Mujer trabajadora: ¿cómo es y qué busca?

530
El perfil de la mujer trabajadora en España es mayoritariamente de jóvenes de entre 18 y 30 años, con estudios elementales y que desarrollan su carrera profesional en el sector servicios a jornada completa. Desde que comenzó la crisis económica,  el papel de la mujer ha sido fundamental para salvaguardar la economía doméstica golpeada por la recesión. Otro año más, la tasa de actividad femenina continúa su avance hasta alcanzar el 53,3%.  
 
Ésta es una de las principales conclusiones de un estudio publicado por la Fundación Adecco, que además señala que mientras la tasa de actividad femenina aumenta, la masculina se contrae hasta el 66,9% ante el desánimo extendido entre los hombres parados de larga duración.
 
La principal incorporación de la mujer ha venido por parte de las amas de casa, que desde que España entrase en recesión, han abandonado progresivamente las labores domésticas y han optado por incorporarse al mercado laboral. Tanto es así, que desde 2008 hasta la actualidad, más de medio millón de mujeres que tradicionalmente se dedicaban a las labores domésticas se empleó en la búsqueda activa de un trabajo.
 

Las desigualdades entre sexos en el ámbito familiar y laboral siguen siendo latentes, puesto que por cada 26,3 mujeres que compatibilizan su jornada a tiempo parcial con la atención a los miembros de su familia, tan sólo 1 hombre lo hace.Cabe destacar que, por primera vez desde que comenzase la crisis, se ha producido un retroceso en la evolución de amas de casa que se incorporan a la búsqueda activa de empleo. Y aunque la gran mayoría de este colectivo querría trabajar a tiempo completo, la realidad es bien distinta ya que casi 2 millones de mujeres están ocupadas a tiempo parcial frente a 629.300 hombres. Según datos del INE, más de un millón de estas mujeres tienen un contrato a jornada parcial porque no encuentra otro tipo de contrato, mientras que sólo 142.100 lo hacen porque realmente no quieren un empleo a jornada completa.

Sin embargo, los datos van más allá y reflejan que a pesar de las políticas de igualdad que existen hoy en día, las desigualdades entre sexos en el ámbito familiar y laboral siguen siendo latentes, puesto que por cada 26,3 mujeres que compatibilizan su jornada a tiempo parcial con la atención a los miembros de su familia, tan sólo 1 hombre lo hace.

A la hora de analizar los motivos por los cuales las mujeres optan por este tipo de jornada, encontramos importantes diferencias por sexos que demuestran que son las mujeres mayoritariamente las encargadas del cuidado de niños o de la atención a familiares enfermos, con discapacidad o mayores.

Igualmente, el segundo grupo de mujeres con mayor tasa de paro es el de aquellas con educación primaria, situada ya en el 38,76% mientras que el de aquellas con educación superior se sitúa en el 17,77%. Los datos ponen de manifiesto que a mayor cualificación, menor es la tasa de desempleo.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Artículo anterior`Las medidas de austeridad tienen, en demasiadas ocasiones, rostro de mujer´
Artículo siguienteSubprime: el lado oscuro de la clase política y empresarial