´Quería saber de lo que era capaz´

123

Esta neoyorkina que vive en Madrid, se define como una persona alegre, abierta y fuerte. Dice que se pone retos en todo momento y que le gusta conocer personas y cosas nuevas de todas las áreas sociales y culturales. Llegó a España gracias a una beca académica y se quedó por amor. Hoy dirige Moca Media una empresa que ofrece servicios en internet y producción de vídeo para empresas.

¿Que hacías antes de venir a España?
Tras terminar la universidad, estuve trabajando en la editorial Random House, en Nueva York, en el departamento de ventas internacionales. Antes de montar mi propia empresa, estuve trabajando en el mundo del libro durante 15 años, en marketing y edición. Lo dejé en 2005.

¿Cómo y por qué llegaste hasta aquí?
Me crié veraneando en España, por tanto, ya hablaba el español y conocía algo del país, aunque nunca había vivido una temporada larga aquí. Me apetecía hacerlo y además mejorar mis conocimientos del idioma. La Universidad de Nueva York me concedió una beca académica para estudiar un Master de literatura en su sede en Madrid. Luego, me quedé por amor ya hace 20 años. Afortunadamente, también he podido desarrollar una carrera profesional por lo general satisfactoria.

Cambiar de país no es fácil… ¿Cuál fue el momento más difícil en ese tránsito hasta hoy?

Soy lo que digo que soy y hago lo que digo que voy a hacer. En el ámbito social y laboral español, estos temas se abordan de una manera menos directa, más sutil. Lo más complicado para mi ha sido el choque entre estas diferentes maneras de abordar las cosas.

¿Cuáles crees que son las diferencias culturales más importantes entre Estados Unidos y España?

La diferencia más evidente en el trabajo es la flexibilidad laboral que hay EEUU: la posibilidad de cambiar fácilmente de trabajo, de mejorar tu posición y de avanzar en tus conocimientos. Aquí, todavía muchos se quedan en sus puestos de por vida y existe un temor al cambio y al qué dirán. Las nuevas ideas o formas de trabajar o ser cuesta que encuentren aceptación.

¿Qué echas en falta y qué disfrutas de estar aquí?

Echo mucho de menos mi vida en Nueva York, porque es una ciudad que te da mucha energía, te estimula y te desafía en todo momento. Andas por la calle y ya te despierta la mente y el espíritu. No obstante, reconozco que éste es un buen lugar donde criar a mis hijas, sobre todo de modo que puedan beneficiarse de sus dos idiomas. En EEUU predominaría el inglés, aquí realmente pueden ser bilingües y son ciudadanas más internacionales, pudiendo ser a la vez estadounidenses y europeas.

¿Cuál fue el momento más difícil en el tránsito de montar tu empresa y llegar hasta hoy?
¡¿Es que ha dejado de ser difícil?! Dudo que sea la única en comentar que lo más complicado es la burocracia en la creación de una nueva empresa. Son muchos costes adicionales, muchos impuestos incluso antes de cobrar un duro, y mucho papeleo. Te da la impresión de que el gobierno no quiere que seas emprendedor. Luego, la lucha es diaria de salir y “vender” tu servicio, producto, ilusión.

En épocas como estas hay que…
Inventar, y continuar con más ilusión. Afortunadamente, en mi área de trabajo, que es el mundo de internet, éste es un momento ideal. Las empresas quieren abaratar costes en su publicidad, y no hay lugar ni momento mejor para aprovechar estas nuevas tecnologías y encontrar fórmulas innovadoras de promoción y marketing.

Si pudieras volver el tiempo atrás, ¿qué cosas no repetirías
?
Todo ha sido un proceso de aprendizaje muy valioso. Fue difícil iniciarme como empresaria con dos socios y perderlos por motivos distintos, pero me alegra que en su día haya logrado convencerlos de mi proyecto. Me lancé a ser empresaria para aprender más de la vida y sobre mi misma y de lo que soy capaz. Esta experiencia me ha hecho más fuerte, me ha aportado libertad en muchos sentidos, y a través de mi nuevo trabajo he conocido a otra gente que de otra manera no habría conocido.

Cinco consejos a una extranjera que recién llega a España.

Debes saber en todo momento por qué estás aquí. Aprende bien el idioma. Preséntate con convicción y honestidad y se te abrirán las puertas. No tengas miedo a ser tú misma. Conoce bien la cultura nueva que has adoptado y aprende de ella, sin perder la tuya.

La empresa
Moca Media ofrece servicios de marketing y consultoría para presencia en internet y realiza producción de vídeo para empresas. Moca Media, me da la posibilidad de colaborar con mi hermana, Angela, que es cineasta y vive en Brooklyn, Nueva York. Esta asociación es divertida y útil para las dos, porque nos permite colaborar en proyectos tanto ahí como aquí, y viajar entre ambos países. También hacemos mucho trabajo de manera virtual. Moca Media también gestiona una página web de turismo sobre España: mocaenboca.tv. La información se ofrece en formato de vídeo, sobre cultura, comida, personas y lugares. 

¿Cuál es tu estrategia?
En promoción utilizo distintos formatos: boca a oído, marketing viral por internet, el envío de un boletín semanal a una base de datos creciente, reparto de tarjetas promocionales, networking, llamadas o mailings “en frío” a empresas. De momento, soy sólo yo misma y cuento con un equipo de colaboradores y red de asociados.

¿Quiénes son tus clientes y qué es lo que buscan?
Los clientes son muy diversos, desde profesionales liberales a corporaciones y otras productoras pequeñas. He realizado vídeos para colgar en la red, y para usar en stands feriales. He ayudado en la creación de páginas web y en el desarrollo de campañas de emarketing, además de promover una película documental.

¿Cuál es tu próximo desafío?

Actualmente estoy en conversaciones con posibles socios para otros dos proyectos empresariales, siempre en internet. Uno relacionado con la producción de vídeos y el otro en “white labeling”.

Ping pong

Describe un día de tu vida.
Me levanto a las 6:30, desayuno, llevo a mis hijas al colegio, voy a correr o hago yoga (o las dos cosas), y luego me siento al ordenador. También voy a reuniones o comidas o salgo a hacer un vídeo, según el día. El ordenador y el Blackberry van conmigo en todo momento; son mi despacho andante. Por la tarde-noche, vida familiar, aunque a veces me escondo en mi despacho hasta las tantas. Me acuesto tarde leyendo un libro.

Otras actividades que ocupen tu tiempo.
Alguna comida con una amiga, un club de lectores, la lectura y distintas actividades con mi familia.

Una frase, idea etc. que utilices habitualmente…

No tengo una sola frase hecha. Todos los días me digo cosas distintas. Y animo a mis amigos y mis contactos de distintas maneras.

Admiras en la gente…
La constancia, la fuerza de carácter, la flexibilidad, la sencillez, un espíritu sensible y abierto.

¿Qué cosas te motivan en el trabajo y en la vida?
Me gustan los retos intelectuales y físicos. Siento curiosidad por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías. Pero quizá lo que más me motive son las relaciones sociales, la energía y deseos de emprender nuevos proyectos de otras personas. Me gusta apoyar y motivarles y, cuando puedo, colaborar con ellos.

Un libro…
Vuelvo una y otra vez al libro de Bolaño, 2666, ¡porque no llego a acabarlo! Me distraigo con otros libros, pero mi deseo y empeño es continuar con éste. Quizá para el 2009.

Un perfume…
Allure de Chanel. Trato de variar, porque me gusta conocer nuevos aromas, pero acabo siempre volviendo al mismo, sobre todo para el uso diario.

Un lugar al que volverías…
A Roma con mis hijas. Me encantan las ciudades donde se puede andar y andar, y todo lo que ves es belleza. Es una ciudad con una energía y una luz especiales.

Perfil personal

Naci el 23 de octubre de 1963, casada, dos hijas (una de 13 años y otra de 9). Soy trilingüe en español, francés e inglés. Inicié mis estudios universitarios en la Universidad de Grenoble, en Francia. Licenciada (B.A.) en Vassar College, NY; Master (M.A.), New York University, Doctorado, Literatura Comparada (programa interdepartamental), Universidad Complutense de Madrid. Nacida en la ciudad de Nueva York. Vivo en Madrid desde 198.

Artículo anterior¿Por qué gana Rosa Diez?
Artículo siguienteLos madrileños concilian poco