Competitividad: ¡abandona lo que no funciona!

86

Llegó la hora de sacarle al jugo a las cosas o dicho de otra manera, ¨exprimir recursos¨. Realizado sobre unas 200 empresas, un estudio concluye que el 90% de los directivos y las directivas necesita revisar sus actitudes y que tan sólo el 9% cuenta con al menos, 7 de las actitudes correctas para superar la crisis. Y recomienda reemplazar el concepto de “inversión” por el de “exprimir los recursos”: lo que no genere resultados en seis meses, debe abandonarse.

Para el equipo que ha dirigido el trabajo de campo, este es el decálogo de las actitudes a desarrollar:

1. Analizar la situación fríamente y aceptar la nueva realidad
2. Tomar grandes decisiones con firmeza
3. Focalizar el tiempo y esfuerzo en los temas clave
4. Transmitir sensación de urgencia: velocidad incluso por encima de la precisión
5. Buscar resultados a corto plazo, planificarlos y hacer su seguimiento
6. Transmitir “realismo positivo” al equipo
7. Comprometer al equipo
8. Volver a la austeridad y al esfuerzo
9. Sinceridad ante todo: decir siempre la verdad aunque resulte dura
10. No olvidar nunca la responsabilidad social corporativa

Análisis, planificación y acción
De este decálogo se desprende, entre otras conclusiones, que el análisis es el mayor aliado para una correcta toma de decisiones. Y si ésta se hace con firmeza, será determinante para superar la crisis y conseguir avanzar con solidez hacia el futuro. Abandonar una línea de negocio o eliminar un producto tradicional son algunas de las decisiones que pondrán a prueba a directivas y directivos para salvar su negocio.

El estudio recomienda reemplazar el concepto de “inversión” por el de “exprimir los recursos”, hasta el punto de que, todo aquello que no genere resultados en un plazo máximo de seis meses, debe abandonarse.Focalizar el tiempo y el esfuerzo en los temas clave es otra actitud determinante. El estudio asegura que un 20% de las líneas de acción es capaz de resolver el 80% de los problemas, por lo que es necesario analizar con rigor cuáles son prioritarias sobre las demás.

También es importante tener en cuenta otro concepto clave: la velocidad en la toma de decisiones. Un estudio anterior de la consultora demostraba que las empresas tardan hasta 24 meses en tomar decisiones contundentes para responder a la crisis. En un momento como el actual, el tiempo juega en nuestra contra y los resultados a corto plazo se convierten en fundamentales para aquellas empresas con escasez de liquidez. El estudio recomienda reemplazar el concepto de “inversión” por el de “exprimir los recursos”, hasta el punto de que, todo aquello que no genere resultados en un plazo máximo de seis meses, debe abandonarse.

Evitar la rumorología
Tener una actitud asertiva y positiva es, ahora más que nunca, clave en la gestión de situaciones complicadas. Está demostrado el efecto sobre la plantilla de la rumorología, de la mala gestión de la crisis y de la extrema facilidad con la que algunos directivos y directivas hacen permeables sus dudas, pesimismo y, en general, un estado de ánimo que poco tiene que ver con la actitud proactiva y positiva que se requiere para afrontar una crisis.

El compromiso del equipo, la austeridad y el esfuerzo son otros de los valores que las y los líderes deben asumir como propios y ser capaces de transmitir. Por último, es necesario actuar con responsabilidad, pensando en las personas. El estudio concluye que, si bien en la práctica es habitual encontrar a directivos y directivas con algunas de estas actitudes, es más difícil encontrar a quienes encarnen la mayoría de ellas.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ecología y medio ambiente en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?