Demos vacaciones a la tirana que llevamos dentro

156
De tiranos y vampiros profesionales habla la autora que propone una manera diferente de ser y estar. Y hace hincapié en aquello que provoca fugas de energía: el victimismo, la competitividad, la manipulación, la inseguridad y la dependencia emocional. Pero también el control, la culpa, las adicciones… en el marco de las relaciones laborales, familiares, personales… ¿Y por casa cómo andamos?

Las personas que viven conectadas a sí mismas pueden autoabastecerse de energía sin necesidad de recibirla de otros, sólo tomando conciencia de que la fuente de la vida reside en nuestro interior como algo innato, tal y como lo explica James Redfield en su libro “La Novena Revelación”.

En las últimas décadas se han incorporado al subconsciente colectivo conceptos como “la energía”, dando por hecho que hay situaciones y personas que nos dan “buenas o malas vibraciones”. Estas teorías, basadas en la física cuántica, defienden que somos seres electromagnéticos, con modelos de frecuencia que tienen resonancia. Por tanto, además de someternos a la realización de escaners, resonancias, electrocardiogramas… podríamos intentar una nueva comprensión del mundo desde la perspectiva de la Medicina Tradicional China, según la cual somos energía al igual que todo lo que nos rodea.

Es necesario hacer una auto-reflexión sobre las formas de robar-perder energía y de autobastecerse de ella.Si tuviéramos un nivel de percepción más elevado, podríamos sentir los campos energéticos que nos unen formando el todo, -para muchos ciencia ficción- mientras otros eligen aprender a nutrirse de esta nueva percepción de la vida.

Entre el ser y el tener
El libro “La Novena Revelación”, detalla como la cultura humana del próximo milenio cambiará como consecuencia de la evolución consciente del ser humano. La tierra está avisando de las devastadoras consecuencias que está provocando la inconsciencia de vivir desconectados de la naturaleza y de nuestra verdadera esencia. Pero además de estos estragos sufrimos enfermedades del alma que los médicos no logran curar por más pruebas de última tecnología que realicen.

A pesar de tener las necesidades básicas cubiertas, el primer mundo sufre un nivel de insatisfacción alarmante ante una vida basada en el consumismo. “Ser más que”, ha pasado a ser más importante que “simplemente ser”. El nivel de sufrimiento ha provocado el ascenso de los porcentajes de depresión, ansiedad y enfermedades físicas y mentales como resultado de la somatización de la falta de aceptación de uno mismo y de la vida, tal y como es, algo que nuestros ancestros parecían tener más claro.

James Redfield defiende que los seres humanos somos energía, y que nos regeneramos por la misma y en su obra explica cómo podemos autoabastecernos de la energía, en lugar de robarla de los demás de una manera inconsciente o consciente, en el peor de los casos. “La Cuarta Revelación expone la tendencia humana a robar energía a otros seres humanos controlándolos, apoderándonos de sus mentes, un delito que cometemos porque a menudo nos sentimos aislados y vacíos de energía.” explica Redfield.

En su libro “La Maestría del Amor”, Miguel Ruiz explica cómo buscamos erróneamente deshacernos de nuestro “veneno emocional” inyectándoselo al primero que se cruce en nuestro camino, en lugar de mirar hacia dentro, reconocerlo y transformarlo.

El primer mundo sufre un nivel de insatisfacción alarmante ante una vida basada en el consumismo.Por eso es necesario hacer una auto-reflexión sobre las formas de robar-perder energía y de autobastecerse de ella. Una elección personal e intransferible que nadie puede hacer por nosotros.

Provocan fugas de energía: el victimismo, la competitividad, la manipulación, la inseguridad y dependencia emocional, el control, la culpa, ver programas de televisión basura, cualquier tipo de adicción, todo esto dentro del marco de las relaciones laborales, familiares, personales…

Mientras que formas de autobastecerse son el amor hacia uno mismo bajo la auto-valoración, el perdón, el contacto con la naturaleza que es el mayor tesoro que se nos ha entregado, la meditación, relajación, pasárselo bien, reírse, mimar al niño interior que hay dentro de cada uno permitiéndole expresarse, realizar prácticas energéticas como Yoga, Taichi, Reiki, Cristaloterapia… Hacer deporte, disfrutar de una buena lectura, de la música, una buena comida y una mejor siesta…

En definitiva, dar vacaciones de por vida al tirano interior que vive dentro de cada uno, a los vampiros profesionales, que nos dejan bajo mínimos, con sus chantajes emocionales y agradecer todo lo que nos aporta la vida, que es mucho.

*María Cicuendez es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
mariacicuendez.webs.com/ mariacicuendezluna.blogspot.com/

También te pueden interesar…

Artículo anteriorCuentos breves para leer en la cama
Artículo siguienteDancausa, madrina en la EAE Business School