¿Existen condiciones favorables para el sexo?

376

La sexualidad de cada cual tiene sus particularidades y variantes. Hay personas que se pueden abstraer por completo de su entorno y tener unas relaciones sexuales óptimas, incluso con alguien desconocido y en un lugar público, por ejemplo. Sin embargo, esto no es lo más habitual y cabe esperar que la inmensa mayoría de personas requieran de un mínimo en las condiciones que favorecen su rendimiento en las relaciones sexuales.

Hay condiciones que tienen que ver con el propio individuo, a las cuales podemos llamar ‘intrínsecas’, y las pertinentes al entorno, que pueden denominarse ‘extrínsecas’.

Las condiciones a las que nos referimos tienen que ver con cómo, cuándo, dónde… realizar las actividades sexuales en general, y en particular. También podemos hablar de condiciones que tienen que ver con el propio individuo, a las cuales podemos llamar ‘intrínsecas’, y las pertinentes al entorno, que pueden denominarse ‘extrínsecas’.

En cuanto a las condiciones referentes a la persona, podemos decir que tanto el estado físico como el psicológico son fundamentales. Aunque bastantes personas jóvenes tienen más resistencia y pueden ser en ese sentido menos vulnerables, a veces la juventud no es ninguna garantía de salud sexual.

Una condición que favorece las relaciones sexuales es contar con suficiente energía. Hay veces que después de una juerga, o tras una ardua jornada en el trabajo, el cuerpo simplemente no lo pone fácil. Quizá es una mejor idea descansar y tener sexo en otro momento.

Asimismo, una persona que está tranquila y relajada suele disfrutar más de las relaciones y de este modo facilita el placer de su pareja. Tener ganas, aunque sea mínimamente, es otra condición a tomar en cuenta. A menudo hemos insistido en la importancia de que sean consensuadas todas las actividades sexuales emprendidas por dos o más personas. Igualmente, alentamos una actitud flexible, dispuesta a experimentar con nuevas posibilidades y con una vida sexual variada.

Una persona que está tranquila y relajada suele disfrutar más de las relaciones y de este modo facilita el placer de su pareja.

Con respecto a la cuestión de dónde es más recomendable tener relaciones sexuales, la respuesta es muy sencilla. Básicamente, para casi toda la gente es esencial contar con un sitio íntimo y privado. Está claro que hay personas con gustos exhibicionistas que dirían lo contrario, pero para la mayoría de personas, la privacidad es un requisito fundamental para ser capaces de relajarse, dejarse llevar, abandonarse.

Quizás en ciertos períodos de la vida, algunas personas sentirán la necesidad de ser más aventurados y busquen lugares menos privados para su actividad sexual. No obstante, en otros períodos precisarán de una gran privacidad para poder mantener relaciones sexuales satisfactorias.

Acerca del tema de cuándo es mejor realizar actividad sexual, la respuesta también es fácil: cuando se tenga suficiente tiempo para ello. A pesar de que un ‘quiqui’ pueda venir como ‘agua de mayo’ en algunos momentos, tampoco se puede edificar demasiado en torno a una cadena de continuos ‘aquí te pillo, aquí te mato’.

Éstos son algunos ejemplos de las condiciones más importantes. Como decíamos al inicio, "la sexualidad de cada cual tiene sus particularidades y variantes". Y es posible que hayamos dejado fuera algunas condiciones que puedan ser fundamentales para ti.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Letras y Libros en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

Artículo anteriorCarlos Andreu y la motivación clave
Artículo siguienteAvances contra el cáncer de mama