Emprendedores conservadores

214

El descenso en el número de empresas de nueva creación no se debe tan sólo al periodo de desaceleración económica que vivimos sino a la nueva tendencia de los emprendedores de comprar empresas ya en funcionamiento.
Crear una empresa en España sigue siendo una misión imposible. Según el último informe del Banco Mundial, nuestro país se sitúa en el puesto 118 – de un análisis de 178 economías- por lo que respecta a la apertura y puesta en marcha de un negocio. Ante este panorama, comprar una empresa en funcionamiento se está convirtiendo es una solución por la que cada vez se decantan más emprendedores.

Atrás queda la idea del emprendedor como aquella persona que montaba un negocio partiendo de cero, para ser emprendedor no hace falta crear una empresa sino que existe la posibilidad de comprar una empresa que ya esté en funcionamiento. Un estudio realizado por la página web Bizalia.com, líder en la compra venta de empresas online en España, entre sus usuarios constata que un 60% de los emprendedores prefieren comprar una empresa que crear una nueva. En los últimos meses se ha detectado un aumento de la petición de compra de empresas en nuestro país del 20%. Para Henk J. Oudeman, consejero delegado de Bizalia en España, el descenso en el número de empresas de nueva creación se debe “no sólo al periodo de desaceleración que vive la economía en estos tiempos que vivimos sino también a este nuevo factor social de comprar empresas ya creadas y en funcionamiento”

Para Oudeman este nuevo comportamiento responde a la dificultad que conlleva sacar un proyecto empresarial adelante partiendo de cero. “Las carencias por parte de la Administración para abrir un negocio, las numerosas visitas a las diferentes ventanillas administrativas y esperar largos plazo de tiempo para que un proyecto vea la luz, más las dificultades que comporta empezar un negocio, están provocando que cada vez más los emprendedores decidan comprar una empresa ya en marcha y no tener que empezar desde la nada”.

En España el proceso de abrir una nueva empresa dura, de media, 47 días y hay que realizar como mínimo 11 gestiones administrativas diferentes, en Australia, país que lidera el ránquing se tardan 2 días y sólo son necesarias 2 gestiones. Países europeos como Bélgica, Dinamarca o Portugal quedan a años luz de nuestro país en cuanto a trámites necesarios para abrir un negocio – en Bélgica se necesitan 4 días y 3 gestiones, en Dinamarca 6 días y 4 gestiones y en Portugal 7 días y 7 gestiones-.

Artículo anteriorLos buscadores en el ring
Artículo siguienteManagement