Aguas privadas, aguas públicas

128

Continúa el cruce de declaraciones entre el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad tras el anuncio de Esperanza Aguirre de que se propone dejar en manos de la empresa privada la gestión del 49 por ciento del Canal de Isabel II. Después de que el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, asegurase que romperá el convenio con la Comunidad si se llega a privatizar el agua, el número dos de Aguirre, Ignacio González, aseguró que no existe “ninguna razón legal” para la decisión del alcalde, sino solo “voluntad política”.

El vicepresidente primero de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró que “no hay ninguna razón legal, sino de voluntad política” para que el Ayuntamiento de la capital se plantee romper el convenio que mantiene con el Canal de Isabel II tal y como anunció Gallardón que haría si su gestión se privatiza, a menos que pretenda “sacar más dinero” del que ahora recibe.

Sin razones legales
González insistió en que no existen razones legales para rescindir el contrato que compromete al Ayuntamiento durante los próximos 30 años y por el que ha recibido ya por adelantado unos 800 millones de euros del Canal para ayudar a su gestión.

"Cuál es el motivo real"
Por eso, el vicepresidente, que es también presidente del Canal, preguntó a Gallardón “cuál es el motivo real” por el que quiere rescindir su contrato, ya que con la privatización propuesta por Aguirre, el 51 por ciento del agua seguiría en manos de la administración pública. Según explicó, tanto la calidad del agua como las tarifas seguirían siendo las mismas, por lo que el alcalde debe explicar “en qué beneficia a los madrileños” la ruptura que propone.

Encarecimiento de las tarifas
González insistió en que ninguna empresa privada pagará al Ayuntamiento “en solo tres años” el servicio para los próximos treinta, como ha hecho el Canal, “para ayudarles en la situación financiera”. Además aseguró que de sacar la gestión del agua en la capital a concurso, la empresa concesionaria tendría que pagar un canon al Canal, con lo que se encarecerían las tarifas.

"Sorprendente"
En este sentido, apuntó que el traspaso de la gestión a otra compañía solo puede traer un “sobreprecio” en el servicio, y lamentó que “no deja de ser sorprendente que alguien critique que el Canal quiere capitalizarse y entreguen a una empresa el cien por cien de la gestión y no diga nada incluso si es extranjera”.