El año que pulverizó las excusas

245

Por fin va llegando el 2010. El año que nos permitirá cristalizar muchos de nuestros sueños y llevar adelante cientos de proyectos que fueron detenidos abruptamente, cuando allá por Octubre de 2008, las noticias anunciaban a viva voz una nueva crisis mundial y las recomendaciones de las mentes más reconocidas en materia de negocios rezaban: “sentarse sobre la caja, generar liquidez y retener, sólo, a los empleados claves”.

Qué oportunidad fantástica nos trae, entonces, este nuevo año. Y tú ¿Qué piensas hacer en este 2010?

Te invito a que brevemente, reflexionemos juntos. Si la crisis fue una excelente oportunidad para poner a prueba nuestro temple y nuestra creatividad, la post-crisis nos demostrará de manera contundente quién sigue anclado en el pasado buscando excusas para no accionar y quién aprovechará esta nueva etapa para generar ventajas diferenciales que lo posicionen estratégicamente en un mercado, cada vez más desafiante y apto sólo para quienes tomen rápidamente decisiones claves en contexto de pocas certezas.

La post-crisis nos demostrará de manera contundente quién sigue anclado en el pasado buscando excusas para no accionar. ¡Qué año fascinante será el 2010! Será momento, de volver a implementar esa estrategia de inversión que estuvo bien guardada en el último de los cajones, de retomar los planes de Capacitación que quedaron congelados, de volver a arriesgarse en un proceso de expansión y, definitivamente, de volver a mover la poderosa maquinaria de innovación que estaba en su organización latente y perezosa a la espera de una época como ésta.

Bien dicen por ahí que “lo que no nos mata, más fuertes nos hace”, ahora bien, si tú y tu organización no yacen muertos y están aquí leyendo estas simples palabras, pues ha llegado la hora de demostrarse qué tan fuerte te ha hecho esta crisis, secarse las lágrimas, curarse alguna vieja herida y levantar tu copa agradeciendo a este año 2010 que llegó para ser recordado como ¡El año que pulverizó las excusas!

¡Exitos!

*Eduardo Osz es Instructor de Capacitación.

Más información…

Otros artículos de este autor…

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

Artículo anteriorChile: Ellas lo lograron
Artículo siguienteEl regreso de Aminatou Haidar