A largo plazo, todos estaremos muertos

128

Hoy, por el efecto globalización, todos estamos padeciendo la famosa crisis. Unos países más que otros y, en Europa, España es de los menos aventajados.

Concretamente el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su último informe sobre la economía mundial, nos deja claro que la recesión que estamos padeciendo es la más grave desde la Segunda Guerra Mundial y advierte que la recuperación será lenta.

Llevamos más de un año recibiendo diariamente información de lo mal que está la economía tanto pública como privada. La información suele ser bastante negativa y ello en nada beneficia las posibles reacciones de la gente. Hemos pasado más 10 años pensando que vivíamos una época de “vacas gordas” y la gente ha estado viviendo por encima de sus posibilidades, gastándose lo que no poseía.

Personalmente veo el futuro muy poco claro. Y las recesiones funcionan por ciclos al igual que las épocas de expansión.A mediados del 2008 el Gobierno todavía no se había enterado, ni tuvo claro qué instrumentos debía utilizar cuando detectó el problema. Ahora estamos en época de “vacas flacas” y nuestros políticos siguen sin saber cómo podemos salir de la crisis, cuándo vamos a tocar fondo y quién acabará pagando la tremenda factura económico-social que nos espera.

Personalmente veo el futuro muy poco claro. Y las recesiones funcionan por ciclos al igual que las épocas de expansión. No quiero ser pesimista pero creo que hasta el 2012 no saldremos del atasco. Nos queda por ver todavía el cierre de muchas empresas, un volumen importante de concursos de acreedores y, por supuesto, un incremento de paro que pronto rebasará el 20% de la población activa.

Todo esto repercutirá en las familias y descenderán las compras en la mayoría de los sectores. Los ricos seguirán siendo ricos y los pobres serán más pobres y aumentarán en número. Tendremos una curva de Lorenz más abombada y la política de rebaja de precios que estamos viviendo no sólo no arreglará el problema sino que, a medio plazo, lo intensificará pues los márgenes empresariales disminuirán y vendrán nuevas EREs.

No soy partidario de Murphy pero tengo la seguridad de que con actuaciones sólo económicas nos va a costar mucho llegar al final del túnel. Necesitamos cambios de conducta sociales. Necesitamos una reforma del capitalismo; más abierto, más progresista y redistributivo. Necesitamos inculcar una nueva filosofía a la generación venidera. Todo lo demás, son parches.

*Fernando Martorell es Licenciado en Ciencias Económicas, Técnico Publicitario, Fundador del Collegi de Publicitaris i RRPP, Expresidente del RCD Espanyol, Presidente de Slogan Group.

También te pueden interesar…

Artículo anteriorDe `demanda latente´a `ventas efectivas´
Artículo siguienteEl encuentro de Descartes con Pascal joven