Mujeres y radicalismo del PP según CCOO

487

A partir de la postura del ministerio de justicia Alberto Ruiz Gallardón, Comisiones Obreras, desde la Secretaría de la Mujer denuncia que el ministro de Justicia y el gobierno del PP quieren centrar el debate "en los supuestos derechos de los embriones" mientras niegan derechos básicos a las personas. Aunque el debate ha perdido escena por los aspectos más críticos del país, el debate sigue vigente.

CCOO reclama los derechos de las personas -los embriones no tienen derechos- en una sociedad más justa e igualitaria en la que las mujeres tengan oportunidades al empleo de calidad, a la protección social, a la educación, a la vivienda, a la sanidad, a la corresponsabilidad, a los servicios de atención a las personas con dependencia, a los servicios a la infancia, derechos que darían lugar a que España pueda salir de la cola mundial de la tasa de natalidad.

A este ministro, que lidera en España las posturas más radicales de los ultraconservadores y de la iglesia católica, le preocupan los no nacidos, haciendo responsable de su futuro a las mujeres. Según la Secretaría de la Mujer de la central sindical, el derecho al aborto es un derecho irrenunciable de las mujeres; el derecho a decidir con plena autonomía y libertad sobre su reproducción. Es la sociedad y sus gobiernos quienes han de garantizar los derechos de las personas, su crianza y sus cuidados.

El ministro Alberto Ruiz Gallardón defiende la protección a un "concebido con cualquier tipo de minusvalía o malformación", mientras niega el derecho a las personas a unas condiciones mínimas de justicia social y de justicia de género: creación de empleo, protección suficiente a las embarazadas, servicios públicos suficientes y de calidad como derecho universal, sanidad, educación, incluida la de 0 a 3 años, o con medidas que favorezcan la corresponsabilidad de los hombres en la crianza de hijas e hijos, como mediante la ampliación del permiso de paternidad.         

Al ministro Gallardón no le preocupan los no nacidos, ni las minusvalías, ni las malformaciones de los fetos; lo que el ministro del PP pretende con su discurso es ocultar que en España, al contrario que en el resto de Europa, la maternidad y la corresponsabilidad no son prioritarias; no lo son en la agenda del gobierno del PP y, por ello, son las mujeres más pobres, en peor situación social y laboral, las que menos hijos e hijas pueden tener. Alineado con el fundamentalismo de los grupos antiabortistas encabezados por la iglesia católica, con el Vaticano a la cabeza hablando de "la perversa ideología del género", y con los ultraconservadores antiabortistas, nos quiere llevar a un debate amoral para atacar el derecho a la igualdad de oportunidades de mujeres y hombres. No nos va a arrastrar a un discurso falaz. 

Según CCOO, el gobierno del PP, y a la cabeza su ministro de Justicia, Ruiz Gallardón, están negando las condiciones y oportunidades sociales y económicas básicas e imprescindibles para que las mujeres puedan tener las hijas e hijos que deseen tener y, además, quiere culpabilizarlas a cada una de ellas de los hijos que no tienen, negándoles el derecho a abortar. "La retahíla antiabortista del ministro Gallardón lo que encierra realmente es su posición ultraconservadora respecto del lugar que ocupamos las mujeres en la sociedad. Su discurso amoral lo que contiene es el objetivo patriarcal y rancio de devolver a las mujeres a la privacidad del hogar y para ello, entre otras medidas ya tomadas en la reforma laboral y en los recortes de derechos y servicios públicos de nuestro estado de bienestar, quiere ahora prohibir el derecho de las mujeres a ser libres en su maternidad y por lo tanto en su derecho a abortar".

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INFORMACIÓN?  

Artículo anteriorIndia: La violencia contra las mujeres exige leyes más estrictas
Artículo siguienteSilvia Leal