Las científicas españolas, discriminadas

96

Las científicas españolas tienen 2,5 menos probabilidades de ser promocionadas hasta alcanzar el grado más alto en sus carreras que sus compañeros varones y si además son madres con hijos pequeños, la ventaja de los hombres se multiplica por cuatro, aunque los méritos sean los mismos. Esos son los primeros resultados del Libro Blanco sobre la situación de las mujeres en el sistema español de ciencia y tecnología, cuyas conclusiones definitivas se darán a conocer en unos meses.

Los datos fueron avanzados en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, por la responsable de la Unidad de Igualdad del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Inés Sánchez de Madariaga, quien participó en el "Encuentro nacional de Unidades de Igualdad de las Universidades Españolas", organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

"De cada 10 hombres científicos titulares que se presentan a una candidatura uno consigue la plaza, mientras que se necesitan 14 mujeres candidatas para que una de ellas sea promocionada." Madariaga estuvo acompañada por la presidenta de la Comisión de Igualdad del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Pilar López Sánchez, quien destacó que, actualmente, "hay un 15 por ciento de mujeres en el rango más alto de la carrera científica, pese a que salen de la universidad un 60 por ciento", por lo que "si se proyecta la velocidad de avance, no se conseguirá la paridad de género en los puestos más altos hasta dentro de 120 años".

Así, esta experta en género señaló que España "no alcanzará" el objetivo marcado por la Unión Europea de que en 2030 la mitad de los responsables de ciencia en todas las disciplinas y niveles sean mujeres. La escasez de mujeres en dichas plazas representa, a su juicio, "un despilfarro de recursos, que la sociedad invierte en la formación" y "un perjuicio para la calidad de la ciencia, puesto que no se promociona a los mejores". "El país no puede permitirse desperdiciar ningún talento ni de hombres ni de mujeres", añadió.

Respecto a las causas que provocan esta situación, explicó que "los mecanismos de evaluación no son del todo objetivos", se "desincentiva a las mujeres, que no siempre compiten para los puestos porque piensan que no van a conseguir ese reconocimiento" y se mantiene "la imagen estereotipada del científico como varón".

Ninguna catedrática en más de veinte disciplinas
Para Sánchez, esta carencia genera "un conocimiento sesgado" y "con menor calidad", ya que "mira a la realidad desde un punto de vista particular y no considera a todas las personas de la misma forma". En este sentido, puso como ejemplo que hoy en día, en España, "no hay ninguna mujer catedrática en más de 20 campos de conocimiento", como en el caso de "la Ginecología o la Pediatría".

Con el objetivo de paliar esta situación, explicó Sánchez que la Ley de la Ciencia, que ahora inicia su tramitación parlamentaria, incluye medidas para "aumentar la meritocracia" en el ámbito científico, incorporando "la paridad en los comités de evaluación de personal y en todas las comisiones", considerando "el género como una categoría transversal en la investigación", obligando a realizar "planes de igualdad en los organismos públicos de investigación e introduciendo mecanismos para cegar el género en los currículum durante el procesos de evaluación".

La Ley de la Ciencia, que ahora inicia su tramitación parlamentaria, incluye medidas para "aumentar la meritocracia" en el ámbito científico, incorporando "la paridad en los comités de evaluación de personal y en todas las comisiones."Por otra parte, la presidenta de Igualdad del CSIC sostuvo que, "si durante el periodo 1993-2001 el porcentaje de profesoras de investigación de esta institución científica pasó de un 12 a un 13,6 por ciento, desde 2001 hasta 2010 el dato se eleva hasta un 23,5 por ciento".

Así mismo, criticó que, entre otras razones, este incremento ha sido posible "gracias a un aumento de plazas en la investigación entre 2005 y 2008", pero, como "debido a la crisis se han reducido los puestos", "la tasa de éxito de las mujeres también ha bajado". "De cada 10 hombres científicos titulares que se presentan a una candidatura uno consigue la plaza, mientras que se necesitan 14 mujeres candidatas para que una de ellas sea promocionada", concluyó.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ciencia y salud en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

Artículo anteriorApoyo a las mujeres emprendedoras
Artículo siguienteArgentina: Las Leonas, campeonas del mundo