Brecha digital de género en el sector TIC

Ironhack –escuela líder en formación de expertos en el mundo digital de forma intensiva- ha realizado una radiografía desde diferentes ámbitos sobre la brecha digital de género en el sector TIC.

589
Urge eliminar la brecha digital de género

La brecha digital de género está tomando especial relevancia en el mercado laboral actual donde el ámbito tecnológico está cobrando una importancia cada vez mayor. De hecho, se espera un crecimiento del 51% de empleos del futuro en 2020, lo que supondrá 6,1 millones de oportunidades de trabajo a nivel mundial, según un informe del World Economic Forum.

Aunque términos como tecnología y digitalización se escriben en femenino, son los hombres los que copan el sector. Solo tres de cada 10 puestos de trabajo TIC en Europa están ocupados por mujeres, cifra que se reduce a la mitad en el caso de España (15,6%), según datos del ‘Libro Blanco de las mujeres en el ámbito tecnológico’ de Eurostat.

Solo tres de cada 10 puestos de trabajo TIC en Europa están ocupados por mujeres, cifra que se reduce a la mitad en el caso de España.

Conscientes de este panorama, Ironhack –escuela líder en formación de expertos en el mundo digital de forma intensiva- ha realizado una radiografía desde diferentes ámbitos sobre la brecha digital de género en el sector TIC:

En el ámbito laboral

No solo hay más hombres que mujeres en profesiones del sector TIC, sino que los contratos en estos puestos son diferentes. Así, un 5,5% de las mujeres del sector tienen un empleo a tiempo parcial frente al 3,4% de los hombres, según un estudio publicado en la Revista Española de Investigaciones Sociológicas. Pero lo más llamativo son las razones de esta brecha digital de género, ya que el 33,5% de las mujeres, frente a un 4,5% de los hombres, trabajan así para poder dedicarse al cuidado familiar y del hogar.

Según un informe publicado el clúster ClosinGap, las remuneraciones salariales percibidas por las mujeres españolas son un 21,9% inferiores a las de los hombres, lo que se traduce en una diferencia anual de 5.784 euros. Si observamos en las profesiones científicas y técnicas la diferencia se sitúa en el 31%, una cifra que se traduce en 10.024 euros para ellas, según el estudio ‘The Stage of Wage Inequality in the Workplace’. Además, el 63% de las propuestas de sueldo en este sector son más altas para los hombres que para las mujeres, incluso en la misma empresa, puesto y responsabilidades.

Dos de cada tres empresas de telecomunicaciones de Europa no cuentan con mujeres entre sus directivos. Además, el llamado techo de cristal se refleja en la proporción de mujeres en los consejos de las empresas del IBEX 35, donde la presencia femenina se limita al 26%.

En el ámbito de la formación

Aunque hay referentes femeninos en la tecnología como Radia Perlman, considerada la ‘madre de Internet’, el sociólogo David Chambers realizó un experimento que consistía en pedir a varios niños y niñas que dibujasen cómo imaginaban a un científico. El 70% de las niñas de 6 años dibujaron a una mujer, pero a los 16 años solo lo hacían 1 de cada cuatro niñas.

Dos de cada tres empresas de telecomunicaciones de Europa no cuentan con mujeres entre sus directivos.

El porcentaje de mujeres docentes e investigadoras en la Enseñanza Superior pública española ha oscilado alrededor del 41% en los últimos diez años, según el Ministerio de Educación, mientras que tan solo hay un 22% de mujeres catedráticas en nuestro país.

Los prejuicios de las profesiones predominantemente femeninas o masculinas acaban condicionando la elección. El pasado año, las Universidades Españolas con carreras en STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) contaban solo con un 34% de mujeres en sus clases, según la Comisión Europea.

En el ámbito personal

La maternidad penaliza a las mujeres, mientras que la paternidad favorece el desarrollo laboral de los hombres. En los últimos años, la tasa de empleo para los hombres de entre 25 y 49 años con niños menores de 12 años ha sido de un 88%, mientras que, si hablamos de ellas, el porcentaje se limita al 66,6%, un 72,4% entre las que no son madres, como reflejan los datos del Instituto Nacional de Estadística.

¿En quién sigue recayendo la responsabilidad? En el informe publicado por ClosinGap aseguran que de media ellas dedican 2 horas más que los hombres a las tareas del hogar y 46 minutos extra al cuidado de los hijos, lo que también aumenta la brecha digital.