Roberto Piazza: “La creación siempre está al borde de la locura”

899

Roberto Piazza, con 25 filiales en su país, Argentina, de su «Instituto Superior de Diseño y Belleza Integral», tiene en Madrid su nuevo desafío. Se enorgullece de ser el creador de la “Ley Piazza” contra el Abuso de Menores. Y por supuesto, de recibir la «Bendición Apostólica del Papa Francisco».

Tras 45 años de trayectoria en la Alta Costura, eliges Madrid para abrir tu última tienda. ¿Cuáles son tus expectativas?

Me conmueve la gente anónima que celebra y agradece que yo la vista.

Las expectativas son muchas y grandes. Los creadores debemos volver a imponer moda muy glamourosa y femenina ya sea barroca o más minimalista. Y volver a enseñar a vestir a las mujeres ultrafemeninas, el leit motiv de los 45 años de mi vida.

Tu entrada en España fue presentando tu última colección en la Embajada Argentina en Madrid…

Fue una experiencia mágica, emocionante y halagadora… estar en esa mansión mostrando mis creaciones con tangos de fondo y cantarles dos temas míos con gente maravillosa y amigos fue superlativo. ¡Ya quiero repetir!

¿Cómo es la creación de una colección de Alta Costura?

Es un proceso largo, bello y tortuoso a la vez. Debes estar limpio de cabeza e inspirado. Y saber que hacerlo siempre está al borde de la locura. No creo ser pedante si digo que es “arte mayor”. Y el desafío es encontrar el equilibrio, y que, sin dejar de lado la loca creación de la costura, es pensar en que se puede vender. Allí es donde radica el crecimiento del artista.

¿Quién es la personalidad que ha lucido tus diseños que más ilusión te ha hecho?

Son muchos años y muchos países. Espléndidas mujeres han lucido mis creaciones y muchas de ellas, se emocionaron al verse con mis modelos. Mujeres que luego se ven fotografiadas al entrar a un lugar y cortar el aire con su glamour. Me quedo con eso. Pero también me conmueve la gente anónima que celebra y agradece que yo la vista.

¿A quién te encantaría vestir?

Me encantaría vestir a Barbara Streisand. Y me hubiera gustado a Céline Dionne…que algo mío vistió, pero haberlo hecho de forma más constante. Y a Lara Fabiani, que hoy es lo más de lo más en la música del mundo.

Tus desfiles evitan lo tradicional, ¿qué los hace diferentes?

Siempre elijo un entorno que sea teatral y emocionante, casi una ópera dramática.

La forma de mostrarlos. No soy tradicional a no ser que me lo pidan. Prefiero evitar las clásicas nenas altas y flacas. Prefiero que tengan clase, estilo y glamour. Siempre elijo un entorno que sea teatral y emocionante, casi una ópera dramática.

Dedicado a la moda, la filantropía, la enseñanza, la música, el arte… ¿Qué te produce más satisfacciones?

Todo en su justa medida. Reparto el día en crear una nueva colección para el 2020, atender la fundación que presido contra el abuso sexual infantil o las clases en mis 23 escuelas en Argentina durante julio y agosto. Pero también tengo previsto armar un recital de tango y blues en Buenos Aires, y uno en septiembre en Marbella. Y por supuesto, llevar al máximo esta filial internacional que es mi tienda en Madrid -calle de Campoamor 10-, además de mi vida privada… que no es nada fácil.

¿Cuáles son los logros de tu fundación contra el abuso sexual infantil y la violencia familiar?

Lograr cambiar el código penal de la Argentina tras muchas discusiones políticas y sociales. En la práctica, la posibilidad de denunciar al psicópata violador no prescribe hasta el último día de su vida. Antes prescribía a los doce años y los niños que no pueden hablar casi nunca, quedaban desamparados. Ahora, presenté una segunda Ley Piazza que endurece los plazos de condena y que exige que sean de cumplimiento efectivo. Los políticos están muy ocupados en las elecciones y en ocupar el sillón de Rivadavia… pero si no me escuchan, iré a la carga de nuevo.

Serías feliz si …

Si naciera de nuevo, volvería a elegir mis artes como la moda y todo lo que hago. Pero sería más feliz, si no fuera gay. Si no eres una persona muy fuerte, se sufre mucho. Eso de que el gay es alegre y divertido, es una mentira absurda. El día a día es luchar contra un sistema y mucha gente hipócrita. Lo demás, es la vida que me alcanza…