Demasiados cocineros, Un caso de Nero Wolfe

584

La élite de la gastronomía mundial celebra su reunión quinquenal en el lujoso Balneario Kanawha. El detective Nero Wolfe, refinadísimo gastrónomo, pronunciará la conferencia de clausura. Le acompaña en el viaje su ayudante Archie Goodwin, pero el diáfano panorama se tuerce pronto con el asesinato de uno de los quince maestros. Odiado el muerto por la mayoría, cualquiera podría ser el autor del crimen, pero cuando uno de ellos es acusado injustamente, Wolfe decide intervenir.

Las historias de Nero Wolfe fueron nominadas como Mejor Serie de Misterio del Siglo, en Bouchercon 2000, la mayor convención de libros de misterio del mundo, y Rex Stout fue nominado como Mejor Escritor de Misterio del siglo XX.
Las historias de Nero Wolfe fueron nominadas como Mejor Serie de Misterio del Siglo, en Bouchercon 2000, la mayor convención de libros de misterio del mundo, y Rex Stout fue nominado como Mejor Escritor de Misterio del siglo XX.
“Debo confesar que el gusto por la comida es una de mis principales características y la descripción de los platos preparados por el cocinero de Nero Wolfe me ha procurado un gran placer y el deseo de probar sus sugerencias. Quizá por esta razón, me gustó especialmente Demasiados cocineros.” Agatha Christie

REX STOUT (Noblesville, Indiana, 1886 – Danbury, Connecticut, 1975), ingresó en la Universidad de Kansas, pero abandonó los estudios para enrolarse en la marina durante dos años. En 1934 publicó Fer-de-Lance, su primera novela con el singular personaje de Nero Wolfe y su ayudante Archie Goodwin, que tuvo un éxito inmediato. Fue un hombre de profundas convicciones democráticas, mostrándose un antifascista beligerante al frente del War Writers Board, y posteriormente adoptando una clara postura crítica contra el Comité de Actividades Antiamericanas y el FBI. En 1959 ganó el premio Grand Master de los escritores de novela policiaca de América.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

 

Artículo anteriorMujeres en Alta Dirección: ¡otra vez sopa!
Artículo siguienteMaría das Graças Foster se va sospechada de corrupción