Máquinas, interacción… la Internet de las cosas

233

Internet evoluciona y se expande. La red de redes no sólo ha supuesto un hito tecnológico, sino que es el germen de una "revolución" social, por los profundos cambios que está provocando en nuestra forma de vida y de relacionarnos. No tener conexión a Internet o no saber navegar en la red, constituye una nueva forma de analfabetismo, el digital, que conllevará fácilmente a la exclusión y al ostracismo. Eso supone caer en la brecha digital.

Internet 2.0 se caracteriza por un mayor dinamismo e interactividad. De una primera Internet cuya utilización más habitual era la búsqueda de información y la descarga de contenidos, se pasa a otra en la que cobra relevancia la aportación de información, que puede ser realizada por cualquiera. En términos coloquiales, se siguen "bajando" contenidos, pero se "sube" cada vez más información.

En uno y otro caso, las interacciones a través de Internet tienen como destino final a personas. Algo en lo que no nos paramos a pensar. O al menos no lo hacemos hasta que nos encontramos con un nuevo término: "la Internet de las cosas", que según los gurús de la tecnología, será la próxima etapa en la evolución de la red de redes.

Internet, cuya utilización más habitual era la búsqueda de información y la descarga de contenidos, se pasa a otra en la que cobra relevancia la aportación de información, que puede ser realizada por cualquiera.Personalmente no me gusta el término, traducción literal del inglés "Internet of things". Porque induce fácilmente a interpretaciones erróneas y además atribuye a las cosas capacidades que distan de tener. Me parece mucho más adecuado hablar de la "Internet de las máquinas".

Pues en efecto, eso es lo que viene. Máquinas conectadas a internet comunicándose e interaccionando. Autómatas tomando decisiones en base a datos que le llegan por la red. Procesos que arrancan, se detienen y son supervisados por artilugios que se entienden gracias a la red. En suma, aparatos capaces de hablar, informar, sobre ellos y su entorno; desencadenado como consecuencia acciones sobre sí mismos, sobre otras máquinas o sobre el entorno.

Algunos ejemplos sencillos tal vez ayuden a entender el concepto. Pensemos en una máquina de "vending" detectando la cantidad de cada producto que almacena y generando automáticamente la petición de reposición. Una plantación en un invernadero, supervisando las necesidades de riego, temperatura, estado de maduración y generando las actuaciones necesarias. O una red de control de incendios forestales o inundaciones, en la que a partir de las informaciones intercambiadas y analizadas, se genere una alarma si es necesario.

El intercambio de información dará como resultado operaciones que serán tanto más efectivas cuanto más rica y precisa sea la información. Por eso cobran especial importancia las fuentes de información, que cuando se refieren a un entorno, se apoyan en sensores. A su vez pueden interaccionar entre sí, dando lugar a redes de sensores, concepto también en auge, asociado especialmente a proyectos de ingeniería ambiental.

Para quienes puedan tener interés en profundizar en estos temas, dejo algunos enlaces:

http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com

http://www.levante-emv.com/tecnologia

El intercambio de información dará como resultado operaciones que serán tanto más efectivas cuanto más rica y precisa sea la información.Parece en definitiva que nada escapará al influjo de Internet y que, al igual que las personas que no tengan acceso a ella estarán en franca desventaja, ahora también las máquinas que no incorporen una conexión a la red, tendrán muy mermadas sus posibilidades en relación a sus compañeras que sí la tengan.

A partir de la experiencia acumulada sobre el uso de Internet por los humanos, a lo mejor es momento de empezar a pensar en estrategias, para que los autómatas hagan también un uso responsable de la red.

*Rafael de Sádaba es Ingeniero de telecomunicación/Consultor. Experto en TIC y RSE. Ex-directivo de Telefónica.

Otros artículos de este columnista
*La hora de la gente sencilla
*Crisis, fútbol y género

*José Saramago, adiós al escritor
*Deudas e inseguridad laboral, una espiral diabólica
*De la igualdad en los cuentos y el cuento de la igualdad
*Cenicienta, Blancanieves… y la igualdad
*La flor del desierto: ritos ancestrales y vidas cercenadas

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

 

Artículo anteriorLos monólogos de la vagina
Artículo siguienteSoledad Nardelli, la Chef del Futuro