Las voluntarias son mujeres de 50

106

Que el voluntariado es cosa de jóvenes es solo un mito. La ONG Homos Prosocius asegura que en España "no es difícil encontrar personas voluntarias" pero, a diferencia de lo que se podría pensar, los voluntarios y voluntarias, lejos de tener diferentes perfiles o de acercarse más al de la gente joven, se ajustan a uno muy definido: mujer de 50 años.

El dato lo ha aportado el presidente de la ONG Homos Prosocius, César García-Rincón, durante un curso sobre desarrollo humano, tecnología y sociedad celebrado estos días en la Universidad de Cantabria. Según García-Rincón, "cada vez es más difícil encontrar gente joven que dinamice” en este sector y mucho más sencillo mujeres de alrededor de 50 años.

Como explica, "afortunadamente la sociedad española tiene una percepción muy positiva de las organizaciones sociales y esto, unido a la labor que han ido desarrollando, hace que el voluntariado, cada vez más, llame la atención", declara.

"La sociedad española tiene una percepción muy positiva de las organizaciones sociales y esto, unido a la labor que han ido desarrollando, hace que el voluntariado, cada vez más, llame la atención"

Uno de los principales retos, según García-Rincón, es que "aún existe un tipo de ciudadano al que la solidaridad le queda como algo muy lejano". En este contexto, el voluntariado "está sujetando y dando una cierta consistencia a la sociedad que no se nota pero que está ahí y que si desapareciese muchas otras cosas se vendrían abajo".

La motivación de las personas voluntarias es una de las claves de un cambio social sostenido y sostenible. La decisión de embarcarse en un proyecto social, así como mantener dicho compromiso en el tiempo, haciendo frente a las condiciones adversas tiene su explicación en la motivación prosocial del voluntario.

César García-Rincón, define y sitúa dicha motivación dentro de la teoría más amplia de la motivación social, como un proceso educativo y como una aspiración de perfeccionamiento personal, que nos lleva a una orientación hacia el otro como persona, abandonando las tentaciones de una relación de ayuda orientada al otro como medio (instrumento para mi beneficio) o como evaluador (espejo de mi bienestar psicológico-moral).

Por ese motivo, pide a las organizaciones que trabajan sobre el terreno, tanto en países empobrecidos como enriquecidos, que hagan "una gran labor de sensibilización y concienciación de los ciudadanos para ir creando una cultura que acerque el Norte y el Sur" porque, en su opinión, "si no cambiamos las actitudes ciudadanas estos dos mundos no se van a acercar".

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS

 

Artículo anteriorMás mujeres
Artículo siguienteEl yin y el yang a la hora de comer