La Fura dels Baus

302

El terror es la respuesta que, en algunos casos, ofrecemos al terror. Esta paradoja es la esencia misma del Boris Godunov de Pushkin: un impostor asalta el poder dispuesto a derrocar a un gobernante corrupto y todos saben que no va a ser mejor que aquel al que pretende suplantar.

La tragedia del Teatro Dubrovka se desarrolló en un teatro, en un teatro tomado, y esta situación era la más terrible de las propuestas escénicas. El público, que acudía a disfrutar de la ficción de un musical (Nord-Ost), acabó inmerso en una obra que no había elegido con un final indeseable. Este Boris Godunov comenzó a tomar forma cuando Àlex Ollé, de La Fura dels Baus, se planteó la posibilidad de proponer a un público una muestra infinitesimal, suavizada por la ficción, de lo que otro público tuvo que experimentar en un teatro de Moscú.

Lugar: Teatro María Guerrero
Fechas: Del 18 de septiembre al 19 de octubre de 2008

Martes a sábados a las 20.30 horas.
Domingos a las 19.30 horas.
*Los martes con sobretítulos en inglés.

Artículo anteriorII Bienal de Arte Contemporáneo
Artículo siguienteQue las mujeres sean noticia