Cultura del presentismo: ¿Optimizamos el tiempo?

188

¿Por qué España tiene horarios laborales tan largos en relación al resto de Europa? ¿Por qué España tiene el ratio más bajo de productividad por empleado? ¿Qué falla? ¿Qué hacemos mal?

Yo diría que los españoles no damos valor al tiempo y por lo tanto no lo gestionamos adecuadamente. Nos organizamos mal y lo perdemos en nuestro lugar de trabajo. Comemos en dos horas, tomamos café durante 20 minutos, hacemos reuniones innecesarias discutiendo durante horas y no llegamos a ninguna conclusión. En general, se confunde estar en el lugar de trabajo con trabajar.

Los departamentos de recursos humanos presumen de ser líderes en conciliación entre vida laboral y profesional y en igualdad entre hombres y mujeres, pero no se dan cuenta de que lo primero que hay que racionalizar y flexibilizar es el horario. Buscamos la productividad y la eficacia. Pero ¿Somos productivos y eficaces después de ocho horas de trabajo? ¿Dónde esta el punto de inflexión del rendimiento? ¿Cuándo la productividad y el número de horas trabajadas pasan de ser directamente proporcionales a inversamente proporcionales?

¿Cuándo la productividad y el número de horas trabajadas pasan de ser directamente proporcionales a inversamente proporcionales?A mí personalmente, me gustaría que ante una operación quirúrgica el cirujano me operara por la mañana temprano; ante un juicio que el abogado defendiera mi caso entre los primeros; y ante un viaje, que el piloto me llevara a mi destino en sus primeras horas de vuelo. Incluso cuando voy a un restaurante prefiero ir en el primer turno porque noto que la comida está más sabrosa.

Si realmente queremos ser competitivos en un mundo cada vez más complejo, con una economía que se deteriora y en medio de una crisis que afecta a todos los ámbitos de la sociedad, debemos aprender a optimizar el tiempo. Existen los modelos matemáticos más avanzados, hemos creado optimizadores de producción, optimizadores de inversión y optimizadores de telemetría y de aviónica. ¿Pero dónde están los optimizadores del tiempo?

La solución para ser productivos no consiste en estar en la oficina un número ilimitado de horas, sino en trabajar con objetivos, en organizar el tiempo y establecer prioridades, en trabajar con los medios tecnológicos adecuados, y, fundamentalmente en trabajar con el convencimiento y la ilusión de cumplir esos objetivos.

Dicen que la mujer del César no sólo tiene que ser buena sino también parecerlo. Yo no estoy de acuerdo, creo que la mujer del César tiene que ser buena, solvente y eficiente… aunque no lo parezca. No se trata de aparentar, se trata de ser eficaz.

La solución para ser productivos no consiste en estar en la oficina un número ilimitado de horas, sino en trabajar con objetivos…Debemos acabar con la cultura del presentismo en la oficina porque esa cultura nos lleva a la cultura del deleguismo educativo en la familia y al final siempre son los mismos los grandes perjudicados: los niños -nuestros hijos- y también nosotras, las mujeres.

¿Qué mujer no ha sudado tinta porque se le ha puesto malo un niño y tenía que hacer malabarismos para cumplir su horario y llevarlo al pediatra?…. ¿Qué mujer no ha tenido que hacer encaje de bolillos porque le ha fallado la chica y tenía que recolocar a los niños para cumplir a rajatabla un horario? y ¿Qué mujer no ha tenido remordimientos alguna vez por tener la sensación de no cumplir adecuadamente ni con su horario laboral ni con sus responsabilidades como madre?

Es el momento de cambiar, de eliminar esos remordimientos, de ser operativos y de optimizar el potencial y el tiempo de un trabajador. Es el momento de usar el sentido común, de pensar en el futuro, el de la empresa y el de la familia.

Optimicemos el tiempo, el tiempo de estar en la oficina, el tiempo de estar con nuestros hijos, incluso el tiempo de ver la televisión o el tiempo de compartir con amigos.

Aprovechemos la crisis, para abrir la mente y variar el rumbo, para que los horarios en España no sean anacrónicos a los del resto de Europa, para acabar con horarios machistas, para que sean más flexibles.

Consigamos que España tenga el ratio de productividad por empleado más alto de Europa, la estructura familiar más fuerte y el menor fracaso escolar, porque al final una cosa lleva a la otra.

Hoy leía en un periódico que este era el año del CON-SU-MISMO: Con su mismo coche, con su misma casa, con su mismo empleo (si tienes suerte)… Espero que la crisis, el paro y el miedo al que dirán, no nos obligue a añadir: con su mismo horario.

Otros artículos de la autora…

Artículo anteriorDe `demanda latente´a `ventas efectivas´
Artículo siguienteEl encuentro de Descartes con Pascal joven