María San Gil abandona la política

144

Este lunes, día en el que toda España lamenta el asesinato del brigada Luis Conde de la Cruz, María San Gil ha renunciado por escrito a su acta de parlamentaria en el Parlamento vasco para dejar de forma definitiva la vida política.

Meses atrás, el pasado 15 de mayo, día en que ETA asesinó a Juan Manuel Piñuel, María San Gil ya indicó en una rueda de prensa que adelantaría a julio el congreso regional de su partido y que no optaría a la reelección si no recuperaba la confianza en Mariano Rajoy.

Crisis en el PP
La ruptura definitiva entre la política vasca y Mariano Rajoy se produjo el 22 de mayo, cuando San Gil comunicó a Mariano Rajoy que no se presentaría a la reelección en el congreso regional de julio. Con su decisión, San Gil abría una de las mayores crisis de la historia del PP.

"Te falta liderazgo"
"Tengo un problema de confianza contigo, te falta liderazgo", le dijo entonces María San Gil a Mariano Rajoy tras renegar de la nueva estrategia a seguir con los partidos nacionalistas.

13 años en política
Tras haber renunciado a su acta de parlamentaria, la ex dirigente popular pone fin de a más de trece años de vida política. Después de la muerte de su amigo Gregorio Ordoñez, Sal Gil se convirtió en concejal en el Ayuntamiento de San Sebastián. Años después, consiguió ser la máxima responsable del partido en Euskadi y candidata a lehendakari.

Su sustituto
Manuel Michelena Iguaran, miembro del Grupo Popular en las Juntas Generales de Guipúzcoa desde 1999 y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Usurbil en la legislatura 2003-2007, será su sustituto.

jmgarrido@elplural.com

Artículo anteriorPara ser líderes, tener autoconciencia
Artículo siguienteLa navaja de Carmen Vega