Carmen Peire y sus historias marcadas por el caos del universo

234

Carmen Peire es una mujer pionera y no se arrepiente de nada de lo que ha hecho en la vida. Según ella misma, ha estado a caballo entre la dictadura y el actual estado del bienestar, que ha contribuido a crear, pero no le tocaron las grandes ventajas que hay ahora. Licenciada en historia, siente una pasión por la escritura que plasma en cada uno de sus cuentos. Su nuevo libro “Horizonte de sucesos” abre posibilidades insólitas al viejo oficio de la narración.

¿Cuándo supiste que serías escritora?

He escrito toda mi vida.

¿Cómo y porqué razones surgió la necesidad de hacerlo?
Creo que para no tener que ir al psiquiatra.

Hay literatura hecha por mujeres. Aunque no estén tan consideradas por la crítica oficial, acaso por los temas que abordan, acaso por la mirada que aportan, acaso por discriminación, acaso…  ¿Cómo llegas al cuento?
A través del taller de Clara Obligado. Y porque, trabajando, me resultaba más fácil que la novela.

¿Cuál fue el tránsito de escribir a publicar?
Un desprendimiento de retina (rutina). Creo que fue por azar, con un empujoncito de mi profesora.

¿Cómo y cuándo escribes?
Escribo compulsivamente. Cuando tengo tiempo, en vacaciones, a todas horas. Si no, procuro sacar dos ó tres horas diarias (por la noche, al mediodía, me da igual). Cuando voy en el metro apunto en una libreta, si voy por la calle y se me ocurre algo también. Si no, en una servilleta o memorizo.

¿Tienes temas recurrentes?
Me resulta difícil decirlo. Mis amigos dicen que sí, la familia, la adolescencia, la ciencia como fuente de inspiración.

¿Cómo definirías Horizonte de sucesos?
Es un espacio frontera entre el universo en expansión y un agujero negro, sólo que lo he trasplantado a la tierra: el universo en expansión: primer mundo y estado del bienestar. Agujero negro: todo lo que no participa de ello. Horizonte de sucesos: historias al límite que no ocurren ni en un sitio ni en otro, marcadas por el caos del universo.

¿A la hora de escribir quiénes son tus referentes?
De los clásicos: Chéjov, Kafka y Poe, sobre todo los dos primeros. De España me gustan mucho Max Aub e Hipólito G. Navarro. Una escritora actual: Alice Munro.

¿Hay una literatura de mujeres?
Hay buena o mala literatura. Y hay literatura hecha por mujeres. Aunque no estén tan consideradas por la crítica oficial, acaso por los temas que abordan, acaso por la mirada que aportan, acaso por discriminación, acaso…

¿Algo que quieras decir?
Romper cadenas y atreverse, romper el miedo. El miedo atenaza hasta la muerte. Si fuéramos capaces de hacerlo…

Ping pong

  • Una frase o idea que utilices habitualmente: La certeza es la fe, la duda, literatura (Max Aub).Vísteme despacio que tengo prisa.
  • Admiras en la gente: La honradez, la consecuencia con sus ideas, la bonhomía, el sentido del humor. He trabajado casi 20 años con Labordeta, un maestro en todo eso.
  • ¿Qué cosas te motivan en el trabajo y en la vida?: En el trabajo me motiva trabajar en lo que me gusta. En la vida, vivirla como me apetece. En el fondo, es lo que siempre he hecho. Sin hacer daño, ¿eh?
  • Un libro: Como ya he hablado de algunos autores, voy a recomendar una novela de Chimamanda Ngozi Adichie, una magnífica escritora nigeriana, mi último descubrimiento: Medio sol amarillo, sobre la lucha de Biafra en los años 60 para independizarse de Nigeria, una guerra civil que segó a miles de personas.
  • Un autor: Últimamente estoy leyendo mucho a Max Aub y Alice Munro. Ninguno de los dos decepciona.
  • Una película: De las últimas que he visto, me viene a la cabeza Pa Negre.
  • Un director: Si es español, Buñuel.
  • Un perfume: Soy alérgica, pero me encantaría dormir desnuda con Chanel nº 5.
  • Una comida: Es difícil escoger, soy comilona por naturaleza: tortilla de patatas, arroz con leche, croquetas hechas por mí, la paella de mi novio…
  • Un lugar al que volverías: A mi lugar de nacimiento, Caracas, lo tengo pendiente.

También te pueden interesar…

 

 

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

 

Artículo anteriorBuenos Aires emprende
Artículo siguienteNada