Miriam Rodríguez González: «Mas allá de la transformación digital, deberemos vivir una transformación humana»

En esta entrevista, la Top 100 nos anima al optimismo y a la tenacidad, a la vez que avanza tendencias y nos habla de sus próximos pasos.

261

Las historias de aquellas mujeres que avanzan en el camino del liderazgo necesitan ser contadas. Y esta difusión no tiene que ver solo con lo que ellas han podido lograr, ni de un mandato del self marketing. Lo más importante es mostrar cómo, con qué herramientas, sentimientos y actitudes, cada una deja una huella que pueden seguir aquellas que se lo proponen.

Tal es el caso de Miriam Rodríguez González, hasta hace unos días directora general de Aspen Pharma y elegida en la 9na. edición del ranking Top 100 Mujeres Líderes en España. Acaba de asumir un desafío que la apasiona como CEO Global y Socia de una consultora hecha a su medida. Más allá de este cargo, se define como una «apasionada por el poder de las personas y la inspiración del cambio. Devota del aprendizaje como ‘driver’ de crecimiento. Curiosa, creativa, provocadora y atrevida.»

Estoy orgullosa de mi capacidad transformadora de personas y organizaciones. el desarrollo de mis equipos es una de mis mayores motivaciones. -Miriam Rodríguez González

Uno de sus últimas iniciativas ha sido el podcast From Dirge to Dirge, disponible en Spotify y Apple Podcast. En ese espacio, comparte un café virtual con otras mujeres líderes. «Estoy interesada en compartir y cocrear -puntualiza. Creo en el poder del equipo y en el valor del networking

Está convencida de que estas charlas, le sirven para aprender de otras mujeres y que uno de sus objetivos con estas entrevistas, es que otras personas también lo hagan.

Hoy, la entrevistada es ella. Nos hemos propuesto indagar sobre cómo ha llegado a la posición que ocupa, y qué cosas forjaron a la mujer y profesional que es.

¿Cuál fue la evolución de tu etapa corporativa hasta hoy?

-A lo largo de mi carrera he tenido una evolución sólida y constante. Partí de las bases del negocio, en posiciones de ventas, hasta la actual posición de DirGe de ES y PT y miembro de Consejos Asesores. A través del crecimiento horizontal y vertical he logrado una visión 360 del ámbito de la salud, tanto nacional como internacional.

Las organizaciones del mañana estarán formadas y lideradas por y para humanos, con un sentido de motivación, responsabilidad y disciplina natural no impuesto. – Miriam Rodríguez González

¿Cuáles de tus logros identificas como más importantes?

-Mantener un ritmo de desarrollo constante y sólido a lo largo de 20 años. Cada cambio, cada caída y cada reto ha supuesto un crecimiento, una mejora, una evolución profesional y personal. Estoy orgullosa de mi capacidad transformadora de personas y organizaciones. Desarrollar y profesionalizar a mis equipos es una de mis mayores motivaciones. Es algo que he hecho con éxito y buenos resultados en todas las compañías en las que he trabajado.

¿Qué logros te llenan de orgullo?

Me siento especialmente orgullosa de haber montado desde cero las filiales de ES y PT de una multinacional. Lo hice sobre la base de un espíritu emprendedor y pionero, enfocando este reto con la visión de logro y sabiendo que en su propia dificultad tendría la recompensa en crecimiento. El éxito se completa con los buenos resultados y solidez del proyecto.

¿Cuál es tu perspectiva como alta directiva de multinacional en un sector tan sensible como el de la salud?

-Mi propósito es garantizar que las personas, sean empleados, clientes, profesionales sanitarios o pacientes, estén en todo momento en el centro de nuestras operaciones. Los procedimientos son necesarios y los beneficios, imprescindibles para poder seguir transformándonos y desarrollando soluciones innovadoras, sin duda. Pero por encima de todo son las personas las que dan sentido a todo ello.

Manejamos un bien esencial, la salud. Como tal, nuestra responsabilidad es extraordinaria. Todos debemos trabajar con propósito, generar grandes soluciones, que deben estar pensadas en función del profesional que las debe administrar y del paciente cuya salud debemos mejorar. Cerrar este círculo es la clave. Saber que hagas la tarea que hagas, hay un propósito superior de influir en el bienestar de otros es la mejor de las motivaciones. Cómo emplear la experiencia que ya tenemos y a su vez anticiparnos a los cambios que deben de venir.

¿Ha llegado realmente la transformación digital al sector?

-En realidad creo que es la gran asignatura pendiente.  Me apasiona averiguar cómo podemos evolucionar para cambiar nuestro mindset y reconceptualizar la salud y la atención al paciente, así como la relación con todos los actores de nuestro entorno, en este mundo de onmicanalidad. Las relaciones con pacientes, ciudadanos, prescriptores, decisores.. está cambiando y no es que debamos cambiar con ella, es que ya deberíamos estar anticipándolo.

Me gusta pensar que mi trayectoria ha tenido siempre un sentido. Que ha sido sólida y con propósito. Que he tomado cada paso y cada decisión, de forma mas o menos acertada, pero que nunca he esperado a que las circunstancias me tomasen a mí. – Miriam Rodríguez González

¿Qué es lo más atractivo del sector en el que estás?

El cambio y la evolución constante. Estar permanentemente estimulada por nuevos aprendizajes es mi combustible. Los ciclos de desarrollo de producto son largos, pero el día a día es cambiante y retador, en términos de estrategias de salud y empresariales, nuevas tecnologías, nuevos paradigmas de tratamiento y del rol del paciente. No es necesario que te explique cómo se ha acelerado todo ello durante la COVID.

El concepto de salud, de bienestar y la digitalización son transversales a todos los ámbitos de la vida actual. Poder combinarlos para crear soluciones con propósito, no puede ser mas interesante

¿Qué descubriste de ti en los últimos años?

La serenidad y madurez que necesito para enfrentar los cambios y disfrutarlos, para manejar el estrés de forma positiva y para encontrar el balance entre lo personal y lo profesional. Soy disciplinada y flexible al mismo tiempo; como buena Géminis, mis dualidades me definen. Optimista y tenaz por naturaleza. Me gusta pensar que se puede. Tu visión determina siempre tu comportamiento. Sé que soy a la vez más provocadora y que disfruto la vida con más intensidad. Quiero vivir 7 vidas… -sonríe- y me he reafirmado en el valor de las relaciones de calidad, las que te aportan inspiración y chispa. Por último, he encontrado el valor de mantener permanentemente la mente abierta, reducir los juicios de valor y aumentar mi permeabilidad. Este balance me da equilibrio.

Gobiernos, empresas, medios de comunicación ya no podrán basarse en estrategias frívolas y populistas basadas en la manipulación de la realidad en post de captar adeptos. Mentir dejará de ser una opción. – Miriam Rodríguez González

¿Cuál es, hoy, tu mayor expertise?

-El análisis estratégico y transformacional y a la vez el desarrollo de personas. De nuevo, mi dualidad me define. Con respecto a mi misma, me conozco mucho mejor y me modulo. Soy más tolerante y abierta a otras formas de ver y vivir la vida. Es un gran logro.

La referente

Tal como expresamos, la experiencia y la visión de una líder deben tomarse como un valor e iluminar el sendero de las nuevas generaciones. Por ello le pedimos a Miriam Rodríguez González que comparta 5 consejos para una directiva que quiere llegar a la alta dirección.

  1. Sé optimista y tenaz: ante un “no”, siempre hay un “cómo”. Y no dejes de creer en que puedes. Tu visión determina tu comportamiento.
  2. Nunca olvides el valor del networking: como un huerto, si quieres frutos debes cultivarlo.
  3. La suerte y el azar suelen ser el resultado de la fórmula mágica de “creer en tu instinto para estar en el momento adecuado, en el lugar adecuado, con la persona adecuada y con la actitud adecuada”
  4. Hay muchas competencias con las que puedes haber nacido, pero la mayoría se entrenan, se entrenan, se entrenan.
  5. Busca el equilibrio entre el autoconocimiento (entender como tus emociones impactan tu actitud, tu comportamiento, tus decisiones) , la imprescindible empatía (entender cómo las emociones de otros impactan a su vez en su actitud, comportamiento y decisiones) y la asertividad de saber decir SI pero también de saber decir NO y hacerlo siempre con respeto.
¿Y qué consejos le darías a los hombres que se encuentren con esa mujer ella cuando llegue allí?

-Esto supondría aceptar que ese futuro siga cargado de sesgos y brechas y me resisto a pensarlo.

En los próximos meses deberemos enfrentarnos a la realidad del impacto en nuestra salud mental de terremoto COVID. Es un reto para el sistema sanitario y para la sociedad en si. – Miriam Rodríguez González

Futuro, tendencias y nuevo posicionamiento

Sabemos que la quietud no forma parte del ADN de líderes como Miriam. Por ello, nos enfocamos en sus planes a futuro, así como en aquello que su visión puede anticiparnos.

¿Cuáles son tus metas cercanas y cómo marcha tu plan a futuro?

-Me proponía dar un paso adelante en mi carrera, pero para mí era esencial encontrar un proyecto con propósito y que me permitiese desarrollar mi visión, al tiempo que seguir creciendo y aprendiendo. Soy pionera por naturaleza y siempre he tenido mi deuda pendiente con la emprendeduríaPor ello he decidido dar un paso de gigante: entrar a formar parte como CEO Global y Socia en una consultoría estratégica, líder en el ámbito de salud. Me siento especialmente ilusionada con esto. El proyecto implica presencia mundial y diferentes verticales, desde la consultoría estratégica en Farma a la implantación de procesos asistenciales en el ámbito publico y privado en diversos países. Es mi propio “salón de juegos”.

Tenemos el propósito de crear valor para todos los actores del sistema, en la experiencia del paciente y en la del profesional sanitario, empleando activo digital para reconceptualizarlo y expandirnos aun mas geográficamente.

¿Te animas a anticipar tres tendencias?

-Sí. La primera es que, mas allá de la transformación digital, sobre la que ya no seria anticipatorio decir que es una ”nueva tendencia”, te diría que deberemos vivir una transformación humana.

Las organizaciones del mañana estarán formadas y lideradas por y para humanos, con un sentido de motivación, responsabilidad y disciplina natural no impuesto, con un propósito común, que haga surgir lo mejor de cada uno y que les provea de un sentido de triunfo, integración y realización.

Otra tendencia que identifico tiene que ver con un liderazgo intelectual, cultural y ético. La credibilidad de las fuentes de información se volverá estratégica, así como la transparencia y la calidad del conocimiento.

Gobiernos, empresas, medios de comunicación ya no podrán basarse en estrategias frívolas y populistas basadas en la manipulación de la realidad en post de captar adeptos. Mentir dejará de ser una opción.

Las plataformas colaborativas y otras tecnologías están modificando nuestra forma de trabajar, moldeando nuestras experiencias personales a cambio de consentidas vidas más públicas, de menos privacidad. – Miriam Rodríguez González

Por otra parte, la necesaria agilidad de las organizaciones para adaptarse tanto a las nuevas generaciones como la ágil evolución de los acontecimientos obligará a adoptar cambios de actitud que implicarán mayor interacción. Ser flexibles, accesibles, potenciar la movilidad y la digitalización y esto acarreará, a veces, pérdida de privacidad.

Big data, la nube, el Internet de las cosas, los robots, la automatización, el vídeo, las plataformas colaborativas y otras tecnologías están modificando nuestra forma de trabajar, moldeando nuestras experiencias personales a cambio de consentidas vidas más públicas, de menos privacidad.

¿Cuáles son hoy tus grandes desafíos?

-En estos momentos, el principal es mi propia transformación. Es un proceso contante en mí, pero los últimos acontecimientos y la propia COVID, me han hecho tomar decisiones y dar un paso al frente, al encuentro de mis propios objetivos.

También encontrar el balance, desde la autoconfianza y la autenticidad, entre lo que valgo por lo que he hecho y he aprendido y lo que valgo por mi visión de futuro y mi capacidad de anticiparme. Y en lo personal, encontrarme cada día un ratito a solas con la mujer en la que me he convertido. Mantener en mi vida lo que aporta valor y separar sin grandes disrupciones aquello o aquellos que no lo aportan o que roban mi tiempo o mi energía

¿Y los desafíos de nuestra sociedad?

Creo que la COVID ha sumado nuevos retos a los ya existentes: la sostenibilidad medioambiental, digitalización y equidad en ámbitos de acceso a los recursos, pero también entre géneros y generaciones, materia en la que estoy muy comprometida

En los próximos meses deberemos enfrentarnos a la realidad del impacto en nuestra salud mental del terremoto COVID. Es un reto para el sistema sanitario y para la sociedad en si. El bienestar en general, es un reto: cómo trabajar, amar, cuidar cuerpo y mente y ser felices sin que ninguno de los vértices del pentágono se resienta.

La nueva definición de trabajo: ¿presencial, remoto, híbrido? ¿Cuándo y cómo? ¿Dónde encontrar el equilibrio entre los deseos del empleado y las necesidades de las organizaciones para evitar la diáspora laboral que ya ha comenzado.

El equilibrio entre los valores tradicionales y la concepción del mundo de las nuevas generaciones. El concepto de verdad y el empleo de la postverdad, la paciencia y el concepto de autoridad, entre otros son conceptos difíciles de cuadrar con el inmediato y maravillosamente transversal mundo de las RRSS…

¿Qué cosas te gustaría que dijeran de ti por tu trayectoria?

-Me gustaría que mis equipos me recuerden siempre por cómo les he hecho sentir, porque hayan extraído un balance positivo  entre la persona y el profesional que eran antes y después de trabajar juntos. Que en algún momento he sido capaz de inspirarles y de aportarles valor. Me gusta pensar que mi trayectoria ha tenido siempre un sentido. Que ha sido sólida y con propósito. Que he tomado cada paso y cada decisión, de forma mas o menos acertada, pero que nunca he esperado a que las circunstancias me tomasen a mí.

¿Cómo te ves dentro de 10 años?

-En un barco navegando por el Mediterráneo y leyendo posibles escenarios de futuro y nuevas tendencias… Bromas aparte, esté donde esté necesitaré seguir creciendo. Y no me refiero al título de mi tarjeta. Mi mejor estímulo, lo que más me interesa y atrae es el estimulo intelectual de los retos.

Ping pong
oviedo
«La Regenta», escultura ubicada frente a la Catedral, en la ciudad de Oviedo.

Cuando te miras al espejo, ¿qué ves?: La verdad.

¿Cambiarias algo de tu cuerpo?: Mi sistema inmune.

¿Qué cualidad que no tienes te gustaría tener?: Más paciencia. Y cantar bien.

¿Qué defectos te resultan insoportables?: La negatividad, la falta de fiabilidad y la pasividad

Cuando flaqueas, ¿de dónde sacas fuerzas?: Del recuerdo de mi madre. Me enseñó a pensar que si crees en ello, se puede y no me gusta rendirme

¿Cuál es tu don?: El optimismo. Soy positiva y nada rencorosa. Todo se me olvida rápido, es muy práctico. Son dos características que me ayudan mucho a mirar siempre hacia delante

¿Tienes asignaturas pendientes?: Me habría encantado saber tocar el piano, pero mi oído musical no me acompaña…

Una frase o máxima que utilices a menudo: Tu visión determina tu actitud, y ésta tu comportamiento

¿A qué lugar volverías y por qué?: Periódicamente a mi ciudad natal, Oviedo, donde me reencuentro no solo con amigos del alma y familia, sino con la Miriam niña, adolescente… siempre me rellena los tanques

Una comida: ¿Cómo se puede elegir solo una comida? Comer es un placer indescriptible…

Un hobby: Leer

Un perfume: Jazmín en una noche de verano

Un coche: Mi Mini. Es el mejor coche que he tenido nunca…

Tienes el poder mundial, ¿qué medidas tomas?: Educación universal y sin límites: ahí empieza y acaba todo.

Artículo anteriorLa Top 100 Beatriz Navarro, nueva directora de MKT de Renault en España y Portugal
Artículo siguienteEl ranking Top 100 Mujeres Líderes en España cumple 10 años y ya recibe candidaturas
Perfil Oficial de Mujeres y Cia