Cumbre Global 2009: Lo que logran las mujeres

129

Después de dos semanas en Argentina, llegué con algo de escepticismo a participar -como columnista de Economía de Mujeres&Cía– a la Cumbre Global de las Mujeres 2009, un encuentro de mujeres de negocios, emprendedoras y políticas…en resumen: mujeres exitosas.

Por nuestra condición de mujeres tendríamos alguna cualificación diferente y especial para preocuparnos por los temas sociales.  Por alguna razón,  me gustaría la posibilidad de hacer las cosas tan mal como los varones.

Una de las primeras impresiones de la apertura es que hay mujeres de todos los colores y los tamaños, en este foro cuyo lema es Proponiendo nuevos paradigmas de liderazgo político y empresarial.  Siempre me ha molestado esa necesidad que tenemos las mujeres -tal vez sea sólo yo pero el plural tranquiliza- de justificar nuestra participación con la posibilidad de romper con las reglas de los hombres y hacer las cosas mejor. Por nuestra condición de mujeres tendríamos alguna cualificación diferente y especial para preocuparnos por los temas sociales.  Y por alguna razón,  me gustaría la posibilidad de hacer las cosas tan mal como los varones ¡Tal vez por eso la presidenta de Argentina Cristina Kirchner -mujer en el poder con un estilo arrogante y poco conciliador- levante unas pasiones más bien violentas.

Del otro lado del espectro, con sobriedad y aplomo se encuentra Michelle Bachelet, presidenta de Chile, último discurso de apertura de la Cumbre. A pesar de mi reivindicación del derecho a la maldad y al fracaso femenino, reconozco que en los tiempos que corren existe la necesidad de replantearse el paradigma dominante de cómo hacer negocios. Y las mujeres tenemos mucho que decir, cuestionar y proponer.

Laura Albornoz: las mujeres como motor del desarrollo

Con estas expectativas -sentada en la tercera fila al lado de una representante de los derechos de las mujeres nigerianas y frente a dos mujeres japonesas ejecutivas (con kimono)- me dispuse a escuchar a las ponentes. La bienvenida la dio Laura Albornoz, Ministra del SERNAM (Servicio Nacional de la Mujer) que dejó en claro que en varios estudios se demuestra que cuando las mujeres participan, los resultados son positivos. Los países desarrollados han crecido en la última década prácticamente gracias a la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, las empresas del SP 500 con mayor representación de mujeres en cargos gerenciales, han caído menos en la bolsa y reportan beneficios más altos. Gracias a políticas pro-activas, en países en desarrollo que han creado oportunidades de empleo para mujeres, los indicadores de pobreza extrema se han reducido. 

La contracara de todos estos hechos es que las crisis del pasado han pegado desigualmente y con mayor virulencia a las mujeres: el 70% de los pobres del mundo siguen siendo mujeres. Por eso Albornoz reclamó la necesidad de políticas públicas y especialmente laborales específicas que puedan garantizar las mismas condiciones para todos y todas los trabajadores y trabajadoras.  Y pidió que el concepto de responsabilidad social empresaria no se quede en acciones de beneficencia sino que incluya las operaciones y cadena de valor donde las mujeres encuentran las mayores dificultades para conciliar la vida familiar y laboral.

La siguiente en hablar fue la Vice Presidenta de la Cámara de Comercio de Vietnam Tran Thi Tuy, y luego la Presidenta de la Cumbre Irene Natividad, una excelente "public speaker" con el humor y el histrionismo característico de los que vienen de EEUU y saben captar a las audiencias. Empezó su discurso comparando la capacidad de contagio global de la gripe porcina y la crisis actual con el carácter global de este encuentro y la transferencia de ideas, buenas prácticas y negocios que se harán en esta Cumbre. "La palabra global no es una mala palabra– dijo- "claramente vivimos en un mundo interconectado y la posibilidad de formar redes  es un activo no algo negativo".  Comentó que los contingentes más grandes -fuera del país organizador- son China, Vietnam, EEUU y España.  Treinta mujeres españolas participan de esta Cumbre y sorprendentemente -seguiré buscando- no he visto aún presencia institucional de ninguna de las principales que empresas que operan en Chile y Latam como Telefónica, Santander, BBVA…  

Si hay una mujer que brilla con luz propia, sin pretensiones, sin golpes de efecto y con el contenido de sus acciones es Michelle Bachelet.

Natividad recalcó la importancia de que las mujeres nos percibamos como agentes del cambio. "Debemos motivar un cambio en la percepción de la mujer como económicamente vulnerable a económicamente valiosa" (en inglés el juego de palabras suena mejor, "vulnerable vs. Valuable").

Citó también una serie de estudios que avalan el valor económico del trabajo femenino y concluyó diciendo que las mujeres no estamos todavía donde queremos ni donde debemos estar por lo cual es necesario cogerlo -por la fuerza- y no esperar que nadie nos los sirva en bandeja. Y yo agrego que lo bueno es que hay grandes progresos que reconocer y que  esta reunión muestra que afortunadamente, ya no estamos donde estábamos.  

Bachelet enamora

La última en hablar fue Michelle Bachelet. Pensé que sería difícil hacerlo después de Irene Natividad… ¡Qué ignorancia la mía! Si hay una mujer que brilla con luz propia, sin pretensiones, sin golpes de efecto y con el contenido de sus acciones es Michelle Bachelet.  Empezó hablándonos como "queridas amigas" y dijo que todas estábamos aquí, y en los lugares que ocupamos en nuestros respectivos trabajos "a pesar de ser mujeres".

De mi cinismo inicial, en hora y media que es lo que duró la apertura, pasé a un renovado feminismo y a una reconfortante inspiración.

Siguió con los proyectos que tiene como Presidenta de Chile h
aciendo hincapié no en lo que falta, sino en lo que se puede y se debe hacer. Habló de las particularidades de las mujeres en el mercado laboral,  de los problemas específicos de las mujeres desempleadas y de las discriminaciones sufridas por género, incluso en temas de jubilaciones. Agregó propuestas, leyes que ha presentado, que intenta pasar y que están en camino. Con toques de humor reclamó a senadores y diputados la necesidad de avanzar en el marco jurídico para acompañar la lucha de muchas mujeres. "Somos tenaces y somos insistentes" dijo, ¡Yy le creo!

Bachelet se fue, dando paso a la presentación de unas adolescentes de instituto provenientes de Sudáfrica que presentaron los proyectos emprendedores trabajados en clase. Un golpe de efecto que en algunos casos me emocionó. También se presentaron las mujeres de todo el mundo que en sus distintos lugares y posiciones "han llegado a pesar de ser mujeres".  Eran muchas.

De mi cinismo inicial, en hora y media, que es lo que duró la apertura, pasé a un renovado feminismo y a una reconfortante inspiración.  Ahora viene lo importante: las mesas de discusión, los encuentros, las redes, las propuestas, los negocios… Os mantendré al tanto.

También te pueden interesar…