Las madres solas trabajan con mayor compromiso

339

Según el estudio, para el mercado en general y las empresas en particular, ser madre sola constituye un indicador inequívoco de menor productividad, mayor absentismo y mayor conflictividad laboral. Sin embargo, a pesar de todas estas apreciaciones, respecto a las mujeres que integran familias biparentales, las monoparentales trabajan más en el merca­do, con igual o menor absentismo ocupacional y silenciando sus circunstancias personales para evitar la revictimización social o, incluso, el despido.

El estudio destaca los siguientes puntos:

1. Destacado aumento de estos grupos familiares en nuestro país, desde los años 80 (según los últimos datos disponibles del Censo, entre 1991 y 2001 se incrementó en casi un 47%), y tendencia a seguir creciendo, equiparándose a los países europeos. y tendencia a seguir creciendo, equiparándose a los países europeos.

2. El porcentaje de las familias monoparentales encabezadas por hombres, pasa del 17,2 al 19,1%, en el mismo periodo.

Además de ofrecerles un espacio de identidad, socialización y creación de redes, destacan sobre todo los servicios que ofrecen y que son imprescindibles para la vida de estas mujeres.3. Cambio de los perfiles monoparentales, fruto cada vez más de las rupturas de pareja y de madres solteras; así mientras en 1991 el 62% de los hogares monoparentales tenían por cabeza de familia a personas viudas, el porcentaje se redujo al 50% una década más tarde.

4. Feminización de la pobreza de las familias monoparen­tales, muchas de ellas en situaciones de marginalidad y ex­clusión social.

5. Grandes dificultades para estabilizar su situación labo­ral, de vivienda y de recursos vitales.

Estudio cualitativo

Destacan las dificultades de inserción laboral y la consecu­ción de una estabilidad, como elemento clave que no les per­mite evitar la precariedad económica. Resaltan los prejuicios negativos respecto a las madres solas como otro impedimen­to para ser contratadas. Respecto a la vivienda, señalan unos precios inasumibles para sus economías. También la falta de ayudas y prestaciones a favor de las familias monoparen­tales.

La ayuda económica básica cuando quedan fuera del mercado laboral y ya agotado el subsidio de paro es la Renta Mínima de Inserción. La legislación en relación a la separación o divorcio parece tener efectos en el aumento de riesgo a la pobreza y a la exclusión social. Que se alarguen los procesos de separación o divorcio provoca que las mujeres separadas deban sostener en solitario toda la economía del hogar.

Respecto a la participación en asociaciones, parece ser un elemento fundamental para muchas de las entrevistadas. Además de ofrecerles un espacio de identidad, socialización y creación de redes, destacan sobre todo los servicios que ofrecen y que son imprescindibles para la vida de estas mujeres.

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Artículo anteriorMaría Luisa Araújo, Turespaña
Artículo siguienteIdentificación genética humana: Aplicaciones y aspectos legales