong personal
Otras actividades que ocupen tu tiempo… Además de mis hijos y nietos, la lectura, la música y “ver el deporte” que ya no puedo practicar.
Una frase o idea que utilices habitualmente… No puedo resolver los problemas con las mismas herramientas usadas para crearlos – Albert Einstein.
Admiras en la gente… Transparencia, honradez, generosidad y pasión por en lo que creen.
¿Qué cosas te motivan en el trabajo y en la vida? Hace años que ya no trabajo, ahora disfruto de lo que hago. En esta etapa de mi vida post-profesional disfruto de la posibilidad de dedicarla a aquello en lo que creo, y en lo que mi contribución pueda mejorar la calidad de vida y profesional de las personas y las instituciones. Además de disfrutar de mis nietos, que son mi pasión. No todo el mundo tiene este privilegio.
Un libro y un autor: Megatrends de John Naibitt
Una película: 7 Almas
Una música: Mediterráneo
Un artista: Mozart
Plato preferido: Vieiras
Un lugar al que volverías: Estocolmo
Un perfume: Air du Temps

Sobre la Institución
La Fundación para la Diversidad es una entidad constituida por el Instituto Europeo para la Gestión de la Diversidad y la Fundación Alares con el objetivo de impulsar la inclusión de la gestión de la diversidad en España a través de la implementación del Charter para la Diversidad. Su objetivo es promover la no-discriminación y por lo tanto la inclusión de personas con culturas y perfiles diversos como una herramienta al servicio de las empresas e instituciones, con el objetivo de mejorar su eficacia económica y una mayor integración social de los trabajadores.

Puedes consultar el Dossier de la Fundación para la Diversidad al final de la página.

También te pueden interesar…

 

Artículo anteriorCorredor Beatriz
Artículo siguienteBrainrise: a la caza del talento