‘Agua viva’ o cuando Lispector quiebra el orden

505

La editorial Siruela lanzó la colección Biblioteca Clarice Lispector, con el objetivo de reunir la obra de una las escritoras fundamentales de la literatura contemporánea. El último título editado es Agua Viva, donde la escritora brasileña rompió los moldes de la literatura de su tiempo quebrando el orden cronológico con fragmentos de su conciencia.

Clarice Lispector (Ucrania, 1920-Río de Janeiro, 1977) sorprendió a la intelectualidad brasileña con la publicación en 1944 de su primer libro, Cerca del corazón salvaje, en el que desarrollaba Lo que entonces se consideró una joven promesa se convirtió en una de las más singulares representantes de las letras brasileñasel tema del despertar de una adolescente, y por el que recibió el premio de la Fundación GraÇa Aranha 1945.

Lo que entonces se consideró una joven promesa se convirtió en una de las más singulares representantes de las letras brasileñas, a cuya renovación contribuyó con títulos como La hora de la estrella, Aprendizaje o El libro de los placeres o su obra póstuma Un soplo de vida. En esta nueva edición, Siruela ya publicó La pasión según G.H. y Cuentos reunidos, además de otros muchos títulos.

En Agua Viva la autora refleja una vivencia, no una reflexión, sobre los límites. Para avanzar más allá, en busca de la entrelínea, la voz femenina que habla deberá pedir auxilio a la música y sobre todo a la pintura para acercarse al it, ese punto central de lo vivo que Clarice Lispector persiguió en todas sus obras. Vaga epístola a un destinatario mudo, Agua viva supera en todo momento las fronteras de esa amplia familia de las cartas de desamor ala que en parte pertenece. Más allá de la pasión, el texto apunta -con todas las armas: palabra, color y nota- al centro de la vida y desafía a la muerte con su defensa de la alegría.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Artículo anteriorDiversidad en las organizaciones, ¿una asignatura pendiente?
Artículo siguienteBankia y Fundación Integra clausuran el proyecto