Los negocios también pueden ser inclusivos

470

Una empresa, en general, es creada con finalidad económica para maximizar sus beneficios. La pregunta clave es entonces si una empresa puede ser generadora de inclusión social desde su esencia natural, el negocio. En otras palabras: ¿es posible utilizar el lucro como instrumento de transformación social?

Desde el paradigma de los negocios inclusivos (NI) es posible responder a estas preguntas de manera afirmativa.

Tenemos que olvidar la idea mercantilista de separación entre “valor económico”  y “valor social”. Todas las empresas se desarrollan en un ecosistema social y físico determinado, en el que se establecen relaciones múltiples y complejas con los “stakeholders”. Esta concepción no es nueva y muchas empresas han basado su modelo de negocios en la llamada “base de la pirámide” (grupos C, D, E), considerando a la población de menos recursos como un mercado y no como un problema. AjeGroup y Topy Top son ejemplos claros en Perú de cuán exitosos económicamente pueden ser estos emprendimientos.

Muchas empresas han basado su modelo de negocios en la llamada “base de la pirámide” (grupos C, D, E), considerando a la población de menos recursos como un mercado y no como un problema. Los NI son iniciativas económicamente rentables, ambiental y socialmente responsables, que utilizan los mecanismos del mercado para mejorar la calidad de vida de personas de bajos ingresos, contribuyendo a superar la pobreza. Con esta visión, la base de la pirámide no puede ser sólo un mercado: debe ser también una fuente de innovación de los modelos de negocio. La clave de los NI está en incluir a la población de bajos recursos como clientes, por el lado de la demanda, pero más aún como empleados, productores y propietarios de negocios en las distintas partes de la cadena de valor, por el lado de la oferta. Esto supone una articulación entre empresa y comunidad a partir de la co-creación de valor que beneficia a todos los participantes, un verdadero puente entre las empresas y la población para mutuo beneficio. Un puente que lleva a que las familias de menores ingresos logren capturar valor para sí mismos, mejorando así sus condiciones de vida.

La innovación es la clave del éxito de los NI. Innovación en el diseño del modelo de negocio, etapa en la que los propios consumidores y socios locales deben estar activamente involucrados. Innovación en los productos, servicios y procesos, a partir de un conocimiento en profundidad de los hábitos de consumo, necesidades, aspiraciones y habilidades de la población en la base de la pirámide, para así definir negocios que tengan un impacto positivo en su calidad de vida, incluyendo la articulación de pequeños emprendimientos locales en la cadena de valor. La funcionalidad y el bajo costo –sin comprometer la calidad- son irrenunciables. Esto requiere más innovación y tecnología para lograr la eficiencia operacional. Los NI son un gran reto para la clase empresarial innovadora peruana. Los negocios pueden jugar un rol clave en la creación de oportunidades orientadas al desarrollo tanto de las personas como de la comunidad, para la creación de modos de vida sostenibles y sociedades más equitativas y prósperas.

Otros artículos de esta columnista…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?      

Artículo anteriorAntoni Gutiérrez-Rubí `Neuromárketing empresarial´
Artículo siguienteINDRA: ganadora en los premios europeos de RSE