Crisis y especulación: ¿Por qué siempre son los mismos?

112

Con los dirigentes y gobernantes más influyentes y mejor preparados no pudieron detener la especulación; con todo el poder en sus manos no han sido capaces de evitar la burbuja inmobiliaria; con los mejores equipos de estudios económicos ni de lejos adivinaron la crisis que se nos venía encima…pero los Bancos Centrales sí intervinieron de forma masiva para echar una mano a los que en parte, han desatado la crisis.

¿Por qué se ponen a disposición de algunos bancos recursos millonarios que en general se han negado a empresas pequeñas, autónomos, y proyectos sociales, de innovación o tecnología? Ahora, los mismos que han sido rescatados, se indignan porque Barack Obama trata de limitar el tamaño de las entidades financieras y su capacidad de especulación en los mercados financieros; los mismos que han sido apoyados se indignan porque sus acciones se desinflan en bolsa por una regulación que ejerce mayor control y trata de limitar el riesgo sistémico que dichas entidades puedan ocasionar…

Ahora, los mismos que han sido rescatados, se indignan porque Barack Obama trata de limitar el tamaño de las entidades financieras y su capacidad de especulación en los mercados financieros.

El patrimonio de la indignación
No son los bancos sino los ciudadanos los que deberían indignarse porque pagan sus impuestos, no especulan con activos inmobiliarios ni financieros y sin embargo pierden su trabajo como consecuencia de la crisis. Mientras, los bancos que expandieron el crédito con dinero barato, lo cortan de repente y se quedan con los bienes inmuebles de los ciudadanos “morosos”. Y curiosamente, los gobiernos ayudan a algunos de esos bancos con el dinero de los contribuyentes que no llegan a fin de mes, que ya no tienen trabajo y que han perdido sus propiedades. ¿Y cuál es el resultado? Beneficios record para estos bancos mientras los ciudadanos se ahogan.

A mí me parecen muy acertadas las medidas de Obama pues ahora los ciudadanos son accionistas de esos bancos intervenidos a través de sus gobiernos, y tienen algo que decir. ¡Ya está bien de socializar las pérdidas y privatizar las ganancias!

No son los ciudadanos a los que deberían penalizar -aunque también tengan parte de culpa por endeudarse por encima de sus posibilidades- porque no pueden exigirles que tengan la capacidad y preparación financiera que tienen los bancos. Sin embargo, sí deberían exigírselo, a los bancos y a sus asesores. Deberían penalizar también a los Bancos Centrales por no haber sido capaces de detener la burbuja inmobiliaria cuando estaban a tiempo. Deberían penalizar a los políticos que se han forrado recapitalizando terrenos.

Deberían penalizar también a los Bancos Centrales por no haber sido capaces de detener la burbuja inmobiliaria cuando estaban a tiempo. Deberían penalizar a los políticos que se han forrado recapitalizando terrenos.Y deberían penalizar también a constructoras e inmobiliarias por especular con sus activos para luego dedicarse a otros negocios. ¡¡¡Pero sólo se penaliza al ciudadano!!!

¿Y qué hay de las empresas?
Las empresas de este país han sufrido la crisis, han visto amenazadas sus cuentas de resultados y han reaccionado de la forma más rápida y más fácil: ahorros de costes, reducción de personal. ¿Por qué lo han hecho así? Porque han priorizado cumplir con el accionista antes que con el trabajador. Han priorizado la estrategia a corto plazo a la estrategia a largo plazo.

Si una empresa ajusta su plantilla no pasa nada, pero si lo hace la mayoría de las empresas de un país, se genera tal nivel de paro que se cargan al consumidor, se cargan la demanda, se cargan la capacidad de compra de los trabajadores…. Y eso es lo que está pasando: las empresas tienen estructuras más livianas, más eficientes, tienen un fuerte apalancamiento operativo, pero se lamentan porque no mejoran sus ventas… ¿Pero qué esperaban? ¡¡¡Si entre todos se han cargado la demanda!!!

Si no mejoran sus ventas, no tienen más capacidad de ahorrar costes y además los gobiernos ya no pueden ayudar…no habrá servido para nada la reducción de personal…

Han priorizado cumplir con el accionista antes que con el trabajador. Han priorizado la estrategia a corto plazo a la estrategia a largo plazo.Recordando a Henry Ford
Muchas empresas con recursos deberían seguir el ejemplo con el que Henry Ford asombró al mundo en 1914: ofreció un salario a sus trabajadores de U$S 5 al día, lo que en esa época era más del doble de lo que cobraba la media de estos empleados. Esta táctica le resultó extremadamente rentable cuando la mayoría de los mecánicos de Detroit comenzó a cambiarse a la empresa Ford, llevando con ellos su capital humano, talento y experiencia, e incrementando la productividad, aumentando las ventas y reduciendo gastos de formación. Ford lo denominó “motivación salarial”, yo lo denominaría gestión del talento.

Robert Solow, Premio Nobel de Economía en 1987, dijo que España necesitaba tecnología y no flexibilidad laboral. Dijo que es precisamente la inversión en capital humano lo que incrementa la productividad. Sin embargo, si hiciéramos una encuesta entre los Directores Financieros de nuestro país ¿Cuántos tendrían congelados los presupuestos en I+D y Personal de sus empresas para este año?

España tiene tecnología y tiene talento, pero necesita una buena gestión de ese talento. No lo dejemos escapar, cambiemos el sistema de incentivos, miremos más el largo plazo y menos la inmediatez del día a día… No dejemos que sean siempre los mismos.

Otros artículos de esta columnista…

*¿Y tu qué eliges?¿Ordenador o Televisión?
*La chica de la limpieza
*La esencia de las personas
*El precio de ser rico

*¿Seducción, persuasión o manipulación?
*Cultura del presentismo: ¿Optimizamos el tiempo?

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

Artículo anteriorForo Europeo de Mujeres Beijing+15
Artículo siguienteHoteis Real: San Valentín de lujo