De casanovas y don juanes

100

Ambos son mitos universales pero taaaaaan diferentes… Casanova, personaje real nacido en la lujuriosa Venecia del siglo XVIII, amaba la belleza femenina y se desvivía por hacer disfrutar a las mujeres que caían en sus brazos – en forma de felicidad efímera y pasajera – dejando en ellas una huella imborrable y recuerdos inolvidables. Don Juan, pura ficción literaria, prometía y prometía hasta que la metía y una vez metida olvidaba promesas con absoluto desprecio a los sentimientos ajenos. El primero era italiano, el segundo español…

También profesan veneración hacia las mujeres los actuales presidentes de Italia y España aunque de un modo taaaaaan opuesto… Si me diesen a elegir, tomaría un café con Berlusconi. Destilando humor, abusando de ironía, luciendo escote inteligente y minifalda casi casta, le explicaría que las mujeres de mi generación no necesitamos casarnos con millonarios para alcanzar un estatus social, sillones en consejos de administración, carteras ministeriales, independencia económica o felicidad plena.

Si me diesen a elegir, tomaría un café con Berlusconi. Destilando humor, abusando de ironía, le explicaría que las mujeres de mi generación no necesitamos casarnos con millonarios para alcanzar un estatus social.Lanzando miradas lánguidas entre sorbo y sorbo de café, aclararía que no somos regalos envueltos en papel celofán con gran lazo de seda a desatar por el picha brava de turno. Somos compañeras, aliadas, hijas, amigas, jefas, cómplices, esposas, amantes, madres, confidentes, hermanas, somos iguales a los hombres.

Y cuando el cavaliere estuviese desorientado por ese extraño binomio – bajo su perspectiva troglodita – de tía apetecible con criterio, tras susurrar su nombre al oído de manera sensual, le diría que se hiciese mirar lo de que él nunca paga. Silvio, que decenas de estupendas señoritas – casualmente siempre modelos, azafatas o “aspirantes a” – estén encantadas de participar en juegos picarones – incluidos los compartidos, todas a uno como los mosqueteros – con un bajito regordete que podía ser su abuelo, si no es por pasta, será por interés o futurible petición de favores, pero vamos, por tu irresistible atractivo de latin lover no es, campeón. Tras dar las gracias cortésmente por la invitación, me dirigiría hasta la puerta con un acompasado movimiento de caderas, para despedirme guiñando un ojo bajo su umbral. Algunos me calificarán de machaca egos, pero sólo pongo en práctica una infalible técnica shakesperiana extraída de “La fierecilla domada”: Nada mejor que dar a probar de su propia medicina a quienes van pasaditos de rosca…

Nuestro feminista Zapatero afirma que el jueves toleró por cortesía los comentarios de Berlusconi hacia las mujeres. Nada que objetar excepto falta de coherencia. Si aplicamos el respeto que merece la figura presidencial italiana elegida por los ciudadanos de este país, respetemos las barras y estrellas desfilando por nuestras calles, ya que representan al pueblo americano en su totalidad que también elige libremente a sus representantes – impresentables o no – Y si dedicamos taaaaaan buenas maneras a los de fuera, hagamos de la cortesía parlamentaria y el respeto a los adversarios políticos una máxima de obligado cumplimiento en la democracia española desde hoy mismo.

Menos mal que frente a los imitadores de Casanova existen hombres que nos admiran, respetan, cuidan, idolatran y hasta osan seducirnos con ingenio – riéndose de mitos viriles, de dimes y diretes y hasta de sí mismos – bajo los acordes de otro Don Juan, el de Mozart, Don Giovanni.

Otros artículos de esta columnista…
*¿Se ha convertido una opción sexual en grupo de presión?

*¿Legalizamos la prostitución?

*Millenium: mujeres, abuso de poder y libertad de prensa
*Lo que no mata fortalece

¿Ya has visitado Masculinidad/Tendencias en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorEl desafío de Dircom es innovar e interactuar
Artículo siguienteMujeres que dinamizan la economía