Ainoa Irurre: “Tenemos que actuar ahora”

Ainoa Irurre es vicepresidenta de Talent Acquisition & Mobility a nivel europeo en Schneider Electric y un referente de diversidad e inclusión a nivel español.

921
Ainoa Irurre, nueva Vicepresidenta de Talent Acquisition de Schneider Electric para Europa

Siempre con una sonrisa, Ainoa Irurre muestra el lado más humano del mundo empresarial. Le apasionan las personas, hablar con ellas y escuchar las impresionantes historias que tienen que contar. Está siempre con la mente abierta, en cualquier momento y lugar, porque nunca sabe dónde ni cuándo puede encontrar el talento.

No queremos ser iguales, somos conscientes de que todos y todas somos diferentes, pero queremos tener igualdad de oportunidades.

Cuéntanos un poco más sobre ti. ¿Cómo es tu día a día?

Actualmente estoy trabajando en Schneider Electric para Europa como vicepresidenta de Talent Acquisition & Mobility, es decir, en la adquisición de talento y la ideación de una propuesta de valor de marca a nivel externo para todo el territorio. Tras toda una vida trabajando a nivel ibérico, es la primera vez que estoy en un entorno europeo y la verdad es que me encanta. Trabajo con un equipo de personas de más de 20 países, me da mucha riqueza y aprendo a diario de mi equipo. Tengo la suerte de seguir trabajando en algo que considero que es súper clave: el talento futuro para las compañías. Necesitamos nuevos perfiles y saber cómo construir nuestra marca externa para que el talento se sienta atraído y quiera trabajar en nuestra empresa es clave. Es un proyecto chulísimo porque trabajo en el corto plazo con la incorporación de talento pero también en el medio-largo plazo para ayudar a construir la empresa que en el futuro queremos ser y nuestra imagen externa.

¿Cómo redijiste la brecha salarial y qué consejo darías al resto de compañías?

Cuando en 2014 estudiamos si teníamos brecha salarial, fue una sorpresa que nos encontrásemos con una diferencia de casi 11 puntos en igual posición entre hombres y mujeres, no nos lo esperábamos en absoluto. Indagando más a fondo, nos dimos cuenta de que era un tema histórico, pero a partir de entonces decidimos poner foco en ello y trabajarlo con los años. Desde 2015 hemos dedicado un presupuesto específico para eliminar este gap salarial y, a día de hoy, consideramos que esta diferencia ya está eliminada. Hemos invertido más de 2 millones de euros a lo largo de estos años hasta llegar hasta donde nos encontramos ahora, estamos muy contentos del resultado.

En Schneider Electric la diversidad y la inclusión forman parte de nuestro ADN, ha sido parte de nuestro pasado histórico y forma parte de nuestro legado futuro.

Como consejo para que otras empresas logren reducir su gap salarial lo principal es animarlas a que hagan también este ejercicio de revisión, porque igual que nosotros en su día también pueden llevarse alguna sorpresa. Es necesario realizar un ejercicio de transparencia total, explicar a todos los colaboradores qué, cómo y por qué se hace esta acción, dedicando un presupuesto específico y con el compromiso de todo el top management de la empresa.

Estamos celebrando el Día de la Mujer. ¿Qué representa para ti esta fecha?

Creo que es la celebración de algo que ocurre todos los días, pero es también un acto conmemorativo para recordar que personas muy comprometidas y muy valientes tomaron decisiones clave hace muchos años que nos han beneficiado a todas. Pero algo que me gustaría destacar sobre este día es que esto no va de unos contra otros, tenemos que incluir a los hombres porque es un cambio cultural lo que necesitamos, un cambio en la sociedad. No queremos ser iguales, somos conscientes de que todos y todas somos diferentes, pero queremos tener igualdad de oportunidades. Es esencial sumar fuerzas de hombres y mujeres, porque solo así conseguiremos la plena igualdad.

¿Qué es para ti la diversidad?

La diversidad por sí misma no es nada, si tienes un equipo diverso pero no inclusivo no es suficiente. Lo que realmente importa es que seamos inclusivos, que cada persona se sienta bien siendo una misma, que se sienta segura. Tenemos que permitir que cada uno traiga a la empresa lo mejor de sí mismo y que se sienta querido, protegido, libre y completamente seguro para opinar y participar siendo quien realmente es. En Schneider Electric la diversidad y la inclusión forman parte de nuestro ADN, ha sido parte de nuestro pasado histórico y forma parte de nuestro legado futuro. Nosotros no contratamos profesionales, contratamos a personas. Y una persona es igual dentro y fuera del entorno laboral, y queremos que así siga siendo.

No podemos permitirnos perder tanto tiempo, tenemos que actuar ahora, y las cuotas nos ayudan a acelerar el cambio.

¿Y qué opinas sobre las cuotas?

Yo no creía en ellas y, de hecho, estaré encantada el día en que dejemos de hablar de las cuotas porque eso significará que ese tema ya está resuelto. Pero creo que a veces es necesario trucar la balanza y no lo digo yo, lo dicen los distintos estudios que indican que necesitamos al menos 100 años para lograr la plena igualdad de forma orgánica. No podemos permitirnos perder tanto tiempo, tenemos que actuar ahora, y las cuotas nos ayudan a acelerar el cambio. Desde que en 2008 las implementamos en Schneider Electric, damos más oportunidades a mujeres que igual sin ellas no se las hubiésemos dado. No se trata de contratar a alguien por ser mujer, se trata de encontrar al mejor talento independientemente del género, pero no podemos renunciar al 50% del talento que hay fuera.

¿Qué características son las más importantes en la búsqueda del mejor talento?

Para mí hay tres partes clave en la contratación del talento. La primera es la parte técnica, que se da por garantizada al buscar perfiles que se adapten a las necesidades en cada caso. La segunda y la más crítica son lo que denominamos “habilidades blandas”: adaptabilidad al cambio, inspiración, ganas de desarrollarse, capacidad de trabajar en entornos colaborativos… No queremos personas estrella, queremos gente que sepa trabajar en equipo, en distintos ecosistemas que están en cambio constante. Por último, es importante que el talento se alinee con la cultura empresarial. En el caso de Schneider Electric buscamos personas diversas e inclusivas que estén en sintonía con nuestros valores.

Siendo el talento una pieza clave para el éxito empresarial, ¿cómo crees que hay que fidelizarlo?

Creo en una cultura empresarial que no es lo que dice, sino lo que hace. Al final, las personas se vinculan con un propósito empresarial por las emociones que sienten al aportar a la empresa y con lo que reciben de la misma. No creo en la palabra “retención” al hablar del talento, prefiero “fidelizar” y apostar porque sean las propias personas quienes escojan estar con nosotros libremente, que se sientan bien al trabajar en la empresa porque aprenden, se desarrollan, crecen… así se forma el vínculo.

  • Un libro: Primavera con una esquina rota, de Mario Benedetti
  • Una película: El club de los poetas muertos
  • Una comida: La gastronomía japonesa
  • Un hobby: El cine, leer y hacer deporte
  • Una app imprescindible: WhatsApp
  • Un/a referente: Mi madre
  • Una aspiración: Ser feliz
Más sobre Ainoa Irurre

Nacida en Pamplona, Ainoa empieza su carrera profesional en Mepamsa. Con 31 años se incorpora a Schneider Electric como responsable de recursos humanos de las dos fábricas que la compañía tiene en el norte de España. En 2009, se traslada a Barcelona y pronto es nombrada Directora de Recursos Humanos de todos los negocios del grupo en el territorio. Después de 5 años en el cargo, en 2015 es nombrada vicepresidenta de recursos humanos para la zona ibérica hasta que a inicios de 2019 ocupa su posición actual.

Ainoa es licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra y ha cursado el máster de Recursos Humanos de ESADE y Executive MBA de ICADE.