Los riesgos de un masaje en la playa

184
El verano nos acerca a un mundo de servicios sin movernos de la tumbona. Los masajistas ambulantes se dejan ver en las costas españolas, y un masaje parece una buena idea para terminar de relajarnos durante las vacaciones. Pero a veces esta práctica puede resultar riesgosa, si nos ponemos en manos de una persona que no este debidamente cualificada para hacerlo.

 

Y es que dejarse masajear la espalda, el cuello, los pies o cualquier parte del cuerpo sobre la arena de la playa por un masajista ambulante puede tener consecuencias negativas. Los fisioterapeutas son los profesionales que saben reconocer si una persona padece alguna contraindicación y los únicos que pueden realizar un masaje terapéutico, para tratar una lesión, a diferencia de la opción estética, que realizan otros profesionales. Ante la creciente oferta de estos servicios en nuestras playas, en este artículo los especialistas recuerdan los riesgos de hacerse un masaje por cualquiera en la vía pública.

La frontera entre el masaje terapéutico y el estético está clara: tener o no tener una lesión. Sin embargo, buena parte de la población desconoce que tienen un problema y puede someterse, por ignorancia, a un masaje estético que puede agravárselo."Estos masajes que en verano se ofrecen en la costa, también se realizan en zonas de interior, en sillas que se despliegan en los parques o jardines. Es importante que la población sepa que conlleva un riesgo potencial debido a la falta de higiene, de conocimientos profesionales de quien lo realiza y por las infraestructuras inexistentes en el lugar", informa Manel Domingo, decano del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña, que ya alertó en veranos anteriores sobre este problema recurrente.

Masaje terapéutico, masaje estético
"El masaje o masoterapia forma parte del conjunto de todas las técnicas que realizamos los fisioterapeutas y consiste en hacer un amasamiento mediante las manos de una parte del cuerpo con fines terapéuticos. Toda técnica que tenga como finalidad tratar una lesión debe ser ejecutada por fisioterapeutas, según la legislación actual en España. En cambio, el masaje estético es aquel que se aplica a una persona que no tiene ninguna patología", explica Alejandro Rojas, fisioterapeuta y director de SoloFisio.com.

"La opción estética se realiza para embellecer, relajarse o tratar una celulitis, siempre que no haya una enfermedad o dolencia subyacente, en cuyo caso sería competencia del fisioterapeuta. El masaje estético puede realizarlo una esteticista, así como el drenaje linfático para la celulitis siempre que no esté asociado a cáncer (como sería el drenaje linfático para tratar un linfedema)", expone Domingo.

Así pues, la frontera entre el masaje terapéutico y el estético está clara: tener o no tener una lesión. Sin embargo, buena parte de la población desconoce que tienen un problema y puede someterse, por ignorancia, a un masaje estético que puede agravárselo, cuando necesitaría un tratamiento practicado por un fisioterapeuta, informan los expertos entrevistados. "Sabemos que ocho de cada diez personas tiene algún problema en la espalda, en sus músculos o articulaciones. Un fisioterapeuta titulado y colegiado puede detectar y diagnosticar estos problemas que una persona que no tenga los conocimientos o formación necesaria en anatomía, biomecánica, etcétera, nunca va a revisar", explica Rojas.

Riesgos del masaje en la playa
Hacerse, pues, un masaje en la playa, para relajarse o supuestamente estético, puede acarrear problemas físicos. Los expertos advierten que incluso la pareja, un familiar o amigo puede dañar la espalda de su ser querido si la masajea y ejerce mucha presión en determinados puntos sin conocimiento. He aquí 5 razones por las que deben evitarse los masajes en las playas:

  1. La superficie no es la idónea: echarse sobre una toalla, sobre la superficie ondulada de e irregular de la arena no es lo adecuado. El masaje más típico, el de espalda, siempre debe realizarse tumbado sobre una camilla o sentado en una silla ergonómica (en el caso de las mujeres embarazadas). El paciente se coloca boca abajo, con la cara reclinada sobre un orificio, y provisto de elementos correctivos, como un cojín en el abdomen o un rulo para elevar las piernas y colocarlo en una postura con la que se sienta cómodo, informa Rojas.
  2. La ausencia de medidas higiénicas: el lavado de manos es fundamental para evitar la transmisión de infecciones. Así, si se ha estado en contacto con unos pies con hongos u otro problema cutáneo y, acto seguido se da un masaje a otra persona sin haberse lavado las manos, se pueden contagiar infecciones fúngicas o dermatitis. En una consulta, los fisioterapeutas no solo son escrupulosos con el lavado de manos y otras medidas higiénicas, sino que utilizan productos desinfectantes.
  3. El masaje puede estar contraindicado: no se puede realizar si hay un proceso infeccioso o tumoral, fiebre, hernias discales, lesiones agudas o si se toman medicaciones como los anticoagulantes, ya que, al practicar maniobras agresivas, se pueden provocar hematomas, precisa Domingo.
  4. Un solo masaje mal hecho puede ser perjudicial: puede dañar y producir problemas musculares o articulares -inexistentes hasta ese momento- o agravar los preexistentes, como contracturas, tortícolis o lesiones tensionales y provocar más dolor. Además, una única sesión nunca resuelve una lesión; se requieren varias.

Dónde encontrar fisioterapeutas colegiados
En España, hay más de 40.000 fisioterapeutas colegiados, según el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE). Estos profesionales son los únicos que pueden realizar masajes terapéuticos por ley, es decir, con el objetivo de tratar una dolencia o lesión. Aquellos con finalidad embellecedora o estética los realizan otros perfiles profesionales y en otros ámbitos, como los centros de belleza o estética, balnearios o gimnasios.

"No solemos tener problemas de intrusismo con peluquerías ni con centros de estética, que incluso nos derivan pacientes. En cambio, algunos quiromasajistas sobrepasan la frontera y asumen competencias que no les corresponden legalmente", informa Manel Domingo. Para los usuarios, "sería crucial que cada uno tuviera un fisioterapeuta de cabecera, igual que sucede con el médico de familia", opina Alejandro Rojas. Así este podría evaluar la existencia de lesiones y dolencias de base de sus pacientes e indicar, si lo considerase necesario, el masaje terapéutico.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Estilo y Bienestar en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?