Después del escándalo, Berlusconi se queda solo

240

El escándalo que comenzó teñido por fiestas misóginas, finalmente se plasmó en la política nacional. Gianfranco Fini, líder de Futuro y Libertad (Fli) y presidente de la Cámara de Diputados le había pedido a Silvio Berlusconi que renunciara a su cargo de primer ministro. Finalmente sus seguidores Andrea Ronchi, Antonio Buonfiglio, Adolfo Urso y Roberto Menia dejaron sus cargos (un viceministro y tres subsecretarios). Para el PdL, la retirada del Fli del Gobierno es una "traición y una irresponsabilidad política". Para el Fli es "una página que se cierra y otra que se abre". Y los recuerdos de las polémicas fiestas están a flor de piel. 

Antes de que el Fli se pasara a la oposición, el Partido Democrático y la Italia de los Valores habían presentado la moción de censura en la Cámara Baja del Parlamento. Intentando paralizar la ofensiva, el Pueblo de la Libertad (PdL) de Berlusconi presentó a su vez una moción de confianza en el Senado, donde tiene mayoría. Tras reunirse con su último aliado, el líder de la Liga Norte Umberto Bossi, el primer ministro reconoció que convocará elecciones anticipadas si el Parlamento le retira la confianza.

Tras reunirse con su último aliado, el líder de la Liga Norte Umberto Bossi, el primer ministro reconoció que convocará elecciones anticipadas si el Parlamento le retira la confianza. Ante este panorama, el presidente italiano Giorgio Napolitano convocó al presidente del Senado, Renato Schifani, y al del Parlamento, el propio Fini, a una reunión para decidir las fechas que marcarán el futuro de Berlusconi.

Breve mapa político
El gobierno hay está compuesto por el PdL y la Liga Norte. El polo opositor, la coalición de izquierdas está encabezada principalmente por el PD. Un tercer sector que intenta abrirse paso sería la coalición de centro derecha que intenta formar Fini, junto a Unión de Centro (UdC), Alianza por Italia (ApI) y el Movimiento por las Autonomías (MpA).

Recuerdos de la fiesta
Por debajo de la vorágine que se desatada en Italia, se alzó la voz de Nadia Macrì. A la vez, las asociaciones de homosexuales se manifestaban frente a la sede del Gobierno.

La mujer de 27 años aseguró a la fiscalía de Palermo que investiga un caso de tráfico de drogas en las fiestas del partido de Berlusconi, que mantuvo relaciones sexuales con el premier dos veces por la módica cifra de 10.000 euros.

Contó, como si fuera poco, que en esas fiestas era muy frecuente el consumo de cocaína y hachís. En una ocasión, se vio con Berlusconi en la famosa mansión de Villa Certosa, en Cerdeña. La segunda vez fue en Milán. Allí, después de una cena, tuvo relaciones con Il Cavaliere en un jacuzzi.

Las investigaciones de la fiscalía de Palermo han revelado que la droga llegaba directamente desde España a través de varios contactos de la Cosa Nostra.

El organizador de las fiestas
Lele Mora, productor, agente, enamorado confeso de Berlusconi y Mussolini, sería uno de los responsables de haber convertido la televisión italiana en un desfile constante de chicas jóvenes ligeras de ropa.

Mora reclutó a la marroquí Ruby, según su testimonio ante la fiscalía milanesa. Y Mora también contrató a Nadia, según la confesión de la prostituta de lujo. Se lo acusa de proxenetismo.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INTERNACIONAL?

Artículo anteriorMujer y liderazgo: ¿Tenemos poder cuando llegamos al poder?
Artículo siguienteXX Cumbre Iberoamericana: educación para el desarrollo