Mujeres en Consejos: Fondos de inversión ¿vigías de la diversidad?

Los fondos inversores obligan a más de 400 empresas a aumentar la diversidad en sus Consejos de Administración

2325
Fondos de inversión Mujeres en Consejos

Desde 2011 a 2015 ha habido más de 200 nombramientos de nuevos consejeros obligados por los fondos de inversión que no estaban de acuerdo con el desempeño de los miembros de los consejos de administración de esas empresas.

Fondos como Ides Capital,  Elliott, Jana Partners, Templeton, Greenlight Capital, TCI, Amalgamated Bank of NY’s Long View, Arjuna Capital, Trillium AM, Pax World Management, vienen haciendo uso de los derechos de voto que les otorga la importante participación accionarial que les otorga su fuerte inversión en las empresas, para obligar a cambios significativos en el gobierno corporativo mejorándolo en sus prácticas, procedimientos, retribuciones de la alta dirección, y también en diversidad.

Empresas como Sketchers, Goldman Sachs, Citigroup, Bank of America, JPMorgan Chase, Apple, Intel, Visa Inc., Jones Lang Lasalle, Travelers así como varias otras tecnológicas, financieras, y recientemente también las compañías de capitalización media y baja, están viendo cómo los inversores institucionales ejercitan sus derechos al modo de los denominados “activistas” en defensa de los intereses de las empresas en las que invierten y de todos los accionistas.

Efectivamente, sus presiones están justificadas –y así lo manifiestan expresamente-, no sólo por una cuestión de principios sino por el interés en que las empresas obtengan mejores resultados y estos no pueden provenir más que de una adecuada información del mercado en su totalidad –de ahí la necesidad de diversidad en sus consejos-, de un gobierno corporativo firme –y también aquí las recomendaciones van en la línea de la diversidad para evitar el pensamiento grupal o único-, de una retribución adecuada pero no excesiva o con incentivos conflictivos con la independencia que se exige a los consejeros.

Estos fondos intentan no crear problemas o poner en situación incómoda a las empresas, sino conseguir resultados de manera más rápida y efectiva y que las empresas actúen en el sentido deseado.  Por ello, si consideran que las empresas en las que invierten están ignorando estos deseos o adoptando decisiones de manera excesivamente lenta, hacen uso de sus votos y fuerzan el cambio de los equipos gestores o incluso de los consejeros.

El fondo State Street Global Advisors, en este año 2017 ha forzado a 400 empresas a realizar cambios en su consejo de administración.  El fondo descubrió que 476 de las entidades en las que tenían inversiones no tenían ni una sola mujer en sus consejos.  De esas 476, 400 de ellas “no realizaron ningún esfuerzo significativo para solucionar la situación” y por ello el fondo ha votado en contra de la reelección de los consejeros forzando así que se deban nombrar nuevos miembros para el consejo de administración.

En relación con esta diversidad, uno de los fondos manifiesta:  “Si el consejo actual no es capaz de encontrar una mujer cualificada, ¿qué nos indica esto de la competencia del consejo?”

Un gobierno corporativo débil, incluyendo la falta de diversidad, coincide habitualmente con disminuciones en los resultados de las empresas o con la asunción de riesgos inapropiados, tal como consideran otros fondos consultados.

De un modo u otro, las empresas tendrán que ir adaptando sus prácticas más rápidamente a lo que la sociedad demanda.  Los fondos gestionan el dinero de muchos millones de inversores y han tomado conciencia de su importancia.

Información elaborada por  Maria-J. Alonso

Fuentes: