Hotel & Spa Arzuaga: un paraíso con denominación de origen

413

El paraíso tiene múltiples caras y yo lo encontré en Quintanilla de Onésimo, Valladolid. Una mezcla de jornada campestre con sabor a vendimia, paseo por la finca con ciervos y jabalíes por testigos, degustación  de vinos con cena castellano-leonesa  y el relax total en un spa con fondo verde para perderse.

Por Javier Siedlecki

El exterior de piedra tiene señorío y anuncia, pero no desvela, lo que el interior nos deparará. Cálida madera de olmo, materiales nobles, lujo que se percibe pero no se ostenta. Estas bodegas situadas cerca del río Duero dan la bienvenida al visitante con promesas que no son sólo sus aromáticos vinos.

Fundada a principios de los noventa por la familia Arzuaga-Navarro, Florentino Arzuaga siempre tuvo claro qué clase de vino quería hacer: un tinto con esqueleto pero elegante, rotundo y complejo a la vez.

Estos requisitos los cumplen todos y cada uno de los vinos Arzuaga-Navarro que además, son atrevidos. Entre sus múltiples variedades se incluyen diferentes cosechas de Gran ArzuagaGran Reserva, Amaya, Reserva Especial, vinos de Reserva y de Crianza, La Planta, Fan D’Oro (‘el blanco en tierra de tintos’) o Pago Florentino.

La bodega es pequeña pero igualmente impone,  y es el marco ideal para una degustación dirigida que nos remite a los más antiguos ritos y que se saborea más profundamente cuando el silencio es protagonista. 

Hotel Arzuaga
Junto a las bodegas, se encuentra el Hotel Arzuaga, un gran complejo de cinco estrellas rodeado de una naturaleza que es marco ideal y que sorprende con la variedad de alternativas además de ofrecer lujo y confort en dosis apetecibles y con vistas para soñar.

 

Spa Piscina Hotel & Spa Arzuaga

 

Aquí ya no se trata de elegir entre joven y crianza o entre reserva y gran reserva, puedes elegir una habitación moderna o decantarte por una estilo castellano. Si ya resulta difícil decidirte por una u otra, más te costará optar por ejecutiva, suite, o las opciones ‘Premier Arzuaga’ o ‘Gran Arzuaga’.

Todas tienen la categoría que ofrece la casa y los servicios ad-hoc: cama Queen Size, Wi-Fi gratuito, TV por satélite y como en los buenos hoteles, los detalles de un cuidadísimo servicio y mimo: la cama abierta y un dulce de buenas noches.

Desayunar, comer, beber…
Un magnífico desayuno puede ser el mejor comienzo de un día que amanece y que promete todo lo necesario para olvidar el stress ciudadano. Dentro de las bodegas, el restaurante tiene un estilo rústico pero con detalles de lujo y puede dar cabida a un gran banquete o a la más íntima cena de dos, tanto dentro como en la terraza cubierta con vistas a las viñas para no olvidar la razón de nuestra estancia.

 Florentino Arzuaga siempre tuvo claro qué clase de vino quería hacer: un tinto con esqueleto pero elegante, rotundo y complejo a la vez.
La cocina tiene toques innovadores pero ofrece también los más tradicionales platos de las tierras castellanas: milhojas de bacalao y pimientos, el mejor jamón serrano y la especialidad de la zona, el lechazo, que aquí resulta ser un verdadero manjar. Todo acompañado, como corresponde, con los mejores vinos de Arzuaga.

Vino-Spa Arzuaga
Tras un buen almuerzo y una larga noche de descanso con los sonidos de la naturaleza de fondo,  unas horas de relajación y cuidado del cuerpo en el spa, serán un bálsamo.

Como el vino da para mucho, la nueva generación de Arzuaga capitaneada por Ignacio Arzuaga, ha creado el Vino Spa, que incluye zona de aguas,  saunas, área seca y fitness con múltiples opciones para relajarse y entregarse al placer de un masaje.

Gran Suite Hotel & Spa Arzuaga

Sabía que el vino si es bueno embriaga, pero la terapia con aceite de vino  pone alerta los sentidos. Luego viene el masaje exfoliante con una crema a base de pepitas de uva, una envoltura  a base de miel, vino y aceites esenciales y como los placeres no son eternos, se termina en el baño de vino en el "jacuzzi para dos", por lo cual recomiendo ir en la mejor compañía.

Intensos chorros, camas de agua, baño turco, duchas bitérmicas y jacuzzis -de agua y de viento- son opciones que hay que probar. Pero sobre todo,  la posibilidad de gravitar en una piscina de agua saladísima con música de fondo. O desde las tumbonas de piedra templada,  tomar una infusión mientras perdemos la vista en la naturaleza contenida detrás de un enorme ventanal. A medida que cae la tarde, los viñedos que rodean el spa van realzando sus tonos, transformándose, recordándonos toda la vida que albergan, mientras disfrutamos del enorme relax  que supone olvidarnos del cuerpo y conseguir, por fin y durante un rato, dejar la mente en blanco.
¿No se parece al paraíso?

Pequeño Arzuaga ilustrado
Dejo aquí unos tips a modo de guía de esta recomendable escapada.

Spa
Todos los tratamientos que ofrecen en el spa son naturales y con productos de sus propios viñedos. Entre otros, ofrecen  Exfoliaciones de naranja, azúcar, extracto de uva, al cacao o thalassoterapia; Envolturas para tonificar la piel productos que incluyen la seda, las algas, el oro, las perlas o el café tostado; Face´s Paradise es el kit de tratamientos rejuvenecedores, relajantes y revitalizantes; Terapic ofrece diferentes tipos de masajes con propiedades terapéuticas y desintoxicantes; Circuito Sensaciones es un recorrido hidrotermal diseñado para favorecer la recuperación de las zonas corporales fatigadas y sanear la mente del estress, y Vinoterapia, una amplia gama de tratamientos que tienen como base el vino o alguno de sus componentes, como pepitas de uva o aceite de vino. Placer de dioses.

Además, de lunes a jueves, por cada tratamiento que contrates podrás disfrutar totalmente gratis del Circuito Sensaciones.

Pero hay más…

  • Si te escapas entre septiembre y octubre, tendrás el valor agregado de la vendimia.
  • Si quieres hacerla completa, recorre las fincas da la familia Arzuaga a caballo o en carros históricos.
  • Si estás entre quienes aman la buena gastronomía a la aventura y el deporte, te llevan de pinchos y tapas por los mejores establecimientos de Valladolid.

+ INFO http://www.hotelarzuaga.com

 

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Turismo y buena vida en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

 

 

Artículo anteriorABC? Podemos? // María Luisa Fernanda Rudi: premio Techo de Cristal
Artículo siguienteUn 28% más de mujeres deciden ser madres por su cuenta