Familias tardías: Los hijos no vienen solos

151

Ya sea por una decisión personal o no, en España son cada vez más quienes deciden tener un primer hijo después de los 40. ¿Qué sociedad estamos pariendo? La conciliación necesaria y el rol de las redes sociales.

“En España se retrasa la familia más que en otros países por dos razones principales: por la construcción cultural de qué se necesita para ser padre, y por la falta de recursos económicos para satisfacer esa concepción”, explica Nancy Konvalinka, una de las organizadoras del Seminario Internacional sobre Nuevos Modelos de Familia: Familias Tardías, que la UNED convoca esta semana.

Conciliación, ahora más que nunca
Teniendo en cuenta que la conciliación entre la vida personal y laboral sigue estando en pleno debate, es necesario tener en cuenta la mayor presencia de familias tardías. ¿Por qué? Tener niños pequeños en un momento de la vida donde los abuelos también necesitan cuidados especiales,  genera un aumento de la demanda de ayudas al estado de bienestar, y mayores apoyos para poder ocuparse de todas las personas a su cargo.

Tener niños pequeños en un momento de la vida donde los abuelos también necesitan cuidados especiales,  genera un aumento de la demanda de ayudas al estado de bienestar, y mayores apoyos para poder ocuparse de todas las personas a su cargo.La satisfacción de unos y otros cuidados será un reto a encarar por el Estado en el futuro próximo, en un momento en el que aún el fomento de la conciliación genera grandes dificultades.

Madres solteras en red
Las madres solteras por elección, tal como ha explicado Ana Rivas, profesora de la UNED, son mujeres que llegan a la edad en la que tener que optar definitivamente por la maternidad que desean sin haber encontrado una pareja. La investigadora observóque en este tipo de familias se generan fuertes lazos de comunicación y de cohesión a través de las redes, muchas veces por Internet. Allí encuentran asesoramiento antes de dar el paso, y apoyo una vez que ya han desarrollado su maternidad.

Este es un caso entre tantos de los nuevos modelos que se desarrollan, muy distintos en su funcionamiento que por ejemplo entre aquellas familias que acceden a la maternidad a través de la reproducción asistida, donde después de dar a luz se rompen los lazos con el centro de asistencia.

Nuevas maternidades
La maternidad necesariamente influye sobre la mujer: sobre la propia estratificación social, sobre las políticas públicas… ¿Pero  es opresora o liberadora para las mujeres? La mujer tiende a definirse históricamente como su maternidad, construyendo su vida en torno a este hecho, a su vida privada, a diferencia del hombre, que la construye en torno a la vida pública.

“La maternidad cumple una función social dentro de la construcción histórico-patriarcal”, analiza Stella León, doctoranda de Filosofía en la UNED.  Según ella, la asignatura pendiente del feminismo es avanzar hasta el ejercicio de la maternidad sin renunciar a la vida pública y, al mismo tiempo, separar definitivamente la figura de mujer de la de madre.

Para ello es necesario rechazar el amor maternal como único modelo de amor. “Para el amor no basta con tener un hijo, no viene sólo”, ha señalado la investigadora, haciendo referencia a los nuevos procesos como la adopción o las técnicas de reproducción asistida, donde ya la maternidad deja de ser un acto puro de la naturaleza. La maternidad, como la paternidad, es un proceso de construcción para unas y para otros.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorHistoria de los intelectuales en América Latina
Artículo siguienteEl Otoño en Casa de América es para los niños