Adict@s a la tecnología: ¿eres un@ de ell@s?

127

La tecnología nos acompaña en el día a día, allá donde vayamos. Dependemos del teléfono móvil, el ordenador, tablet, GPS… Necesitamos las redes sociales para nuestra vida personal y también para la profesional! Si no puedes imaginarte un día sin ellos, es hora de pensar: ¿eres adict@ a la tecnología?

Vamos a enumerar algunos puntos que te sacarán de dudas si aún no sabes hasta qué punto es imprescindible la tecnología para ti.

1. ¡Ups! Dejé el teléfono en casa… y tengo que regresar por el.
Estás en camino al trabajo, escuela o una reunión, y te das cuenta que has dejado tu teléfono móvil en casa. ¿Qué haces al respecto? ¿Podrías dejarlo, y revisar tus mensajes más tarde? o necesitas regresar pronto a buscarlo. ¿Qué tal si alguien te envía un correo o un mensaje, o si pierdes una llamada?

Necesitamos interactuar con los demás, ser cuidadosos, disfrutar los momentos especiales, tomar un respiro del mundo virtual y ser participantes activos del mundo real.Si tu respuesta fue la segunda, puede que tengas nomofobia. Si, ¡incluso tiene nombre! se deriva del inglés NO MObile PHOBIA, miedo a estar sin el teléfono móvil. Esta condición puede causar que te sientas ansiosa y desesperada por tener siempre el móvil entre tus manos, hacer que constantemente revises si hay actualizaciones en tus redes sociales, o verificando si llegan mensajes o llamadas, aún cuando no vibra o suena. El sólo saber que lo tienes contigo, te hace sentir bien.

2. Necesito tuitear…¡TODO!
Todos sabemos que las redes sociales pueden ser muy divertidas, y Twitter particularmente puede resultar adictivo. Dicho esto, ¿realmente necesitamos publicar cada cosa que hacemos o pensamos? La respuesta es: NO. Manten un poco de privacidad, y piensa dos veces antes de tuitear algo como: ¡Estoy en el baño! -todos esperamos que te estés bañando, de lo contrario…

Al final, es tu decisión que poner en ese recuadro blanco -respetamos la libertad de expresión. Toma esto como un tip para evitar que tus seguidores, dejen de serlo.

3. ¿A dónde vamos a cenar? ¿Hay Wi-Fi?
Estás planeando salir a comer o cenar con tu familia, amigos, novio o novia. ¿Qué te importa más? ¿ Saber que tipo de comida prefieren o si el restaurante tiene Wi-Fi?  Algunos deseamos que cada restaurant, centro comercial, ciudad, estado, país -y el mundo entero- fuera un hotspot gigante, pero se supone que saldrás a pasar un buen rato con otras personas, por lo que el hecho de estar desconectada no debería preocuparte tanto. Probablemente si no tienes plan de datos, esto  sea frustrante, pero recuerda, estás comiendo y disfrutando. Algunos lugares ni siquiera tienen buena recepción de señal, así que puedes ir tomando las cosas con calma.

4. ¿Vacaciones en el bosque, la selva, la playa? Claro, pero… ¿puedo llevar mi laptop?
Playa: sandalias, traje de baño, gorra… ¿laptop? Espera un momento. En vacaciones deberías estar más preocupada por no llevar bloqueador solar que por tu ordenador, -no es sorpresa que tu familia te diga adicta. Las vacaciones son precisamente para desconectarte del mundo virtual por un momento. Aún si tienes un trabajo importante, cuando estás de vacaciones, tienes tiempo para ti misma y para los tuyos; sabemos que algunas empresas o jefes pueden ser bastante demandantes, aún cuando saben que estarás bronceandote junto a la orilla del mar, si ese es tu caso, trata de conectarte por períodos cortos o para emergencias reales. No te quedes en tu habitación trabajando o en el lobby del hotel durante 8 horas.

5. En la reunión familiar, tu teléfono también es un invitado.
Estás sentada en la mesa para una comida familiar… y también tu teléfono. Cuando estás comiendo, tu móvil suena o vibra, aún peor, no paras de enviar correos, mensajes o jugando algo como Angry Birds o Draw Something. Cada vez que estés a punto de sentarte a la mesa, recuerda dejar tu móvil en tu bolso o apagarlo por un rato; presta atención a las conversaciones e interactúa con los miembros de tu familia y amigos. Parece que cada día estamos perdiendo la habilidad de relacionarnos verbalmente y personalmente. ¿Cuántas veces has enviado un mensaje instántaneo o DM a alguien que está en el mismo espacio que tu -casa, oficina, etc-.?

7. Revisar correos, mandar mensajes, ver vídeo o tuitear… ¿mientras conduces? ¡NUNCA!
Por último, pero no menos importante, el problema de usar el teléfono móvil mientras conduces. Esto es extremadamente peligroso. Nunca trates de revisar tus actualizaciones de Twitter o Facebook, enviar mensajes o incluso cambiar una canción en tu lista de reproducción mientras manejas. Aún si te encuentras en un caótico atasco, tienes que prestar atención a tu alrededor, debes estar al tanto cuando puedas empezar a circular, y estar alerta ante cuando algún otro conductor requiera tu atención -para dar paso, para indicar algo-. Cuando estés al volante, eso es lo único que debe importarte.

Como puedes ver, todas las situaciones antes mencionadas pueden parecer cotidianas y hasta ser minimizadas, pero tenemos que tener siempre presente que necesitamos interactuar con los demás, ser cuidadosos, disfrutar los momentos especiales, tomar un respiro del mundo virtual y ser participantes activos del mundo real. Si un miembro de nuestra familia o algún amigo considera que tenemos una adicción a la tecnología, deberíamos escuchar, prestar atención y hacer algo al respecto.

También te pueden interesar…

 

 ¿Ya has visitado SI-TIC – Vida digital en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?  

 

Artículo anteriorMaltrato a mujeres mayores
Artículo siguientePremiada Ana Reviejo:`Mujeres en Movimiento´